Leer en febrero: Vila-Matas es arte

vila2

Atrás, pero inol­vi­da­ble en el recuerdo, queda 2015: el año de nues­tro 30º aniver­sa­rio. Pero lo cierto es que lo cerrá­ba­mos con una cuenta pen­diente, sin  opor­tu­ni­dad de reac­cio­nar a los aten­ta­dos del 13 de noviem­bre en París. Acon­te­ci­mien­tos de una sig­ni­fi­ca­ción pro­funda por la san­gre derra­mada y por su método cri­mi­nal, que evi­den­cia­ban las ambi­cio­sas inten­cio­nes de los auto­res: some­ter por el miedo a la emble­má­tica ciu­dad con­ti­nen­tal y, por exten­sión, a toda Europa. El pos­te­rior toque de queda en Bru­se­las fue el gran sím­bolo del ame­dren­ta­miento terro­rista con­tra la cul­tura y el modo de vida europeos.

Por eso, en prin­ci­pio la deci­sión estaba bien tomada antes de fina­li­zar las fies­tas navi­de­ñas: inau­gu­rar 2016 con un número dedi­cado a la Ciu­dad. La Ciu­dad como cons­tante común a todas las civi­li­za­cio­nes de la His­to­ria. La ciu­dad como objeto lite­ra­rio, como pro­teico fenó­meno que repre­senta como pocos la dua­li­dad del alma humana entre orden y caos. Pero enton­ces se cru­zaba en nues­tro camino la con­ver­sa­ción ejem­plar de Jordi Coro­mi­nas con Enri­que Vila-Matas a pro­pó­sito de su nuevo libro, Marien­bad eléc­trico. Des­cu­bría­mos en las pági­nas que lle­ga­ban a la redac­ción una plá­tica, exclu­siva y ori­gi­nal, que apor­taba cla­ves impor­tan­tes sobre el com­pen­dio de la obra y el pen­sa­miento vila­ma­tiano y que, al menos a noso­tros, nos daba la impre­sión de cobrar vida nueva en cada relec­tura. La con­clu­sión es que aca­ba­mos resol­viendo, asi­mismo uná­ni­me­mente, lle­var a por­tada a quien es, con la más alta pro­ba­bi­li­dad, el escri­tor espa­ñol más reco­no­ci­ble entre los lec­to­res cul­tos de todo el mundo. La viva prueba de ello es que viene de reco­ger el gran pre­mio de la FIL Gua­da­la­jara.

portada269

La estre­cha vin­cu­la­ción pari­sina de Vila-Matas y su libro con París no deja de ofre­cer cohe­ren­cia a este pri­mer número del año que con­serva buena parte de los con­te­ni­dos idea­dos para ese dos­sier urbano que ten­drá que espe­rar: el paseo por París de un flâ­neur voca­cio­nal como Coro­mi­nas; la eru­dita reco­pi­la­ción de libros de Joa­quín Armada sobre la Segunda Gue­rra Mun­dial en las ciu­da­des; la visita de Fer­nando Pal­mero a la Biblio­teca Fan­tás­tica de Félix de Azúa, toda­vía fresca la reedi­ción de su más explí­cito libro sobre ciu­da­des, La inven­ción de Caín; incluso la Autén­tica Entre­vista Falsa de Víc­tor Már­quez Revi­riego con Tomás Moro en el quinto cen­te­na­rio de su Uto­pía, una suerte de ciu­dad, al fin y al cabo. Ade­más, cómo no, Óscar Caba­llero nos envía su misiva men­sual desde la capi­tal fran­cesa, y de nuevo Pal­mero comenta el último libro de Gabriel Albiac, que reúne las cró­ni­cas envia­das para ABC por el filó­sofo y cola­bo­ra­dor de LEER tras los aten­ta­dos de 2015 en París.

Per­dura la decla­ra­ción de prin­ci­pios con que empe­za­mos a per­ge­ñar este número con el que estre­na­mos 2016, y en el que no podía fal­tar el home­naje a uno de los hitos más espe­cia­les de 2015 para el equipo de LEER #coman­do­LEER: la par­ti­ci­pa­ción en las XV Jor­na­das Leteo y la entrega de su pre­mio a la poeta nor­te­ame­ri­cana Sha­ron Olds. Su lec­tura en Espa­cio LEER fue un ines­pe­rado regalo de Navidad.

Lo con­ta­mos todo, con todo deta­lle, en el número de febrero que ya está dis­po­ni­ble en quios­cos y libre­rías. Tam­bién pue­des sus­cri­birte.

Hay un comentario

Escribe una respuesta

resucitar

Adriana Hidalgo

Lucia Berlin

albert vuelve a casa

vervuert

navona

dracena

canalla

cazador de ratas

tan poca vida

el innombrable

club leteo