#leersinprisa en días de tertulia

DSC_0269

No hay mejor lec­tura que la com­par­tida. Las diná­mi­cas dicha­ra­che­ras de redac­ción, las más ins­ti­tu­cio­na­li­za­das con nues­tro #Clu­bLEER y sobre­me­sas como la que com­par­ti­mos ayer con Javier Apa­ri­cio May­deu nos hacen refle­xio­nar esta semana sobre la nece­si­dad de fomen­tar la ter­tu­lia post-lectura con tanta urgen­cia pro­fe­sio­nal como deleite per­so­nal. ¡Vamos con ello, tene­mos todo un fin de semana por delante y hay que lle­nar el carro de libros!

M:  Cen­tra­lizo toda mi aten­ción en El artista en sus labe­rin­tos: una tetra­lo­gía de la crea­ción con­tem­po­rá­nea de Javier Apa­ri­cio May­deu, que exige una lec­tura minu­ciosa, de pen­sa­miento repo­sado,  sub­ra­yado inten­sivo y pos­te­rior debate, claro. He deci­dido que no voy a comen­zar la lec­tura de los cua­tro títu­los este fin de semana en el orden cro­no­ló­gico de su publi­ca­ción sino que seguiré el pro­pio que exige el ambi­cioso pro­yecto edi­to­rial. Por tanto, del mon­tón, he de empe­zar por el libro finito, publi­cado con Alianza, que es per­fecto para ir calen­tando moto­res en mis tra­yec­tos cor­tos de vier­nes. Se trata de Con­ti­nui­dad y rup­tura. Una gra­má­tica de la tra­di­ción en la cul­tura con­tem­po­rá­nea, donde me enfren­taré de la mano del autor «al irre­nun­cia­ble con­cepto de tra­di­ción desde la ata­laya del siglo XX» con una defi­ni­ción razo­nada para exa­mi­nar «sus meca­nis­mos y rela­cio­nes inter­dis­ci­pli­na­res con la cul­tura y las artes». Tenía pen­sado acer­carme a visi­tar la expo­si­ción en el Museo del Prado de una de mis debi­li­da­des, Rogier van der Wey­den (hasta el 28 de junio), y me avanza aquí Apa­ri­cio que el pin­tor fla­menco está en Bill Viola como Palla­dio en Le Cor­bu­sier o Bach en Bár­tok, ¡mara­vi­lloso! Lo creado con­di­ciona la crea­ción, me ape­tece muchí­simo ahon­dar en todo ello, en las temá­ti­cas de crea­ción y tradición-originalidad, dedi­cando el tiempo que la oca­sión merece.

B: No es por nada pero el «finito», como tú lo lla­mas (finito por del­gado res­pecto a otros volú­me­nes de Apa­ri­cio), me lo ha rega­lado y dedi­cado Javier a mí, así que trae pa’cá… Me lo llevo con alguna de las joyas que nos pre­sentó el miér­co­les Samuel Alonso de Libros del Zorro Rojo. Lejos de dor­mirse en los lau­re­les de su décimo aniver­sa­rio y el Pre­mio Bolo­nia 2015 a la Mejor Edi­to­rial Euro­pea de Lite­ra­tura Infan­til y Juve­nil, siguen a buen ritmo con sucu­len­tas nove­da­des. Desde la pre­ciosa edi­ción de Cuen­tos de Hadas de Ander­sen con ilus­tra­cio­nes de Harry Clarke a Y esto, ¿qué es?, un exqui­sito y ori­gi­nal álbum infan­til obra de dos pre­mios Ander­sen como Jürg Schu­bi­ger y Wolf Erl­bruch, pasando por la ver­sión de un clá­sico omi­noso como El rey de ama­ri­llo de Robert W. Cham­bers con ilus­tra­cio­nes de San­tiago Caruso

M: Sigo con la nove­dad edi­to­rial de la tetra­lo­gía de Apa­ri­cio, con quien hemos tenido oca­sión de char­lar de nuevo esta mañana (¡ayer se nos hizo tan corto!) sobre crea­ción e imaginación-creatividad. Es decir, salto a la edi­to­rial Cáte­dra y de aquí ya no me moveré en todo el fin de semana. De entre todos, me cen­traré espe­cial­mente en La ima­gi­na­ción en la jaula , el volu­men que esgrime en la foto bajo nues­tra higuera de Ben­gala, para repen­sar sobre esas razo­nes y estra­te­gias de la crea­ción coar­tada que Javier nos dejó, lite­ral­mente, sobre la mesa. Se trata de «un estu­dio que se rinde a la evi­den­cia de que ya no resulta lícito hablar de ima­gi­na­ción y crea­ti­vi­dad como se ha venido haciendo hasta ahora a causa de diver­sas revo­lu­cio­nes simul­tá­neas». Urge des­cu­brir­las, con­tex­tua­li­zar­las y exa­mi­nar­las, no nos cabe la menor duda. Nos da vér­tigo «este siglo XXI de incer­ti­dum­bres, desa­zo­nes y obso­les­cen­cias, donde las cer­te­zas nacen y mue­ren en el terreno del arte a exce­siva velo­ci­dad e Inter­net ha ace­le­rado el pro­ceso crea­tivo»… así que, nos ajus­ta­re­mos los machos, le echa­re­mos valor bien res­pal­da­dos y muy pronto lo abor­da­re­mos con pro­fun­di­dad en esta casa (se ave­cina una pri­ma­vera emo­cio­nante alre­de­dor del sofá rojo de Espa­cio LEER, vamos avisando).

