Revista leer

¡Seño­ras y seño­res, cuando pen­sá­ba­mos des­can­sar des­pués de sufrir tanto como gozar los rigo­res del cie­rre del número de junio… llega la 74º Feria del Libro de Madrid! Sobre la mar­cha, mien­tras pre­pa­ra­mos la ces­tita con el píc­nic para El Retiro, vamos haciendo una pri­mera lista de títu­los selec­tos de caseta. Pre­pa­ra­dos, lis­tos… ¡ya!

B: ¡Mira lo que tengo, M! Ayer mismo llegó La granja humana. Fábu­las para el siglo XXI (Ariel), el pri­mer libro de nues­tro Jorge Bus­tos, perio­dista y colum­nista de El Mundo, amigo y #G30LEER. Cuando Jorge comenzó a cola­bo­rar con LEER, hace algo más de dos años, traía ya, pese a su juven­tud, una fra­guada expe­rien­cia en medios de comu­ni­ca­ción escri­tos, donde tuvo la opor­tu­ni­dad de demos­trar sus exce­len­tes dotes para el repor­te­rismo con cali­dad lite­ra­ria. Le pedi­mos un artículo sobre colum­nis­tas de ayer y hoy para nues­tro número de mayo de 2013, dedi­cado a la cri­sis del perio­dismo, y nos hizo una estu­penda pieza ilus­trada genial­mente por Uli­ses Cule­bro. Desde enton­ces hemos hecho muchas cosas jun­tos; nos ha escrito de Brad­bury, de epi­cu­reísmo, de Lucía Etxe­ba­rría, de la hoguera de las vani­da­des de la RAE, de Twit­ter, de fút­bol. Y ha fir­mado dos por­ta­das: 11-M, Hito y tabú, y la del número dedi­cado a Pla en sep­tiem­bre de 2014. Por eso cele­bra­mos el pri­mer libro de Jorge como si fuera nues­tro. Su obser­va­ción de la reali­dad actual a tra­vés de las fábu­las es una de nues­tras apues­tas indis­cu­ti­bles para la Feria del Libro. Él fir­mará ejem­pla­res el 13 de junio en la caseta de Ariel (257), de 12 a 14 y de 18 a 20 horas.

M: ¡Allí esta­re­mos para la firma!  Pero antes tene­mos otras citas, por ejem­plo, el pró­ximo domingo 31 de mayo a las 19:00h en la caseta de la edi­to­rial Ste­lla Maris (nº 264) bus­ca­re­mos al escri­tor madri­leño Jesús Greus para que nos aden­tre, de su pro­pia voz, en esa pro­me­te­dora aven­tura de  Aque­lla noche en el mar de las Indias. Te cuento, te cuento, que te va a engan­char a pri­mera escu­cha. Se trata de la his­to­ria de una uto­pía aus­tral, una novela de pira­tas ambien­tada en una colo­nia con pre­ten­sio­nes de repú­blica lla­mada Liber­ta­ria, ¡muy suge­rente para la tem­po­rada esti­val que tene­mos a la vuelta de la esquina! Ah, ade­más, esta narra­ción marí­tima está basada en la his­to­ria real de una cofra­día pirata que fundó en Mada­gas­car a prin­ci­pios del siglo XVIII.

B: Por cierto, creo que si hay un libro que se ajusta a la idea de long seller es La con­jura de los necios. La genial novela de John Ken­nedy Toole viene sedu­ciendo con su des­ca­cha­rrante inte­li­gen­cia a varias gene­ra­cio­nes de lec­to­res desde que se edi­tara en 1980, 11 años des­pués de que su autor se sui­ci­dara. La his­to­ria de su publi­ca­ción, la deno­dada lucha de su madre Thelma para que la obra de su hijo viera la luz, fue bien cono­cida desde el prin­ci­pio gra­cias al pró­logo de su edi­tor, Wal­ker Percy. La his­to­ria del pro­pio Toole ha sido objeto de alguna bio­gra­fía. Cono­cía­mos Igna­tius Rising, publi­cada por la Uni­ver­si­dad de Loui­siana en 2005, que nos sir­vió de fuente para nues­tra por­tada de mayo de 2009, con oca­sión del 40 aniver­sa­rio de la muerte de Toole, El sui­ci­dio como ava­tar lite­ra­rio. Ahora Anagrama, edi­to­rial que incluyó La con­jura de los necios como una de las pri­me­ras refe­ren­cias de su colec­ción de narra­tiva inter­na­cio­nal, edita Una mari­posa en la máquina de escri­bir. La vida trá­gica de John Ken­nedy Toole y la extra­or­di­na­ria his­to­ria de ‘La con­jura de los necios’. Lo vamos a devorar.

M: Y nues­tra vora­ci­dad por G.K. Ches­ter­ton tam­poco tiene lími­tes, así que, aco­ge­mos con albo­rozo el cómic de El hom­bre que fue jue­ves  (Nór­dica). Se trata de la pri­mera incur­sión en la novela grá­fica de la ilus­tra­dora María Gómez-Pintado que ha inver­tido dos años en el desa­rro­llo del pro­yecto. Esté­ti­ca­mente, nos atrapa a pri­mera vista, habrá que echarle mere­ci­das aten­cio­nes. Sin olvi­dar la gran ense­ñanza del maes­tro, claro: «la aven­tura podrá ser loca pero el aven­tu­rero ha de ser cuerdo».

