Fundación Castañé: un retablo del terrible siglo xx

006

Lo que comenzó hace casi 30 años como el afán colec­cio­nista de un apa­sio­nado de la His­to­ria ha ter­mi­nado con­fi­gu­rando uno de los fon­dos docu­men­ta­les pri­va­dos más impor­tan­tes de nues­tro país. Más de 10.000 docu­men­tos sobre los gran­des con­flic­tos del pasado reciente reuni­dos para pro­mo­ver la paz en el futuro. Hoy se ha publi­cado que parte de ellos pasa­rán a for­mar parte de los fon­dos de la Haugh­ton Library de Har­vard tras fra­ca­sar las con­ver­sa­cio­nes con el Minis­te­rio de Cul­tura para que per­ma­ne­cie­ran en España. Res­ca­ta­mos por ello el repor­taje de BORJA MARTÍNEZ que publi­ca­mos en diciem­bre de 2011, el pri­mero que se hizo eco en nues­tro país de la impor­tante labor de la Fun­da­ción José María Cas­tañé.

Una carta de Sta­lin a su hija Svetlana en la que un ren­dido Koba le pide a su gorrion­cito que le envíe “unas cuan­tas dece­nas de tru­chi­tas” de esas que tanto le gus­tan. La misiva remi­tida a Franco por una novia de José Anto­nio Primo de Rivera pre­gun­tando por el para­dero del fun­da­dor de Falange pocos días des­pués de su eje­cu­ción, y la fría res­puesta tele­grá­fica del cuar­tel gene­ral del Cau­di­llo reco­no­ciendo igno­rar el para­dero de “dicho señor”. Varias pági­nas de la agenda de Wins­ton Chur­chill durante la Segunda Gue­rra Mun­dial. La genea­lo­gía encar­gada por Hein­rich Himm­ler para cer­ti­fi­car la pureza aria y cen­te­na­ria de su san­gre. El plan de escape del Enola Gay con­ce­bido en pre­vi­sión de que el lan­za­miento de la bomba ató­mica sobre Hiros­hima saliera mal…

A su pasión por el arte, Cas­tañé sumó a fina­les de los 80 una fas­ci­na­ción adi­cio­nal: los docu­men­tos históricos

Esto es sólo una mues­tra de los más de 10.000 docu­men­tos ori­gi­na­les, sor­pren­den­tes y escla­re­ce­do­res que con­serva la Fun­da­ción José María Cas­tañé, una ins­ti­tu­ción insó­lita en nues­tro país creada en torno al fondo acu­mu­lado durante los últi­mos 25 años por su pre­si­dente y crea­dor.
Bis­nieto de Joa­quín Costa, eco­no­mista e inge­niero indus­trial, empre­sa­rio y finan­ciero, miem­bro del patro­nato del Museo del Prado y aca­dé­mico corres­pon­diente de la Real Aca­de­mia de la His­to­ria, José María Cas­tañé Ortega (San Sebas­tián, 1938) es un vete­rano y con­su­mado colec­cio­nista. Su reper­to­rio de arte con­tem­po­rá­neo y van­guar­dias rusas se encuen­tra entre los mejo­res de España. Prueba de ello es que la Fun­da­ción Juan March contó con cinco de sus obras para el mon­taje de la expo­si­ción dedi­cada a Alek­sandr Dei­neka en 2011.

023

Sala prin­ci­pal de la Fun­da­ción José María Cas­tañe en Madrid (repor­taje grá­fico: Ricardo Torres).

A su pasión por el arte, Cas­tañé sumó a fina­les de los años 80 una fas­ci­na­ción adi­cio­nal: los docu­men­tos his­tó­ri­cos. Poco des­pués de la muerte de uno de sus hijos, y casi a modo de tera­pia, comenzó a bus­car y adqui­rir todo tipo de mate­ria­les ori­gi­na­les –foto­gra­fías, dis­cur­sos, car­tas, tele­gra­mas, car­te­les, pas­qui­nes, revis­tas, ban­de­ras, mapas de ope­ra­cio­nes béli­cas…– rela­cio­na­dos con la his­to­ria con­tem­po­rá­nea. Lo que empezó como afi­ción ter­minó gene­rando un valio­sí­simo fondo docu­men­tal, y en 2004 Cas­tañé creó la fun­da­ción que lleva su nom­bre para su ade­cuada con­ser­va­ción y difusión.

