Revista leer
No Ficción

Galdós, el novelista de la mujer

Es, según María Zambrano, «el primer escritor español que introduce a todo riesgo las mujeres en su mundo». Con sus inolvidables personajes femeninos, Benito Pérez Galdós denunció algunos de los males de la sociedad de su época.

SantanderGaldosOk

En este 2020, cuando se cum­plen 100 años de la muerte de Benito Pérez Gal­dós, la indis­cu­ti­ble figura del más impor­tante nove­lista espa­ñol moderno cobra nue­vas dimen­sio­nes a la luz de las inquie­tu­des actua­les. Es bien cono­cida la cali­dad de su prosa, el inte­rés his­tó­rico de sus Epi­so­dios Nacio­na­les, la pene­tra­ción social y psi­co­ló­gica de sus nove­las con­tem­po­rá­neas. Y tam­bién la impor­tan­cia de sus per­so­na­jes feme­ni­nos, que le con­vier­ten, a ojos de algu­nos crí­ti­cos, en un ver­da­dero pre­cur­sor del femi­nismo. Así lo cree el his­to­ria­dor Fran­cisco Cáno­vas, autor de la más reciente bio­gra­fía de Gal­dós. «Él defen­día que la rege­ne­ra­ción de la socie­dad espa­ñola pasaba por que la mujer se empo­de­rase y ocu­pase el lugar que le corres­pon­día en la vida pública», explica.

Gal­dós fue ante todo un escri­tor com­pro­me­tido con España y empe­ñado en seña­lar los pro­ble­mas que impe­dían que la socie­dad pros­pe­rase. Y sus per­so­na­jes feme­ni­nos –son muje­res las pro­ta­go­nis­tas de sus gran­des nove­las: For­tu­nata, Maria­nela, Isi­dora, Benina, Tris­tana…– le per­mi­ten desde el prin­ci­pio sub­ra­yar algu­nos de los males de la anqui­lo­sada socie­dad de la época, víc­tima de una pode­rosa oli­gar­quía y un rígido cle­ri­ca­lismo. Un estado de cosas en el que la mujer, atada de pies y manos, era la que siem­pre tenía las de perder. 

«¡Ay!, don Agus­tín, dichoso el que es dueño de sí mismo, como usted», lamenta en Tor­mento (1884) Amparo Sán­chez ante el hom­bre al que aspira, el indiano Agus­tín Caba­llero. «¡En qué con­di­ción tan triste esta­mos las pobres muje­res que no tene­mos padres, ni medios de ganar la vida, ni fami­lia que nos ampare, ni segu­ri­dad de cosa alguna como no sea de que al fin, al fin, habrá un hoyo para ente­rrar­nos». Víc­tima del chan­taje de un clé­rigo rene­gado, que la ame­naza con reve­lar su pasado, y redi­mida por un hom­bre de for­tuna hecho a sí mismo en Amé­rica, Amparo es para el estu­dioso gal­do­sista Joa­quín Casal­duero una per­fecta ale­go­ría de la España de la época. Ya en Glo­ria (1877), Gal­dós había expuesto las des­gra­cias que la intran­si­gente socie­dad espa­ñola podía depa­rarle a una joven de una buena fami­lia de pro­vin­cias enamo­rada de un hom­bre extran­jero y judío, lo que le gran­jeó al escri­tor cana­rio la cen­sura de los sec­to­res tra­di­cio­na­lis­tas, incluida la de su amigo José María de Pereda. En esa misma época, su novela Doña Per­fecta (1876) había reso­nado como un ver­da­dero alda­bo­nazo con­tra el asfi­xiante código moral que obs­ta­cu­li­zaba la liber­tad espa­ñola y, en espe­cial, la de las muje­res. Una labor de denun­cia de la supers­ti­ción y el fana­tismo que cul­mi­nará con el estreno de Elec­tra en 1901, cuya reper­cu­sión cru­zará las fron­te­ras españolas. 

En Tris­tana (1892), ins­pi­rada por uno de los amo­res de la vida de Gal­dós, la aspi­rante a actriz Con­cep­ción Morell, y que para otra com­pa­ñera y amiga de don Benito como Emi­lia Pardo Bazán trata de «la escla­vi­tud moral de la mujer en el siglo XIX», la criada Saturna res­ponde así a su sobrina cuando Tris­tana le dice que quiere ser «libre»:

«¿Sabe la seño­rita cómo lla­man a las que sacan los pies del plato? Pues las lla­man, por buen nom­bre, libres (…). Si tuvié­ra­mos ofi­cios y carre­ras las muje­res, como los tie­nen esos ber­gan­tes de hom­bres, anda con Dios. Pero fíjese, sólo tres carre­ras pue­den seguir las que vis­ten fal­das: a casarse que carrera es, o el tea­tro…, vamos, ser cómica, que es buen modo de vivir, o… no quiero nom­brar lo otro. Figúreselo». 

