Revista leer

Hace 30 años, el pri­mer número de LEER lle­gaba a los quios­cos pre­ñado de esti­mu­lan­tes repor­ta­jes y suge­ren­cias, muchos de los cua­les revi­sa­mos, actua­li­za­mos o refu­ta­mos en el Extra de Verano 2015 de nues­tro 30 aniver­sa­rio que ya está en la calle. Aquel número 1 de LEER comen­zaba con una selec­ción de ’50 libros para leer este verano”, «sig­ni­fi­ca­tiva, múl­ti­ple y suge­rente» a jui­cio de quie­nes la rea­li­za­ron. Hoy, como ayer, y tam­bién bajo la advo­ca­ción de este óleo lec­tor de María Blan­chard, hace­mos lo pro­pio y ofre­ce­mos nues­tra pro­pia cata, que en parte tiene que ver con lo que ha sido LEER en la pri­mera mitad de 2015. Es, pues, reper­to­rio de suge­ren­cias y tam­bién un poco balance de un semes­tre pleno de con­te­ni­dos y expe­rien­cias cul­tu­ra­les en Espa­cio LEER. «Que usted adquiera y lea los cin­cuenta pro­pues­tos puede ser exce­sivo, aun­que jamás sería per­ni­cioso, pero más imper­do­na­ble resul­tará que no se decida a leer algu­nos de ellos», adver­tía el redac­tor con entra­ña­ble tono de galeno rural. Lo sus­cri­bi­mos. LEER vuelve en sep­tiem­bre con más y mejo­res pro­pues­tas, y muchas ganas de seguir cele­brando por todo lo alto 30 años de perio­dismo cultural.

- A punto de cum­plirse un año de nues­tro encuen­tro con Michel Houe­lle­becq, el enfant terri­ble de las letras fran­ce­sas ha seguido aca­pa­rando titu­la­res en todo el mundo. Res­pecto a Sumi­sión (Anagrama), del que se ocupó con deta­lle Aure­lio Lou­reiro en el número de junio, cunde la sen­sa­ción en la redac­ción de que flaco favor le hacen las polé­mi­cas y escán­da­los extra­li­te­ra­rios que no hacen sino eclip­sar los ver­da­de­ros valo­res narra­ti­vos de la obra y su autor. Por cierto, Óscar Caba­llero cuenta en el Extra de Verano que, con el lan­za­miento de la tra­duc­ción fla­menca, Houe­lle­becq se puso fla­menco: «Empiezo a estar hasta las nari­ces de este libro».

-  Libros de la difu­sión y acep­ta­ción de El nom­bre de la rosa son capa­ces de con­fun­dir al lec­tor sobre el autor al que se enfrenta. Umberto Eco es un ensa­yista de fuste que, de vez en cuando, se des­cuelga con una buena novela. Número cero (Lumen) podría seguir aque­lla máxima de un tipo de comu­ni­ca­ción que ha hecho estra­gos en deter­mi­na­das cir­cuns­tan­cias: Que la ver­dad no te estro­pee una buena noti­cia. Tam­bién es una novela sobre el fracaso.

- Con los rigo­res de este julio, ape­tece refu­giarse en el recuerdo fres­quito del invierno, una época de efer­ves­cen­cia edi­to­rial con actos de relum­bre como la pre­sen­ta­ción en la libre­ría Alberti de una obra colo­sal en todos los sen­ti­dos para la que es nece­sa­rio, y merece mucho la pena, un bolso XXL este verano: La Diosa Blanca de Robert Gra­ves (Alianza).

- No puede fal­tar un autor de culto que, ade­más, tam­bién con­serva la escar­cha inver­nal de la fecha de su lan­za­miento. La espe­rada novela Mer­cu­rius o el matri­mo­nio del Cielo y la Tie­rra de Patrick Har­pur (Ata­lanta) llegó cuando debía, tras los apa­sio­nan­tes ensa­yos Reali­dad dai­mó­nica, El fuego secreto de los filó­so­fos y La tra­di­ción oculta del alma para com­ple­tar la pano­rá­mica de un autor caris­má­tico cuyo her­me­tismo causa uno de esos extra­ña­mien­tos mara­vi­llo­sos lla­ma­dos a calar muy hondo, per­du­rar e, incluso, crear escuela.

- Órde­nes sagra­das. Ben­ja­min Black (Alfa­guara). John Ban­vi­lle, al igual que otrora hiciera Boris Vian, no hace mucho que empezó a uti­li­zar un seu­dó­nimo para fir­mar muchas de sus nove­las. A su pre­de­ce­sor lo comió el seu­dó­nimo, pues con  el nom­bre de Ver­non Sulli­van escri­bió sus mejo­res nove­las. Sin ánimo de escon­derse, quizá por juego, quizá por enre­darse con el mis­te­rio, Ban­vi­lle se mues­tra igual de fas­ci­nante en las que no firma. Por cierto, este escri­tor irlan­dés suena para el Nobel. Esta­ría gra­cioso que se lo die­ran a Ben­ja­min Black.