Son los gran­des con­flic­tos del siglo XX, par­ti­cu­lar­mente la Segunda Gue­rra Mun­dial, tam­bién la Gue­rra Civil Espa­ñola, los que arti­cu­lan el grueso de una colec­ción que, según la Fun­da­ción, pre­tende favo­re­cer el cono­ci­miento de los “erro­res, atro­pe­llos masi­vos y sin­ra­zo­nes” que han pro­vo­cado gran­des sufri­mien­tos colec­ti­vos y la des­truc­ción masiva de paí­ses y pue­blos, y ayu­dar con ello, en pala­bras del pro­pio Cas­tañé, a que “las gene­ra­cio­nes veni­de­ras se abs­ten­gan de rein­ci­dir en ellos”. “Que pue­dan ver por sí mis­mas el horror de la gue­rra. Que no se lo cuen­ten, sino que pue­dan verlo y tocarlo”, explica a LEER María Jesús Escri­bano, vice­pre­si­denta de la Fundación.

Un curioso sub­gé­nero docu­men­tal se encuen­tra en el ger­men del archivo Cas­tañé. Tras des­cu­brir en una libre­ría de Nueva York la exis­ten­cia de todo un comer­cio inter­na­cio­nal de foto­gra­fías fir­ma­das de líde­res mun­dia­les, Cas­tañé comenzó en 1987 su pro­pia colec­ción con un retrato de Char­les de Gau­lle. Hoy cuenta con más de 400, la mitad de las cua­les pue­den verse en la sede de la Fun­da­ción en Madrid.

028

Una res­pe­ta­ble finca cons­truida a comien­zos del siglo XX en la madri­leña calle For­tuny alberga el amplio piso (refor­mado en su momento por los arqui­tec­tos Ába­los y Herre­ros para la Gale­ría Pepe Cobo) que desde 2010 sirve de sede a la Fun­da­ción. Allí se expone una parte de sus fon­dos, ape­nas el 5 por cierto. “Todo lo ha col­gado el pro­pio José María”, afirma Escri­bano, sub­ra­yando el íntimo com­pro­miso de Cas­tañé con su cria­tura.

Cua­tro salas aco­gen esa pequeña pero sig­ni­fi­ca­tiva selec­ción del rico patri­mo­nio docu­men­tal de la Fun­da­ción. La pri­mera de ellas está con­sa­grada a su colec­ción de foto­gra­fía artís­tica y docu­men­tal. Son más de 70 imá­ge­nes de reco­no­ci­dos fotó­gra­fos, espe­cial­mente sovié­ti­cos, toma­das durante su Gran Gue­rra Patria (la manera rusa de refe­rirse a la gue­rra con­tra la Ale­ma­nia nazi durante la Segunda Gue­rra Mun­dial). Des­ta­can varias ins­tan­tá­neas de Yev­geni Khal­dei, entre ellas la mítica foto­gra­fía del sol­dado sovié­tico plan­tando la ban­dera sovié­tica en la cubierta del Reichs­tag el 2 de mayo de 1945. Tam­bién hay una nota­ble selec­ción del tra­bajo rea­li­zado durante la Gue­rra Civil por Agustí Cen­te­lles.

La Fun­da­ción pre­tende favo­re­cer el cono­ci­miento de los «erro­res, atro­pe­llos masi­vos y sin­ra­zo­nes» del siglo XX para que «las gene­ra­cio­nes veni­de­ras se abs­ten­gan de rein­ci­dir en ellos»

Ade­más de nume­ro­sos car­te­les de pro­pa­ganda polí­tica y bélica de España, Esta­dos Uni­dos, Fran­cia, Ale­ma­nia la Unión Sovié­tica o China, la sala prin­ci­pal acoge la ya men­cio­nada colec­ción de foto­gra­fía autó­grafa. Son más de 200 retra­tos de líde­res polí­ti­cos y mili­ta­res de los cinco con­ti­nen­tes. Incluye una de las pocas fotos fir­ma­das de Sta­lin –se cree que sólo exis­ten cinco en todo el mundo–. Toda­vía reciente la con­tro­ver­tida eje­cu­ción de Mua­mar el Gadafi, llama espe­cial­mente la aten­ción la ima­gen son­riente del dic­ta­dor libio, todo un galán medi­te­rrá­neo en el apo­geo de su revolución.

