Un Mahler sorprendente

EN EL RECURSO DEL MANUSCRITO ENCONTRADO se apo­yan muchos escri­to­res con mayor o menor for­tuna. En el caso de El ángel de Mah­ler esta­mos en el pri­mer supuesto. La bar­ce­lo­nesa Núria L. de San­tiago nos cuenta en una nota ini­cial cómo el texto que ahora saca a la luz, las memo­rias de Eli­za­beth Mah­ler (Ham­burgo, 1882-Weimar, 1971), fue hallado por Aurore Mon­taya en 1972 en un mis­te­rioso y aban­do­nado cofre en una casa sola­riega situada en Le Havre, loca­li­dad de la Alta Nor­man­día fran­cesa. Aurore Mon­taya era amiga de su madre y de esta forma fue a parar a sus manos tan pre­cioso legado. Con esta novela, que se abre con un pró­logo de Anto­nio Gala, Núria L. de San­tiago, de etnia gitana, debuta en la narra­tiva, ofre­cién­do­nos una suge­rente carta de presentación.

El relato, en pri­mera per­sona, nos sumerge en la figura del insigne com­po­si­tor y direc­tor de orquesta Gus­tav Mah­ler (1860–1911), plan­teán­do­nos una visión nove­dosa de su vida, sur­cada por ava­ta­res y secre­tos sor­pren­den­tes, mar­ca­dos en oca­sio­nes por la tra­ge­dia: “Es nece­sa­rio”, con­fiesa Eli­sa­beth, “que lo cuente con el cora­zón abierto al amor, a la ver­dad, a la pureza, y que res­cate el ines­ti­ma­ble recuerdo de ese ser sublime que fue mi ado­rado Gus­tav, del negro pozo de impre­ci­sio­nes absur­da­mente ver­ti­das sobre él”. Junto al com­po­si­tor des­fi­lan per­so­na­li­da­des como su tan caris­má­tica como polé­mica mujer, Alma Mah­ler, el empe­ra­dor Fran­cisco I de Aus­tria, el tenor Caruso o el conde Romá­nov, en un fresco de la Europa de entre siglos. Ele­men­tos de novela román­tica e his­tó­rica se cru­zan en esta obra que Anto­nio Gala reco­mienda con fer­vor: “Leed este libro, en que apa­re­cen la fe, la ética, la lírica, la épica como sumi­sas escla­vas de la gran ver­dad del amor imposible”.

CARMEN R. SANTOS

mahlerEL ÁNGEL DE MAHLER
Nuria L. de Santiago
Bella­te­rra. Bar­ce­lona, 2014
796 pági­nas. 23,90 euros
 

Para saber más:

· Entre­vista con Nuria L. de San­tiago en La 2 de TVE.

Una ver­sión de esta reseña ha sido publi­cada en el número 254, Extra de Verano 2014, de la Revista LEER (cóm­pralo o sus­crí­bete aquí).

Hay 4 comentarios

  • Responder septiembre 19, 2014

    Manuel Hurtado

    Comencé a leer este libro con cierto escep­ti­cismo. Cuando lo ter­mine en menos de una semana, tuve que admi­tir que, sor­pren­den­te­mente y pese a mi nega­tiva a admi­tirlo, seguía siendo fiel a los este­reo­ti­pos y racista a carta cabal. Y he de darle las gra­cias a Núria L. de San­tiago no sólo por haber­los hecho papi­lla, sino por rega­lar­nos esta mara­vi­llosa his­to­ria que sor­prende por su fres­cura, por su belleza, por su maes­tría dis­fra­zada de sen­ci­llez en el domi­nio del idioma, y por su genia­li­dad en la cons­truc­ción de per­so­na­jes que sal­tan de las pági­nas y casi los ves pasear por la sala, de tiem­pos y luga­res a dónde te lleva con un rea­lismo indes­crip­ti­ble, y situa­cio­nes que se te impreg­nan en la piel. Yo la llamo «la novela de los sabo­res y de las sen­sa­cio­nes».
    Gra­cias a D. Anto­nio Gala por haberse dado cuenta de que esta autora escribe y cito: «Como los gran­des ingle­ses que, hace siglos, escri­bie­ron hechos inol­vi­da­bles». Por adver­tir que escribe desde lo sal­vaje que todos lle­va­mos den­tro, desde el cora­zón, y que uti­liza su pri­vi­le­giado cere­bro para trans­mi­tir sen­ti­mien­tos, y no para con­ver­tir­los en «acep­ta­bles», como la mayo­ría de escri­to­res adies­tra­dos en con­tar­nos his­to­rias cien veces contadas.