- El pasado mes de febrero nos dejaba la noti­cia de la muerte del perio­dista esta­dou­ni­dense David Carr, pres­ti­gioso colum­nista de The New York Times. En la Carta desde Nueva York que reci­bía­mos de Julio Val­deón, nos con­taba que Carr se des­plo­maba a las nueve de la noche del jue­ves 12 de febrero en la redac­ción, tras mode­rar, ape­nas un par de horas antes, un debate en la misma sede del perió­dico, dedi­cado al docu­men­tal Citi­zen­four que pro­ta­go­niza Edward Snow­den. Val­deón des­ta­caba en el artículo sus «sor­pren­den­tes memo­rias» del libro auto­bio­grá­fico The Night of the Gun, que, insó­li­ta­mente, aún no tie­nen tra­duc­ción en el mer­cado edi­to­rial espa­ñol. En estas pági­nas, «ajustó cuen­tas con una terri­ble depen­den­cia del acohol, la cocaína y el crack». De hecho, el título se refiere a «la noche en que un amigo, ciego per­dido de estu­pe­fa­cien­tes, como Carr, acabó apun­tán­dole al pecho o la cabeza con una auto­má­tica, y resultó que no, que Carr entre­vistó al amigo y fue él, el Carr que recor­daba el miedo de cotem­plar la boca del cañón a un palmo de dis­tan­cia, quien en reali­dad apuntó al amigo»…

- Los aniver­sa­rios sue­len traer curio­si­da­des debajo del brazo. En el caso de un nom­bre tan impo­nente como Orson Welles (se cele­bra el cen­te­na­rio de su naci­miento) no podía ser menos. Mr. Arka­din (Anagrama) es una novela, nada menos, deu­dora del mundo de obse­sio­nes del cineasta, los mag­na­tes, el poder del dinero, el mis­te­rio que envuelve a esos per­so­na­jes que pare­cen hechos de papel. El pro­pio Welles encarnó a Mr. Arka­din en la pelí­cula que se hizo entre 1954 y 1955.

-  En el número de marzo, Maica Rivera con­taba cómo el Pre­mio Nadal 2015 estaba siendo fes­te­jado honesta y genui­na­mente desde el cora­zón del mundo cul­tu­ral, “Bia­rritz era una fiesta” y el galar­do­nado José C. Vales se empe­ñaba en sub­ra­yar que lo más impor­tante era «cele­brarlo con los lec­to­res y los ami­gos». Lo segui­mos haciendo, alza­mos las copas en honor de Caba­ret Bia­rritz (Des­tino) una vez más: es un impres­cin­di­ble este verano. En sus pági­nas, el cri­men de una joven apren­diz de librera es la excusa para pro­fun­di­zar en temas como la recu­pe­ra­ción del amor per­dido y recrearse en los feli­ces años veinte. Sólo una adver­ten­cia: se trata de una lec­tura muy exi­gente… por­que hace al lec­tor cóm­plice abso­luto del juego literario.

- Tam­bién en el número de marzo, Marta Caba­llero con­ver­saba con Jorge Carrión sobre Los turis­tas (Gala­xia Guten­berg). El «ver­sá­til hiper­es­cri­tor cata­lán», que un mes antes que­daba incluido en la #G30LEER, ponía con esta obra el bro­che de oro a su tri­lo­gía Las hue­llas, «un ver­da­dero expe­ri­mento que desa­fía los lími­tes de la novela, con su com­plejo tejido de cone­xio­nes y for­ma­tos aje­nos a la lite­ra­tura». Y dejó su decla­ra­ción de inten­cio­nes, per­fecta para abrir boca: «Tengo claro que hay que con­tar his­to­rias de un modo incon­for­mista. Desde Cer­van­tes, la hibri­da­ción en la novela es muy común».

Nuria Barrios es escri­tora tenaz y de largo aliento que ya cuenta con un buen número de obras que demues­tran el impor­tante lugar que cuenta entre nues­tras auto­ras. No hay mis­te­rio en sus pro­po­si­cio­nes: once, en Ocho cen­tí­me­tros (Pági­nas de Espuma), un libro de rela­tos uni­fi­cado de prin­ci­pio a fin, donde logra expli­car lo que no se ve a sim­ple vista de la vida o se con­funde con trivialidades.

- Que desde hace un par de años, el Papa Fran­cisco venga acon­se­jando la lec­tura de una dis­to­pía, sigue sor­pren­diendo y hace sal­tar muchos rada­res, des­per­tando incluso más inquie­tu­des que curio­si­da­des. El 28 de noviem­bre de 2013, comentó que Señor del mundo de Robert H. Ben­son (Ste­lla Maris), «casi como una pro­fe­cía, ima­gina qué suce­derá». Des­pués, el 4 de sep­tiem­bre de 2014, ensalzó el carác­ter pro­fé­tico de la obra: «lo que va a venir está tam­bién en ese libro». Y el pasado 22 de enero, insis­tió:  «les reco­miendo que lo lean, y leyén­dolo enten­de­rán a qué me refiero con la colo­ni­za­ción ideo­ló­gica». Por supuesto, en cual­quier caso,  sobran las razo­nes para acer­carse motu pro­prio a las pági­nas de  Desde las pri­me­ras pági­nas, engan­cha. Y la esca­lo­friante por­tada nos pro­voca ganas de revi­sar la pelí­cula El exor­cista

- La apa­ri­ción de  La marca del edi­tor (Anagrama) de Roberto Calasso invita a la refle­xión sobre un ofi­cio bajo sos­pe­cha en tiem­pos de Ama­zon y auto­edi­ción. En marzo, P. Una­muno habló en LEER de Hom­bres fuer­tes para tiem­pos blan­dos, arro­jando con­clu­sio­nes con­tun­den­tes desde estas pági­nas: «Para Calasso, el des­pres­ti­gio gene­ra­li­zado de los media­do­res de toda clase ha redun­dado en cierta des­con­fianza hacia la figura del edi­tor». Cunde la sen­sa­ción de que no se le ha ter­mi­nado de sacar todo el pro­ve­cho a esta obra, que pide relec­tu­ras y más debate.