Una mis­ce­lá­nea de obje­tos y docu­men­tos cuelga de las pare­des de la ter­cera sala: pro­pa­ganda anti­se­mita edi­tada durante el nazismo, un car­tel publi­ci­ta­rio de Mein Kampf, un ejem­plar impreso del lla­ma­miento “a todos los fran­ce­ses” rea­li­zado por el Gene­ral de Gau­lle a tra­vés de la BBC tras la firma por Pétain del armis­ti­cio con Ale­ma­nia en junio de 1940, sen­das ban­de­ras de dos sub­ma­ri­nos, uno ale­mán y otro sovié­tico, el ban­de­rín de un sar­gento de la Legión Cón­dor con las ense­ñas fran­quista, falan­gista, ita­liana, nazi, marro­quí y por­tu­guesa; una foto­gra­fía pano­rá­mica de la sala del Pro­ceso de Nurem­berg durante una sesión o un espec­ta­cu­lar boceto del ban­qui­llo de los acu­sa­dos rea­li­zado en 1946 por la artista bri­tá­nica Laura Knight.

026

Boceto del ban­qui­llo de Nurem­berg, por Laura Knight.

Pre­ci­sa­mente esta obra ilus­tra la por­tada del catá­logo de la expo­si­ción sobre el pro­ceso de Nurem­berg que en 2007 pudo verse en el Círculo de Bellas Artes de Madrid y el Salón de Expo­si­cio­nes del Ayun­ta­miento de Valla­do­lid. El archivo del juez nor­te­ame­ri­cano Ben­ja­min Kaplan y otros docu­men­tos rela­cio­na­dos con el pro­ceso, todos ellos per­te­ne­cien­tes a la Fun­da­ción, sir­vie­ron para tra­mar una mues­tra que explica de manera trans­pa­rente “lo que sig­ni­ficó el nacio­nal­so­cia­lismo ale­mán y cómo tuvo que res­pon­der de sus crí­me­nes”, en pala­bras de César Vidal, su comisario.

Aque­lla fue la pri­mera y única expo­si­ción orga­ni­zada hasta la fecha por la Fun­da­ción. La cri­sis eco­nó­mica frus­tró otros pro­yec­tos. En 2011, coin­ci­diendo con el Año Dual España-Rusia y el setenta aniver­sa­rio de la Ope­ra­ción Bar­ba­rroja, estaba pre­vista una mues­tra dedi­cada al plan de Hitler para la inva­sión de la Unión Sovié­tica. Esta y otras pro­pues­tas per­ma­ne­cen en el cajón de la Fun­da­ción a la espera de obte­ner los fon­dos nece­sa­rios para lle­var­las a cabo.

En la cuarta sala de su sede el per­so­nal de la Fun­da­ción con­vive con más foto­gra­fías y docu­men­tos. Hay un rin­cón dedi­cado a la carrera espa­cial, otro a la inves­ti­ga­ción nuclear; una selec­ción de imá­ge­nes del archivo per­so­nal de Ser­gei Smir­nov, jefe de foto­gra­fía del dia­rio Izves­tia en época de Brezh­nev; hasta una impre­sio­nante ima­gen del cen­tro de Man­hat­tan tomada por Tho­mas Hoep­ker el 11 de sep­tiem­bre de 2001. La enu­me­ra­ción de teso­ros foto­grá­fi­cos y docu­men­ta­les sería inter­mi­na­ble. Domina la estan­cia un impre­sio­nante mural com­puesto por los retra­tos de Franco y sus gene­ra­les durante la Gue­rra Civil rea­li­za­dos por Jalón Ángel para la edi­ción del álbum con­me­mo­ra­tivo For­ja­do­res de Impe­rio, con la par­ti­cu­la­ri­dad de que se trata del ejem­plar per­so­nal del pro­pio Cau­di­llo. Las lámi­nas han sido dis­pues­tas alre­de­dor de una colec­ción de car­to­gra­fía de gue­rra del bando nacio­nal y del Corpo Truppe Volon­ta­rie que operó en España durante la Gue­rra Civil.