B: Vaya sofá, ¿eh, jefa? Algún día escri­bi­re­mos su his­to­ria. El otro día, cuando vino a ver­nos Juan Soto Ivars para char­lar con Ada del Moral de ¡Prohi­bida la ducha!, su pri­mer libro infan­til para Siruela, no pudo evi­tar tum­barse (hay fotos). «¡No sé cómo podéis tra­ba­jar con esta mara­vi­lla en la ofi­cina!», exclamó uno de nues­tros #G30LEER favo­ri­tos… Ya que esta­mos con el género infan­til, esta semana ha lle­gado ¡Pim! ¡Pam! ¡Pum!, un estu­pendo «cuento para apren­der a con­vi­vir», el último de los escri­tos en verso por Eli­senda Roca, un nom­bre icó­nico de mi pro­pia infan­cia, e ilus­trado por Cris­tina Losan­tos: el niño Camilo con­si­gue por las bue­nas reedu­car a los dos niños pego­nes de su nuevo cole. Muy bonito.

M: »¿Por qué la página de Kafka pare­cía des­ti­nada a estar siem­pre en blanco?, ¿escla­rece el estilo de Proust escu­char a Satie?, ¿quién teme la apa­rente bana­li­dad de Vir­gi­nia Woolf?, ¿habría que leer en voz ata el Uli­ses?, ¿cuánto vale una pri­mera edi­ción de El gran Gatsby de Fitz­ge­rald?, ¿cómo acon­se­ja­ron Faulk­ner o Capote a los jóve­nes narra­do­res?…». ¡Paso a intro­du­cirme «En el taller de la narra­tiva del siglo XX»! Entro de lleno en las cui­tas de la crea­ción y técnica-mecanismos con El des­guace de la tra­di­ción (Cáte­dra). Javier Apa­ri­cio nos ha corro­bo­rado que es una de sus obras más aclamadas.

B: Ya que estás con Cáte­dra, merece la pena men­cio­nar alguna de sus últi­mas y recién lle­ga­das nove­da­des. No puedo pasar de largo de la edi­ción esco­lar en la colec­ción Cáte­dra Base de Doña Berta y ¡Adiós, Cor­dera! de Cla­rín. Recuerdo viva­mente cómo lloré de niño (hoy esta­mos nos­tál­gi­cos de la infan­cia, me temo…) la pri­mera vez que leí el relato pro­ta­go­ni­zado por Pinín, Rosa y la vaca Cor­dera en el prao Somonte, a la vera del ferro­ca­rril entre Oviedo y Gijón… En clave bien dis­tinta, y muy apro­piado para tiem­pos preelec­to­ra­les y de cues­tio­na­miento de las bases de nues­tro orden social y polí­tico, apa­rece El rege­ne­ra­cio­nismo. La con­ti­nui­dad refor­mista de Andreu Nava­rra Ordoño, que ya publi­cara, en esta misma  colec­ción «La His­to­ria de», El anti­cle­ri­ca­lismo. ¿Una sin­gu­la­ri­dad espa­ñola?. Y con nues­tra por­tada cer­van­tina en la calle, reparo nece­sa­ria­mente en Cer­van­tes, monu­mento de la nación: pro­ble­mas de iden­ti­dad y cul­tura, en el que Jesús Pérez Maga­llón escla­rece la uti­li­za­ción polí­tica del pri­mero de nues­tros escritores.

M: Con­cluyo mi com­pacto plan de lec­tura lan­zán­dome a repen­sar la mate­ria de crea­ción y recepción-canon con la que es para mí, en rigor, una revi­sión por­que este libro lleva ocu­pando un buen lugar en mi estan­te­ría desde hace ya algu­nos años: Lec­tu­ras de fic­ción con­tem­po­rá­nea. De Kafka a Ishi­guro (Cáte­dra). Se trata de un autén­tico mapa del siglo XX que la visita de Javier Apa­ri­cio nos invita a des­ple­gar de nuevo para reto­mar iti­ne­ra­rios cuyo trán­sito vol­verá da depa­rar­nos nue­vas reve­la­cio­nes. No sólo cada libro tiene su momento sino que cada momento tiene su lec­tura. ¡Com­par­ta­mos relec­tura y momento! Quiero, des­pués, una buena ter­tu­lia. Que será debate, lo sé.

B&M #LEER­sin­prisa

Anímate a comentar.

el milagro original del leer

resucitar

Adriana Hidalgo

Lucia Berlin

vervuert

navona

dracena

canalla

cazador de ratas

tan poca vida

el innombrable