- Apa­dri­nado por Colin Duriez, Club LEER comenzó su anda­dura un jue­ves, como manda la más genuina tra­di­ción de los oxo­nia­nos Inklings. Fue el pasado 9 de abril, tras las vaca­cio­nes de Semana Santa, cuando nos reunía­mos en torno a Javier Sie­rra para hablar de su des­per­tar voca­cio­nal como con­ta­dor de his­to­rias y sus ritua­les como escri­tor, todo ello ilus­trado con diver­ti­das anéc­do­tas y, por supuesto, de fondo la nueva edi­ción de su obra En busca de la Edad de Oro (Boo­ket).

- «Lao­coon­tia­nos somos y en el camino nos encon­tra­re­mos», pro­fe­tiza Jordi Coro­mi­nas en uno de sus últi­mos avan­ces de nueva tem­po­rada loo­poé­tica, para dar cuenta de que su caris­má­tico show tiene nue­vas fechas con­fir­ma­das que le lle­va­rán el 10 de sep­tiem­bre a la Fnac Trian­gle de Bar­ce­lona, el 18 de sep­tiem­bre Les tres àmfo­res de Lérida y el 24 de sep­tiem­bre a la libre­ría Ber­bi­riana de La Coruña. Hasta enton­ces, hay tiempo de repa­sar Lao­coonte (Versos&Reversos) y calen­tar moto­res con el recuerdo de su pre­sen­ta­ción madri­leña esta pri­ma­vera.

- Des­apren­di­za­jes (Seix Barral) es la sor­presa que dio este año José Manuel Caba­llero Bonald, des­pués de que anun­ciase a los medios en 2012 que Entre­gue­rras iba a ser su último título. “De repente me ha bro­tado una ener­gía nueva que me está haciendo escri­bir más que nunca”, contó en Espa­cio Leer el Pre­mio Cer­van­tes durante la pre­sen­ta­ción de este poe­ma­rio que pre­tende ser un “apén­dice tes­ta­men­ta­rio” y una suerte de trin­chera poé­tica desde donde Bonald cri­tica la reali­dad con­tem­po­rá­nea y la sobre­ve­nida des­truc­ción de la cul­tura anti­gua, con un len­guaje que trata de des­po­jarse “de lo con­sa­bido y los luga­res comu­nes” por la nece­si­dad del poeta de “apren­der de nuevo”.

- Con el cielo a cues­tas (Lite­ra­tura Ran­dom House), por mucho que se lo conozca y se sepa de sus requie­bros argu­men­ta­les, Gon­zalo Suá­rez nos vuelve a sor­pren­der. Con los años y el ejer­ci­cio de la narra­ción (en cine o en lite­ra­tura), lo rocam­bo­lesco se ha trans­for­mado en lo nor­mal coti­diano. Desde que leí­mos aque­lla pri­mera frase, “Negros nuba­rro­nes se cer­nían sobre el hori­zonte”, supi­mos que la fic­ción se había con­ver­tido en la única reali­dad creíble.

- Argen­tino de múl­ti­ples terri­to­rios, decir Car­los Salem es decir novela negra y humor. Muchos son los pre­mios que ha reci­bido y, sin duda, reci­birá, pues sus adep­tos se mul­ti­pli­can. La ocu­rren­cia de sus argu­men­tos juega a su favor. El de En el cielo no hay cer­veza (Navona Negra), un ase­sino en serie que se dedica a matar a cono­ci­dos pre­sen­ta­do­res de tele-basura, muchos lo firmarían.

- Mar­gue­rite Duras era una escri­tora con razo­nes de sobra para el des­aliento y en sus obras se refleja, quizá por­que su vida, en algu­nos casos ves­tida de oro­pe­les, está en ella con sua­vi­dad y fir­meza con la seda a la piel. La sole­dad, con un toque de exis­ten­cia­lismo pro­vi­den­cial, apa­rece en la novela El par­que (Menos­cuarto) teñida de una nos­tal­gia conmovedora.

- Como otros perio­dis­tas, Fer­nando Olmeda no ha resis­tido el tirón de la novela y lo cierto es que no empezó mal, pues ganó el ganó el Pre­mio Ateneo-Ciudad de Valla­do­lid, con Con­tra­se­ñas ínti­mas. A seis pasos de ti (Espasa) maneja un puzle cuyas pie­zas son ele­men­tos con­sus­tan­cia­les de la lite­ra­tura: la intriga, el amor y la ven­ganza. Cuando las junta, Olmeda con­si­gue el efecto que quiere y abre nue­vos cami­nos, quizá para la futura novela.