En su exce­lente ensayo La España de Gal­dós (1960), María Zam­brano refle­xiona sobre la pre­sen­cia feme­nina en la obra del escri­tor cana­rio. Para la filó­sofa mala­gueña, hasta la fecha, la mujer había apa­re­cido en la lite­ra­tura espa­ñola de manera arque­tí­pica, sin indi­vi­dua­li­dad; cuando un per­so­naje feme­nino «alcanza esta­tura heroica es casi siem­pre reina o madre, o ambas cosas jun­tas». Según Zam­brano, Gal­dós «es el pri­mer escri­tor espa­ñol que intro­duce a todo riesgo las muje­res en su mundo. Las muje­res, múl­ti­ples y diver­sas; las muje­res reales y dis­tin­tas, «onto­ló­gi­ca­mente» igua­les al varón. Y ésta es la nove­dad, ésa la des­lum­brante con­quista. Exis­ten como el hom­bre, tie­nen el mismo género de reali­dad, es lo deci­sivo y lo pri­mero que se da a ver». Y sobre todas las muje­res gal­do­sia­nas, Benigna, luz y eje de su novela Mise­ri­cor­dia (1897), la gran heroína entre las «des­he­re­da­das» de Gal­dós, carac­te­ri­za­das todas ellas por un rasgo en común: «una resis­ten­cia sin límite frente a la adversidad». 

La escri­tora Marta Sanz, comi­sa­ria, junto con Ger­mán Gullón, de la gran expo­si­ción del cen­te­na­rio de Gal­dós orga­ni­zada por la Biblio­teca Nacio­nal de España, con­firma esta cua­li­dad de las muje­res gal­do­sia­nas. «Se me vie­nen a la cabeza las tres her­ma­nas de una obra intere­san­tí­sima como Lo prohi­bido (1884–1885)», pre­sen­ta­das en la novela desde la pers­pec­tiva de su primo, el narra­dor de la his­to­ria. La cere­bral –y algo sabihonda– María Juana; Eloísa, «una mujer que quiere hacer nego­cios y es con­de­nada por ello», visi­bi­li­zando una insó­lita voca­ción feme­nina por el capi­ta­lismo emer­gente; y Camila, «que cum­ple sus obje­ti­vos a tra­vés de la mater­ni­dad». Para Sanz, el aspecto más rese­ña­ble del enfo­que de Gal­dós sobre la mujer fue «su inte­rés por visi­bi­li­zar figu­ras feme­ni­nas com­ple­jas per­te­ne­cien­tes a diver­sas cla­ses socia­les que, por el mundo en el que viven, están en franca des­ven­taja. Gal­dós ilu­mina a For­tu­nata, la mujer des­fa­vo­re­cida con­de­nada a vivir en el filo por los cáno­nes de la socie­dad, pero tam­bién a la aco­mo­dada Jacinta. Al des­cri­bir el ansia de figu­rar de la Rosa­lía de La de Brin­gas (1884) está dibu­jando un modelo feme­nino que de alguna manera resulta tam­bién dam­ni­fi­cado por los cáno­nes de la sociedad».