  • Responder septiembre 19, 2014

    Sofía

    No he sido admi­ra­dora de Mah­ler hasta que la autora me hizo cono­cerlo de esta forma tan sor­pren­dente. Impre­sio­nante his­to­ria, tan increí­ble­mente bien narrada, tan cine­ma­to­grá­fica, que ves a los per­so­na­jes como si se tra­tara de una pelí­cula.
    Gra­cias por esos momen­tos tan emo­cio­nan­tes.
    Espero ya la pró­xima publicación.

  • Responder septiembre 20, 2014

    Miguel Ángel Domínguez

    Cuanto le puse las manos encima no sabía que con­si­de­ra­ría El ángel de Mah­ler como una de las nove­las más fas­ci­nan­tes que he tenido el pla­cer de leer en muchos años. Y estoy des­con­cer­tado. ¿Cómo es posi­ble que uno de los mejo­res libros de la década y una de las mejo­res escri­to­ras de nues­tro país no esté más publi­ci­tada?
    Estas cosas due­len suce­der aquí. Des­pués nos sor­pren­de­mos de que nues­tros genios se mar­chen a otros luga­res donde sí se valora lo real­mente bueno.
    Un fuerte abrazo y todos mis res­pe­tos, doña Nuria.

  • Responder octubre 18, 2014

    Lolo Sánchez

    He asis­tido a dos pre­sen­ta­cio­nes de la autora en Madrid, y a la última que hizo ayer mismo en Bada­joz ante el alcalde de la ciu­dad y otras per­so­na­li­da­des del mundo de la cul­tura. Y ha roto todos mis esque­mas, ade­más de afian­zarme en la idea de que un genio no tiene por qué ir de divo por la vida. Su sen­ci­llez es fabu­losa, y su mag­ne­tismo indescriptible.También he leído en dife­ren­tes foros y en los comen­ta­rios de otras entre­vis­tas la extra­ñeza que causa que un libro tan sen­sa­cio­nal como este no haya sido publi­cado por las gran­des edi­to­ria­les de este país. No os extra­ñéis. El ángel de Mah­ler es tan rompe­dor, tan demo­le­dor, está tan genial­mente escrito y se sitúa tan fuera de los este­reo­ti­pos, que la extra­ñeza ha sido la de los edi­to­res que ni siquiera han sabido como cata­lo­garlo.
    Un doce sobre diez para esta genial escri­tora, que pasa de ser polí­ti­ca­mente correcta y dice lo que quiere y como quiere, y que se negó a que recor­ta­ran y mol­dea­ran su novela para hacerla más acce­si­ble a quie­nes están acos­tum­bra­dos a lo descafeinado..

    Gra­cias por demos­trar que toda­vía que­dan inte­lec­tua­les con cora­zón y no solo seso, y que aún pode­mos tener espe­ranza en que los escri­to­res de raza como usted, doña Núria, nos cuen­ten his­to­rias con alma y corazón.

    Yo tam­bién espero su pró­xima his­to­ria con ver­da­dera ansiedad.

Escribe una respuesta

resucitar

Adriana Hidalgo

Lucia Berlin

albert vuelve a casa

vervuert

navona

dracena

canalla

cazador de ratas

tan poca vida

el innombrable

club leteo