-  1851–1931, casi ochenta años dedi­cado a los libros, en papel y encua­der­na­dos, repu­ja­dos, con olor a libros y memo­ria, tal como aún se les conoce y recuerda, a pesar de los vien­tos con­tra­dic­to­rios que nos azo­tan, Octave Uzanne ya pre­dijo hace siglo y medio que ven­drían máqui­nas para sus­ti­tuir a los libros y, con­tando con que era uno de los biblió­fi­los más reco­no­ci­dos, pen­saba que eso no era un drama, pues, cosa que tam­bién pen­sa­mos muchos en la actua­li­dad, se publi­caba mucha bazo­fia. El fin de los libros y otros cuen­tos para biblió­fi­los (Trama) es un libro que no con­viene per­der de vista; ideal para el debate necesario.

- ¿Se acuer­dan de aquel Gre­gor Samsa que se con­vir­tió en insecto para aler­tar de los males que aso­la­rían al siglo XX? Pues bien, este año se cum­ple un cen­te­na­rio de su meta­mor­fo­sis, aun­que su autor, un tal Kafka que las veía venir al vuelo, pre­fe­ría lla­marla “trans­for­ma­ción”, quizá por­que Ovi­dio se había anti­ci­pado con su Meta­mor­fo­sis. El escri­tor zara­go­zano Lorenzo Ariza  brinda en Samsa (Pez de plata) un home­naje moderno, equi­li­brado y con tino de narra­dor al insecto que en muchos aspec­tos cam­bió la his­to­ria de la lite­ra­tura. Quizá él nos des­en­trañe qué tipo de insecto era el viejo Samsa: ¿esca­ra­bajo o margarita?

- La con­me­mo­ra­ción de los cin­cuenta años de la muerte de T. S. Eliot en este 2015 se orga­niza bási­ca­mente en torno a La tie­rra bal­día (Lumen), una edi­ción a cargo del crí­tico Andreu Jaume que ha supuesto uno de los gran­des acon­te­ci­mien­tos edi­to­ria­les del curso. Todos los fas­tos se que­dan cor­tos res­pecto a la gran figura del poeta pero, de momento –y sólo de momento-, esta­mos servidos.

- Bonito y suge­rente título el de Aidan Hig­gins, autor irlan­dés de la estirpe de Joyce, Beckett y com­pa­ñía. Como buen libro de auto­fic­ción, Recuer­dos de un pasado que se des­va­nece (Peri­fé­rica) revela las con­tra­dic­cio­nes ínti­mas de un mucha­cho (tra­sunto del pro­pio Hig­gins) que nace y crece en el seno de una fami­lia cató­lica irlan­desa entre las con­vul­sio­nes nada vena­les del siglo XX.

- Que se pre­sente Música para feos (Des­tino) de Lorenzo Silva como «una novela de amor a con­tra­co­rriente» es sufi­ciente para des­per­tar las ganas de leerla en este tiempo de estío. No por casua­li­dad Silva vol­vió a ser el mes pasado uno de nues­tros auto­res más que­ri­dos y recla­ma­dos en las case­tas de la Feria del Libro de Madrid.

- Argen­tina de 1976, Andrea Ste­fa­noni se aden­tra en las mon­ta­ñas de León, con­cre­ta­mente en el pue­blo minero de Boeza para bus­car las raí­ces fami­lia­res de su abuela, minera ella tam­bién desde casi niña, casada con un per­de­dor de la Gue­rra Civil, per­se­gui­dos y obli­ga­dos a emi­grar. La abuela civil espa­ñola (Seix Barral) ofrece una his­to­ria común en nues­tra His­to­ria, con mati­ces, pero no por ello menos intere­sante y emotiva.

- Con­tra las cuer­das (volu­men II) de Pablo San Nica­sio (Óscar Herrero Edi­cio­nes) cul­mina una labo­riosa obra en dos entre­gas, reivin­di­ca­tiva y muy per­so­nal, que brinda un acer­ca­miento muy exclu­sivo e íntimo a gran­des maes­tros de la gui­ta­rra fla­menca con­tem­po­rá­nea por­que se rea­liza desde la pers­pec­tiva com­pro­me­tida de un gui­ta­rrista que ejerce el perio­dismo. Por estas pági­nas des­fi­lan, de forma amena y fluida, nom­bres como los de Riqueni, Cañi­za­res, Vicente Amigo, Josemi Car­mona… pero, indis­cu­ti­ble­mente, las pie­zas estre­lla son dos entre­vis­tas a Paco de Lucía del año 1971 y 1986, una iné­dita y la otra, recu­pe­rada del olvido. Ha de recor­darse que el libro se com­pleta con un pri­mer volu­men que incluye con­fi­den­cias de artis­tas como Toma­tito, Pepe Habi­chuela, Serra­nitoManolo San­lú­car.

- Si se habla de perio­dismo cul­tu­ral (un género que resu­cita de vez en cuando a pesar de no haber muerto nunca) es inevi­ta­ble citar al crí­tico de La Van­guar­dia Ser­gio Vila-Sanjuán, hom­bre de pala­bra y para la pala­bra. Una cró­nica del perio­dismo cul­tu­ral (Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lona), como reza el título, es una cró­nica, no una his­to­ria; dado lo cual, aun­que no lo abar­que todo, lo que trata lo hace con cri­te­rio y soltura.