Todo lo expuesto no es más que la punta del ice­berg del fondo de la Fun­da­ción. Cuen­tan por ejem­plo con 75 álbu­mes de foto­gra­fía bélica iné­dita. Más de 9.000 ins­tan­tá­neas toma­das por sol­da­dos y otros per­so­na­jes anó­ni­mos durante la Gue­rra Civil y la Segunda Gue­rra Mun­dial. La colec­ción rela­cio­nada con la Segunda Gue­rra Mun­dial y los paí­ses invo­lu­cra­dos en ella cuenta con tes­ti­mo­nios de excep­ción: el docu­mento de “máxima urgen­cia” fechado en diciem­bre de 1942 con el que el gene­ral Mont­go­mery soli­ci­taba com­bus­ti­ble para avan­zar hacia Trí­poli; el dis­curso de Char­les de Gau­lle del 15 de mayo de 1945 ante la Asam­blea Cons­ti­tu­yente con ano­ta­cio­nes manus­cri­tas; las gale­ra­das de un artículo de Pravda sobre el pacto ger­mano sovié­tico con correc­cio­nes de Sta­lin y Molo­tov de su puño y letra; las fichas ínte­gras del campo de Bergen-Belsen cuando fue libe­rado por los ingleses…

044

Mapas de la Gue­rra Civil Espa­ñola y retra­tos de Franco y sus gene­ra­les fir­ma­dos por Jalón Ángel.

La hete­ro­ge­nei­dad del archivo de la Fun­da­ción podría dar la impre­sión de que se trata de una excén­trica acu­mu­la­ción de docu­men­tos valio­sos rea­li­zada sin orden ni con­cierto. Nada de eso. “Cons­ti­tuye un cor­pus. Cada pieza, cada docu­mento tiene su razón de ser y de estar”, aclara María Jesús Escri­bano. El fondo, que se encuen­tra en un avan­zado pro­ceso de digi­ta­li­za­ción, está dis­po­ni­ble para todos aque­llos inves­ti­ga­do­res que estén intere­sa­dos en su con­sulta. La Fun­da­ción está abierta a la visita de gru­pos con­cer­ta­dos y per­so­nas que demues­tren un inte­rés cierto por la colec­ción. Tam­bién a la dona­ción. Escri­bano mues­tra a LEER dos dibu­jos entre­ga­dos por Eduardo Arroyo, “un apa­sio­nado de la Fun­da­ción”. Un club de apa­sio­na­dos entre los que se encon­traba el direc­tor de la Real Aca­de­mia de la His­to­ria, Gon­zalo Anes (ya en octu­bre de 2009, Anes fir­maba en LEER un artículo en el que daba cuenta del des­cu­bri­miento en el fondo de la Cas­tañé de una carta de marzo de 1937 en la que el minis­tro de Estado de la Repú­blica, Ángel Oso­rio y Gallardo, pre­veía la crea­ción de una uni­ver­si­dad espa­ñola en el exi­lio mexi­cano). Raro es que quien tras­pasa las puer­tas de la Fun­da­ción Cas­tañé no quede pren­dado de este fondo rico e insó­lito en nues­tro país.

BORJA MARTÍNEZ

Una ver­sión de este artículo fue publi­cada en el número 228, Extra de Navi­dad 2011, de la Revista LEER.

Hay un comentario

Escribe una respuesta

el milagro original del leer

resucitar

Adriana Hidalgo

Lucia Berlin

vervuert

navona

dracena

canalla

cazador de ratas

tan poca vida

el innombrable

club leteo