B: Vol­viendo al humor y a la deglu­ción de papel impreso: nos hemos ven­ti­lado con avi­dez el nuevo libro de Manuel Vilas, este Sete­cien­tos millo­nes de rino­ce­ron­tes (Alfa­guara), que forma una suerte de uni­dad con El hun­di­miento (Visor), el tre­mendo poe­ma­rio con el que ha ganado el XVII pre­mio Gene­ra­ción del 27, y con­firma su con­di­ción de pro­sista de pri­mera. Una obra incla­si­fi­ca­ble entre el libro de rela­tos, la novela, el ensayo y el bes­tia­rio. O “mono­bes­tia­rio”, en pro­pias pala­bras de su autor durante la entre­vista que le hici­mos hace unos días en Espa­cio LEER y que publi­ca­re­mos en nues­tro extra de Verano; por­que es el rino­ce­ronte, su inquie­tante y ambi­gua con­di­ción, el vehículo de las pasio­nes e incer­ti­dum­bres de los huma­nos que afron­tan los divor­cios, las muer­tes, las dip­so­ma­nías y demás neu­ro­sis de este exce­lente arte­facto lite­ra­rio que por­que pri­mero des­con­cierta, luego rego­cija doble­mente. Y es que ya nos dijo Vilas: “un escri­tor debe huir del abu­rri­miento”. Por cierto, me acaba de lle­gar por correo de manos del pro­pio Manuel su otro noví­simo libro, Wild Side España (Ima­gine Edi­cio­nes), X Pre­mio Lla­nes de Via­jes de Ámbito Cul­tu­ral de El Corte Inglés. Muchas ganas de leer sus aven­tu­ras siguiendo a Lou Reed por nues­tro país.

M: Entre mis debi­li­da­des más per­so­na­les, la edi­to­rial Giga­mesh. No debe­ría pre­pa­rarme el carrito sino acon­di­cio­nar un carro­mato para car­gar con todos los títu­los del sello que bus­caré en la Feria. Claro, de entre todos, dos muy espe­cia­les y conec­ta­dos ínti­ma­mente con lo más román­tico del número de junio de LEER: La fuerza de su mirada y Ocúl­tame entre las tum­bas. ¡Larga vida al maes­tro Tim Powers!

B: Otro libro que es carne de Feria: los Cuen­tos de Hadas de Hans Chris­tian Ander­sen que acaba de publi­car Libros del Zorro Rojo en tra­duc­ción de Enri­que Ber­nár­dez y con ilus­tra­cio­nes de Harry Clarke. La edi­ción es una joya con el mar­chamo de cali­dad habi­tual del Zorro: recu­pera la ver­sión publi­cada en 1916 en Lon­dres y en 1922 en Nueva York repro­du­ciendo cui­da­do­sa­mente las imá­ge­nes de uno de los 125 ejem­pla­res fir­ma­dos y nume­ra­dos por el artista de una pri­mera edi­ción limi­tada. Sumer­girse de la mano maes­tra de Clarke en el mundo oní­rico de rela­tos como Pul­gar­cita, El traje nuevo del empe­ra­dor, El patito feo, La sire­nita, El valiente sol­da­dito de plomo y así hasta 22 es una expe­rien­cia esté­tica de pri­mer orden.

M: Otra cita que no me per­deré: la de Belén Ester Casas en la caseta de Edi­cio­nes Encuen­tro  (nº 264), el domingo 7 de junio. Lle­varé mi ejem­plar de En tie­rra de hom­bres. Por­que me interesa mucho el femi­nismo en el cine con­tem­po­rá­neo. ¡Qué sim­pá­tico el capri­cho que se regala con su «Carta de amor a Meryl Streep» en el epí­logo! Aun­que son «Las súper­he­roí­nas de la Mar­vel y las heroí­nas del cine de acción» lo que más me interesa, así como las aten­cio­nes a «La nueva come­dia román­tica». Me quedo exta­siada ante la ima­gen de Uma Thurma con la katana en Kill Bill: Volu­men 1 de Quen­tin Taran­tino (2003), a la que alude como «la mejor pelí­cula de acción de los últi­mos años con una heroína como pro­ta­go­nista que busca la ven­ganza por el ase­si­nato de su hija»… y qué puedo decir ante el foto­grama arre­ba­ta­dor de mi que­rida Brid­get Jones (Sha­ron Maguire, 2001), a la que refe­ren­cia como «la frá­gil y acom­ple­jada que supo reírse de las inse­gu­ri­da­des y tor­men­tos de la sol­te­ría pos­mo­derna en tono de come­dia». Oye, B., «a  pesar de ser un libro sobre muje­res, no es un libro exclu­si­va­mente para muje­res», así que no tie­nes excusa para no acompañarme.

B: ¡Cierto! Y para que no haya público sin libro en este pri­mer finde de Feria: reco­men­da­mos viva­mente para los cha­va­les El viaje del vikingo soña­dor (Alfa­guara Infan­til), una aven­tura en verso de Ana Merino con mara­vi­llo­sas ilus­tra­cio­nes de Max. “Escribí este poema épico aven­tu­rero en dos luga­res mági­cos y muy dis­tan­tes. Se me ocu­rrió en Iowa City, en el Medio Oeste ame­ri­cano, pero lo ter­miné en el cas­ti­llo Hawt­horn­den de Edim­burgo”, con­fiesa Ana en la pri­mera página de esta obra que es una ver­da­dera joya, tan buena como aque­llas que cuando somos adul­tos recor­da­mos como las que cimen­ta­ron nues­tra sen­si­bi­li­dad. El tán­dem Merino-Max fun­ciona como pocos en el pano­rama del infan­til.

 B&M #LEER­sin­prisa