- Luis Goy­ti­solo, aca­dé­mico de la len­gua, es un escri­tor lo sufi­ciente cono­cido y apre­ciado como para que interese saber los intrín­gu­lis de su queha­cer lite­ra­rio. En El sueño de San Luis (Anagrama), que sale en la colec­ción Argu­men­tos, apor­tando una sig­ni­fi­ca­ción pre­me­di­tada, ras­trea en sus obras la influen­cia del sub­cons­ciente y la pul­sión sexual como ele­men­tos sus­tan­cia­les del pro­ceso creativo.

-  Tar­zán. Héroe de celu­loide y papel (T&B edi­to­res) es un impres­cin­di­ble para los segui­do­res del mito tele­vi­sivo, Tar­zán de los monos, en sus dife­ren­tes ver­sio­nes; tam­bién para los que pien­san que se trata de un pro­to­tipo tras­no­chado, pues se darán cuenta que la per­vi­ven­cia de Tar­zán no con­siste en el per­so­naje sino en ese grito que desde la leja­nía de una selva ima­gi­na­ria hasta nues­tros sue­ños actua­les. Eduardo Galán Blanco hace un reco­rrido apa­sio­nado por los dis­tin­tos epi­so­dios emo­cio­na­les del per­so­naje que se refle­jan en una pan­ta­lla que, por mucho que cam­bien las cosas, nunca variará para nues­tra mirada.

- Tras dis­fru­tar de la obra Haz clic aquí de José Padi­lla #G30LEER sobre las tablas, en cuya reco­men­da­ción no se esca­ti­ma­ron ener­gías desde LEER, queda la gran opor­tu­ni­dad (Inaem) de reto­mar la expe­rien­cia de otra forma no menos intere­sante y enri­que­ce­dora con el texto edi­tado en papel. Siguiendo las pro­pias indi­ca­cio­nes del dra­ma­turgo cana­rio, que lo tiene muy claro y así declaró a LEER: «el tea­tro no sólo vive efí­me­ra­mente en los esce­na­rios, tam­bién debe leerse».

- Para esas aca­lo­ra­das noches esti­va­les de insom­nio, se pres­cribe En el Japón fan­tas­mal de Laf­ca­dio Hearn (Satori), un clá­sico para dis­fru­tar del fol­clore japo­nés tra­di­cio­nal y su par­ti­cu­lar idio­sin­cra­sia espec­tral. Una lec­tura que bien podría acom­pa­ñarse, en genuino ritual, de la revi­sión de la mag­ní­fica cinta Más allá (1964) de Masaki Koba­yashi.

- Esta pri­ma­vera expe­ri­men­ta­mos un fle­chazo con los clá­si­cos de Aus­tral Sin­gu­lar y sus nue­vos ropa­jes, autén­tico amor a pri­mera vista que ahora es buen momento de tro­car en romance esti­val. El título per­fecto y más genuino para ello es Moby Dick de Her­man Mel­vi­lle, a la ansiosa espera del estreno de la pelí­cula En el cora­zón del mar de Ron Howard que se retrasó hasta el mes de diciembre.

- En el número de abril, Javier Mora­les des­cu­bría cómo Clara Obli­gado explo­raba de nuevo los lími­tes entre el cuento y la novela en La muerte juega a los dados (Pági­nas de Espuma). Se trata de una atrac­tiva lec­tura de verano, tam­bién suge­rida al lec­tor más exi­gente por las elo­gio­sas pala­bras de José María Merino: «en este libro el len­guaje es un per­so­naje impor­tante que tensa con acierto sus die­ci­ocho exce­len­tes textos».

- Desde que nos rega­la­mos una buena sesión de Hadas y cuen­tos por Navi­dad, estas cria­tu­ras fan­tás­ti­cas no han dejado de revo­lo­tear por las pági­nas de LEER, vir­tua­les y en papel. Rema­tando el juego de pala­bras, Ada del Moral se quedó fas­ci­nada ante la más reciente edi­ción de los Cuen­tos de hadas de  Hans Chris­tian Ander­sen (Libros del Zorro Rojo) que no cesa­mos de admirar.

- Que lle­gara acom­pa­ñado a Espa­cio LEER por Marian Womack #G30LEER y que el pró­logo de su novela venga fir­mado por Félix J. Palma ya serían sufi­cien­tes garan­tías para ase­gu­rar una lec­tura esti­val que merece la pena, si a estas altu­ras un experto en el género como Ángel Luis Suca­sas lo nece­si­tara. Hace­mos segui­miento de La ter­cera cara de la luna (Nevsky), tras la enri­que­ce­dora con­ver­sa­ción sobre el fan­tás­tico que man­tu­vi­mos con autor y edi­tora, y fes­te­jar des­pués la segunda edi­ción de la obra.

- Incli­nar la cabeza y llo­rar casi en silen­cio. Da el tono del libro. Es la frase clave que se des­tacó en el número de abril para intro­du­cir la entre­vista a Pablo Ramos sobre La ley de la fero­ci­dad (Mal­paso). Prosa de pre­ci­sión, lim­pia y directa, en res­puesta al anun­cio de la muerte del padre. Aten­ción por­que es un texto dis­pa­rado a boca­ja­rro. Pro­mete un viaje sin retorno: el autor ase­gura no ser el mismo tras la expe­rien­cia de estas pági­nas y el lec­tor sen­si­ble a la temá­tica cuenta con todas las pape­le­tas para expe­ri­men­tar una inten­si­dad seme­jante en el abor­daje de la obra. Recor­de­mos que Laura Res­trepo dijo que Ramos inventó el rea­lismo mís­tico, ahí es nada.