Si los vicios y deseos del hom­bre ilus­tran los males de la socie­dad y la patria, las muje­res pare­cen lla­ma­das a la reden­ción de ambas. Mujer es la ale­gó­rica Madre que apa­rece con fre­cuen­cia en la obra de madu­rez de Gal­dós encar­nando a Mari­clío, su per­so­nal ver­sión de Clío, la musa de la His­to­ria, y que trata de guiar a los per­so­na­jes des­con­cer­ta­dos ante el atra­bi­lia­rio rumbo de la his­to­ria espa­ñola. Y mujer es tam­bién Flo­riana, la maes­tra ideal de La Pri­mera Repú­blica (1911), cuarto de la última serie de los Epi­so­dios Nacio­na­les. Tito Liviano, alter ego de Gal­dós, visita la ima­gi­na­ria escuela de Flo­riana acom­pa­ñado de un mito­ló­gico «divino for­ja­dor» que, infla­mado del idea­lismo ins­pi­ra­dor de la Revo­lu­ción Glo­riosa, pro­clama un futuro de esplen­dor gra­cias a su unión con ella: «Las divi­ni­da­des que gobier­nan el mundo han dis­puesto que el Fuego plas­ma­dor se una en coyunda estre­cha con la Femi­ni­dad gra­ciosa y fecunda, para engen­drar la feli­ci­dad de los pue­blos futu­ros. Antes que acabe esta gene­ra­ción se ha de ver en pos de Flo­riana un enjam­bre de mil niñas, que al lle­gar a la edad juve­nil encar­na­rán la belleza, la ter­nura, la gra­cia y suti­leza edu­ca­tiva que has admi­rado en la excelsa regi­dora de esa humilde escuela. Cada una de esas mil cria­tu­ras, hijas de Flo­riana, dará al mundo otras mil. Ya pue­des com­pren­der que con un millón de maes­tras como esta que has visto, tu patria y las patrias adya­cen­tes serán rege­ne­ra­das, enno­ble­ci­das y espi­ri­tua­li­za­das hasta con­su­mar la per­fecta revo­lu­ción social». 

El futuro será feme­nino o no será, parece decir Gal­dós. Cien años des­pués de su muerte parece que la socie­dad, por fin, lo ha comprendido.

 

San­tan­der, líder mun­dial en igual­dad de género

Muchas cosas han cam­biado desde que Gal­dós carac­te­ri­zara a sus per­so­na­jes feme­ni­nos. Las muje­res ya acce­den en pie de igual­dad a los «ofi­cios y carre­ras» que hace siglo y medio les esta­ban veda­dos. Pero aún queda camino por reco­rrer, y, por eso, la plena igual­dad entre hom­bres y muje­res es una de las prio­ri­da­des de la cul­tura cor­po­ra­tiva de Banco San­tan­der. Entre los diez obje­ti­vos de banca res­pon­sa­ble que San­tan­der se ha fijado para 2025, tres de ellos tie­nen que ver con la igual­dad de género: alcan­zar la equi­dad sala­rial, con­tar con al menos un 30 por ciento de muje­res en car­gos direc­ti­vos y, ya para 2021, garan­ti­zar la pre­sen­cia en su Con­sejo de entre un 40 –obje­tivo ya alcan­zado– y un 60 por ciento de muje­res. Pero, aun­que en el caso del San­tan­der los núme­ros ayu­den –el 55 por ciento de la plan­ti­lla está ya inte­grada por muje­res–, no se trata solo de cuo­tas, sino de pro­pi­ciar un ver­da­dero cam­bio de men­ta­li­dad. Por eso, Banco San­tan­der ha puesto en mar­cha nume­ro­sos pro­gra­mas de equi­dad en todos los mer­ca­dos donde opera. En España, el pro­yecto Gene­ra­ción 81, bau­ti­zado así en con­me­mo­ra­ción del año en que se reco­no­ció la plena igual­dad entre hom­bres y muje­res en la ges­tión de las finan­zas, apuesta por la rup­tura de este­reo­ti­pos, visi­bi­li­zando mode­los de refe­ren­cia feme­ni­nos y fomen­tando la for­ma­ción y el empren­di­miento entre las muje­res. Den­tro de este pro­yecto, el pro­grama Muje­res con S trata de pro­mo­ver el lide­razgo feme­nino en el ámbito empre­sa­rial, ofre­ciendo herra­mien­tas y ase­so­ra­miento per­so­nal y pro­fe­sio­nal. Estos y otros pro­yec­tos, como los pro­gra­mas de micro­cré­di­tos e inclu­sión finan­ciera Pros­pera en Bra­sil y Tuiio en México, o las pla­ta­for­mas de for­ma­ción y lide­razgo Ins­pira (Argen­tina), Acce­le­ra­ting You (Reino Unido) y Female Side of Busi­ness (Polo­nia), han hecho que Banco San­tan­der, única enti­dad finan­ciera espa­ñola pre­si­dida por una mujer, enca­bece en 2020 el Índice Bloom­berg de Igual­dad de Género, para cuya ela­bo­ra­ción se eva­lua­ron a 6.000 empre­sas de 84 paí­ses (final­mente se inclu­ye­ron en él 322 empresas). 

Un con­te­nido ela­bo­rado por Revista Leer en cola­bo­ra­ción con Banco Santander.