De memoria y besos

somoza2

Sor­presa en el II Pre­mio Ste­lla Maris de Bio­gra­fías y Memo­rias. La publi­ca­ción de la pri­mera bio­gra­fía com­pleta de Vicente Alei­xan­dre ya hubiera sido todo un acon­te­ci­miento en sí misma. Que lle­gase, como nos alcanza ahora, ade­más, con mate­rial iné­dito, dota­ría auto­má­ti­ca­mente al anun­cio de un inte­rés aun supe­rior. Y que ésta inclu­yese datos de peso como la bise­xua­li­dad del Pre­mio Nobel, podría alcan­zar a cali­fi­carse como un hito cul­tu­ral, lejos de cual­quier morbo: aci­cate no sólo de una acon­se­ja­ble relec­tura crí­tica de su obra en el marco de la Gene­ra­ción del 27 sino de una obli­gada revi­sión com­pleta de una de las sen­si­bi­li­da­des líri­cas más rele­van­tes en la His­to­ria de nues­tras letras en toda la ampli­tud de sus com­ple­jos y apa­sio­nan­tes matices.

12523902_1240507869298463_5425841651390935233_n

El impacto de todo eso es lo que hoy tene­mos sobre la mesa de las redac­cio­nes de Cul­tura con el valor aña­dido de que la noti­cia saltó con el fallo de un galar­dón lite­ra­rio. Lo insó­lito adquiere tin­tes casi épi­cos. ¿Desde cuándo un pre­mio, y más de esta natu­ra­leza,  supone tal revul­sivo en el sec­tor? El refe­rente más cer­cano sería el fes­tejo del Nadal para José C. Vales, el pasado año por estas mis­mas fechas inver­na­les. Lo de ayer no fue menos esti­mu­lante. Frente a un jurado pre­si­dido por Luis Racio­nero y com­ple­tado por Car­les Geli, Igna­cio Mar­tí­nez de Pisón, José Car­los Somoza y la direc­tora edi­to­rial María Borràs, ayer LEER reco­gió en Bar­ce­lona este anun­cio de que Emi­lio Cal­de­rón era galar­do­nado por la con­fec­ción de La memo­ria de un hom­bre está en sus besos, la muy espe­rada bio­gra­fía ínte­gra de Vicente Alei­xan­dre que con­cu­rrió bajo el seu­dó­nimo de Andrés Acero con un ori­gi­nal que aún no es fácil de rela­cio­nar con la firma del autor por venirle aso­ciando espon­tá­nea­mente a una biblio­gra­fía de dis­tinto signo –en la línea ecléc­tica que la pro­pia edi­to­rial des­cribe para sí misma, parece que Cal­de­rón como escri­tor está dis­puesto a ponerle difí­cil a la prensa cual­quier encasillamiento-.

dos

 

Esta ines­pe­rada –y cre­ciente– enver­ga­dura del acto y las aten­cio­nes hacia su máximo pro­ta­go­nista no debie­ran mer­mar el inte­rés obje­tivo de que tam­bién durante la jor­nada infor­ma­tiva de ayer se dio a cono­cer la dis­tin­ción para otra obra pre­sen­tada al pre­mio: Avio­nes de papel. Se trata de una bio­gra­fía de Antoine de Saint-Exupéry de pró­xima publi­ca­ción, pre­sen­tada por Mon­tse Morata bajo seu­dó­nimo de Eli­sa­beth Gas­kell, de la que el jurado des­tacó su «intere­sante visión del Saint-Exupéry perio­dista” e, igual­mente, su «docu­men­ta­ción iné­dita en cas­te­llano, sobre todo de archi­vos de prensa franceses».

MAICA RIVERA (@maica_rivera)

Hay un comentario

Escribe una respuesta

el milagro original del leer

resucitar

Adriana Hidalgo

Lucia Berlin

vervuert

navona

dracena

canalla

cazador de ratas

tan poca vida

el innombrable

club leteo