- En el mismo repor­taje, De pie frente a la muerte, fue Lea Vélez el  prin­ci­pal hilo con­duc­tor con El jar­dín de la memo­ria (Gala­xia Guten­berg), un libro «del que hay que apre­ciar el gran mérito de un largo reco­rrido, pri­vi­le­gio muy infre­cuente» teniendo en cuenta la ver­ti­gi­nosa velo­ci­dad con la que los títu­los pasan por las mesas de nove­da­des, fomen­tando un trán­sito esté­ril e intras­cen­dente de dema­sia­dos libros. Como Joan Didion (El año del pen­sa­miento mágico), Vélez es perio­dista y encara el falle­ci­miento de su marido, pero la dife­ren­cia fun­da­men­tal entre ambas es que ésta última no hace «lite­ra­tura de duelo», en rigor, sino de acompañamiento».

Har­per Lee forma parte de esa mino­ría de plu­mas que ha alcan­zado el éxito con una sola novela. Matar a un rui­se­ñor, publi­cada en 1960, se con­vir­tió en obra de culto en Esta­dos Uni­dos y Lee con­si­guió el Pulit­zer. Más de medio siglo des­pués, tene­mos Ve y pon un cen­ti­nela (Har­per Collins Ibé­rica), la segunda novela de la afa­mada escri­tora, el manus­crito que fue el ger­men de su exi­toso clá­sico que hubo de rees­cri­bir por­que su edi­tor le pidió que con­tara la his­to­ria desde el punto de vista de la pro­ta­go­nista cuando era niña. La narra­ción ori­gi­nal per­ma­ne­ció per­dida hasta el otoño pasado. Con Go Set a Wat­ch­man vol­ve­mos a la ciu­dad fic­ti­cia de May­comb, en la década de los 50, con una Scout adulta que visita a su padre. Aun­que esta cita apa­renta ser una de las habi­tua­les, los cam­bios de la reali­dad polí­tica y social que se hacen difí­ci­les de asi­mi­lar pro­vo­can irre­me­dia­ble­mente que el viaje y la narra­ción entren de lleno en el mundo de los adul­tos y se deje atrás la niñez y los recuer­dos, sin aban­do­nar los pasa­jes con­mo­ve­do­res y emo­cio­nan­tes, pese a la dureza que esconden.

- Dijo Alberto Sán­chez Medina en el número de junio de LEER que el reco­rrido que pro­pone el filó­sofo Félix de Azúa, reciente silla H de la RAE, en La inven­ción de Caín (Debate) por algu­nas de las más idio­sin­crá­ti­cas ciu­da­des euro­peas (más Nueva York) «es un viaje tanto físico como emo­cio­nal». Nada más ade­cuando para la fecha, teniendo en cuenta el dato para los más pun­ti­llo­sos: «en esta obra, una revi­sión de la publi­cada en el año 2000, Azúa ha eli­mi­nado algu­nos capí­tu­los y aña­dido bas­tan­tes más, para enmar­car el libro en el siglo XXI».

- En el mismo sello, en el mismo número de la revista (incluso dando réplica en página impar) pero de la mano de Igna­cio Peyró  en esta oca­sión, tuvi­mos un pri­mer acer­ca­miento a  Cuando los hechos cam­bian (Tau­rus) de Tony Judt. El exhaus­tivo artículo Escri­bir lo que debes escri­bir com­pleta la lec­tura de esta obra «donde las fija­cio­nes del Judt his­to­ria­dor con­ver­gen en la nece­si­dad de vol­ver a pen­sar el siglo XX en un momento en que olvi­da­mos más que recor­da­mos, nega­mos la con­ti­nui­dad e insis­ti­mos con vehe­men­cia en el que el pasado no tiene nada que enseñar».

- LEER es lo que es gra­cias a cola­bo­ra­do­res de la talla de Ana Merino. Direc­tora del Mas­ter de Escri­tura Crea­tiva en espa­ñol de la Uni­ver­si­dad de Iowa, poeta, escri­tora de tea­tro, experta en cómics, de los que habla todos los meses en LEER, acaba de salir muy bien parada en el polé­mico canon abierto (Visor) de última poe­sía en espa­ñol de Reme­dios Sán­chez Gar­cía, tiene pre­ci­sa­mente poe­ma­rio reciente, Los bue­nos pro­pó­si­tos, tam­bién en este mismo sello, y en clave infan­til y juve­nil, y es lo que nos ocupa aquí, El viaje del vikingo soña­dor (Alfa­guara), un pre­cioso cuento en verso con ilus­tra­cio­nes de Max, que “atrapa con sus ver­sos apa­sio­na­dos y sen­ci­llos”, tal y como señala Ada del Moral en el Extra de Verano de LEER.

- Se nos antoja un momento extra­or­di­na­rio para releer a James Sal­ter, recien­te­mente falle­cido, y a quien Julio Val­deón dedica su última Carta desde Nueva York. “Su prosa ful­gu­rante, anu­dada a tra­gos cor­tos, feroz en su lim­pieza, poseía la extraña capa­ci­dad de mor­der sin casi pre­ten­derlo”, señala nues­tro corres­pon­sal en los USA. En la redac­ción com­par­ti­mos el entu­siasmo y reco­men­da­mos par­ti­cu­lar­mente Juego y dis­trac­ción y la impo­nente Años luz.

- No apa­re­ció a tiempo de tra­tarlo en nues­tro número de abril, dedi­cado a Cer­van­tes anti­ci­pando el cuarto cen­te­na­rio de la publi­ca­ción de la segunda parte del Qui­jote: la adap­ta­ción rea­li­zada por Andrés Tra­pie­llo, un tra­bajo de muchos años, ha apa­re­cido ben­de­cida por el esta­ble­ci­miento aca­dé­mico y cul­tu­ral. “En la ver­sión de Tra­pie­llo la obra de Cer­van­tes se ha reju­ve­ne­cido y actua­li­zado sin dejar se der ella misma, ponién­dose al alcance de muchos lec­to­res”, ase­gura Mario Var­gas Llosa desde el extracto del pró­logo que apa­rece en la faja pro­mo­cio­nal del volu­men (Des­tino). Unas pocas líneas que con­tie­nen todos los pun­tos de la poten­cial polé­mica que no ter­mina de fra­guarse en torno al pro­yecto del escri­tor leo­nés. Ape­nas un apunte: ¿para qué leer el cer­van­tino teniendo el de Tra­pie­llo? Ahí queda dicho. Un libro, en cual­quier caso, impor­tante, que hay que leer, valo­rar y discutir.

- Juan Fernández-Miranda es perio­dista, joven pero de dila­tada tra­yec­to­ria, que a día de hoy se desa­rro­lla en la sec­ción de Nacio­nal del dia­rio ABC. Su ape­llido –y cierto pare­cido en los ras­gos de su ros­tro– dela­tan su vin­cu­la­ción fami­liar con el que fue uno de los prin­ci­pa­les artí­fi­ces de la Tran­si­ción, Tor­cuato Fernández-Miranda. En El guio­nista de la Tran­si­ción (Plaza&Janés), su sobrino nieto resuelve la caren­cia de una bio­gra­fía de refe­ren­cia en torno al pre­cep­tor del Rey Juan Car­los e ideó­logo de la Ley para la Reforma Polí­tica en el cen­te­na­rio de su naci­miento, con pró­logo, ni más ni menos, del rey emérito.

- Por par­tida tri­ple reco­men­da­ría­mos a Manuel Vilas, uno de nues­tros pro­sis­tas favo­ri­tos y que este año está par­ti­cu­lar­mente de actua­li­dad: Pre­mio Gene­ra­ción del 27 de poe­sía por su con­mo­ve­dor poe­ma­rio El hun­di­miento y Pre­mio Lla­nes de Via­jes con el relato de un fan tras los pasos de Lou Reed en Wild Side España, ins­ta­mos enca­re­ci­da­mente a la lec­tura de Sete­cien­tos millo­nes de rino­ce­ron­tes (Alfa­guara), un exce­lente botón de mues­tra de la lite­ra­tura de Vilas, con su humor sin par, su talento lite­ra­rio y su capa­ci­dad para el extra­ña­miento con-sentido.

- En coedi­ción de Siruela, Fondo de Cul­tura Eco­nó­mica y UNAM apa­rece en España la colec­ción de Cuen­tos popu­la­res mexi­ca­nos edi­tada por el narra­dor y poeta Fabio Morá­bito tras un exhaus­tivo tra­bajo de inves­ti­ga­ción y reco­pi­la­ción. Más de 125 rela­tos de las regio­nes más diver­sas del país cen­troa­me­ri­cano, que nos hablan del sin­cre­tismo y riqueza de sus tra­di­cio­nes, y de los mitos comu­nes que arti­cu­lan la lite­ra­tura uni­ver­sal y la fijan a la noche de los tiempos.

- De FCE, un librito espe­cial (espe­rada nove­dad en reim­pre­sión) de cálida recep­ción en la reciente Feria del Libro de Madrid: La intui­ción del ins­tante de Gas­ton Bache­lard. De Henri Berg­son a Albert Eins­tein, una pieza deli­ciosa del inte­lec­tual fran­cés, cuya edi­ción ori­gi­nal data de 1932, en un for­mato per­fecto, pre­cioso y prác­tico, muy manejable.

- Cada vez con más fre­cuen­cia tene­mos la suerte de que cierto tipo de ensa­yos lite­ra­rios nor­te­ame­ri­ca­nos sean tra­du­ci­dos al cas­te­llano, lo que demues­tra un inte­rés obje­tivo de los lec­to­res por este tipo de obras tan carac­te­rís­ti­cas del ámbito cul­tu­ral anglo­sa­jón. Debate trae ahora a España una colec­ción de pie­zas publi­ca­das a lo largo de los años en publi­ca­cio­nes como The New Yor­ker o NYRB por Janet Mal­colm, pre­mio PEN de bio­gra­fía gra­cias a su Ger­trude y Alice (2009). Cua­renta y un inten­tos falli­dos. Ensa­yos sobre escri­to­res y artis­tas, ofrece nume­ro­sas y ori­gi­na­les cla­ves y suge­ren­cias sobre Salin­ger, el grupo de Blooms­bury, Diane Arbus, Edward Wes­ton y otros artis­tas y escri­to­res… Incluso acerca de la serie Gos­sip Girl.

-  El pro­fe­sor de la UCM Mar­tín Ortega Car­ce­lén, cul­ti­va­dor tam­bién de ensayo y poe­sía, pre­senta en su novela  Camino del aire (Cua­der­nos del Labe­rinto) el viaje ini­ciá­tico de unos niños que le sirve de tras­fondo para brin­dar un retrato des­den­fa­dado de la polí­tica y la socie­dad. El esfor­zado carác­ter jovial se tras­luce desde la pro­pia esté­tica de las cubier­tas, cuya viveza

- El verano es para las Sire­ni­tas (Bere­nice, grupo Almu­zara), las de Louisa May Alcott que pre­senta la impe­ca­ble edi­ción de Óscar Maris­cal, con quien tuvi­mos el pla­cer de com­par­tir la última sesión de tem­po­rada de Club LEER. En el icó­nico sofá rojo, char­la­mos sobre la pecu­lia­ri­dad de la autora como escri­tora de género gótico, las seduc­to­ras con­tra­dic­cio­nes que vie­nen plan­teando a los lec­to­res estas cria­tu­ras extra­or­di­na­rias y la fas­ci­na­ción que siguen pro­vo­cando a causa de una larga tra­di­ción mítica de com­pleja evo­lu­ción a lo largo de los tiem­pos. ¡Feliz zam­bu­llida en los mares literarios!

Tags : A seis pasos de tiABCAda del MoralAidan HigginsAlbert EinsteinAlberto Sánchez MedinaAlfaguaraAlianzaAna MerinoAnagramaAndrea StefanoniAndrés TrapielloAndreu JaumeÁngel Luis SucasasAños LuzAtalantaAurelio LoureiroAustralBenjamin BlackBereniceBooketCabaret BiarritzCamino del aireCarlos SalemCitizenfourClara ObligadoClub LEERColin DuriezCon el cielo a cuestasContra las cuerdas volumen IICuadernos del LaberintoCuando los hechos cambiancuentos de hadasCuentos populares mexicanosDavid CarrDebateDesaprendizajesDestinoDiane ArbusEduardo Galán BlancoEdward WestonEl fin de los libros y otros cuentos para bibliófilosEl gran libro del dandismoEl guionista de la TransiciónEl hundimientoEl jardín de la memoriaEl parqueEl protegidoEl sueño de San LuisEl viaje del vikingo soñadorEn busca de la Edad de OroEn el cielo no hay cervezaEn el Japón fantasmalEspacio LEEREspasaFabio MorábitoFélix de AzúaFeria del Libro de MadridFernando OlmedaFnac TriangleFondo de Cultura EconómicaGalaxia GutenbergGaston BachelardGertrude y AliceGonzalo SuárezGregor Samsagrupo Almuzaragrupo de BloomsburyHans Christian AndersenHarper Collins IbéricaHarper LeeHaz Clic AquiHenri BergsonHerman MelvilleHugo VargasIgnacio PeyróInklingsJames SalterJanet MalcolmJavier SierraJohn BanvilleJordi CarriónJordi CorominasJosé C. ValesJosé Manuel Caballero BonaldJosé PadillaJuan Eslava GalánJuan Fernández-MirandaJuego y distracciónJulio ValdeónLa abuela civil españolaLa Diosa BlancaLa intuición del instanteLa invención de CaínLa muerte juega a los dadosLa tercera cara de la lunaLa tierra baldíaLafcadio HearnLaocoonteLas huellasLea Vélezlibrería Albertilibrería BerbirianaLibros del Zorro RojoLiteratura RandomHouseLorenzo ArizaLorenzo SilvaLos buenos propósitosLos turistasLouisa May AlcottLuis GoytisoloLumenMaica RiveraMalpasoManuel VilasMardulceMarguerite DurasMario Vargas LlosaMarta CaballeroMartín Ortega CarcelénMaxMenoscuartoMercuriusMichel HouellebecqMisterioso asesinato en casa de CervantesMoby DickMr. ArcadinMúsica para feosNavona NegraNevskyNúmero ceroNuria BarriosOcho centímetrosOctave UzanneÓrdenes sagradasOrson WellesÓscar CaballeroÓscar HerreroÓscar Herrero EdicionesÓscar MariscalPablo ArandaPablo San NicasioPaco de LucíaPáginas de EspumaPatrick HarpurPeriféricaPez de plataPlaza & JanésPremio Ateneo-Ciudad de ValladolidPremio Nadalpremio PENRecuerdos de un pasado que se desvaneceRobert GravesRobert H. BensonRoberto CalassoSalingerSamsaSatoriSeix BarralSeñor del mundoSergio Vila-SanjuánSetecientos millones de rinocerontesSirenitassofá rojoStella MarisSumisiónT. S. EliotTarzán. Héroe de celuloide y papelTaurusThe New York TimesThe New YorkerThe Night of the GunTony JudtTramaUmberto EcoUna crónica del periodismo culturalUNAMUniversidad de BarcelonaVen y pon un centinelaVersos&ReversosVisorWild Side España