La primavera del libro antiguo

009rec

El pres­ti­gio de la pátina es un valor en alza. Lejos de sucum­bir ante el bri­llo ace­rado de los acce­so­rios tec­no­ló­gi­cos que hoy mar­can el com­pás de nues­tros deseos, la hue­lla del uso está cada vez más coti­zada. Un traje nuevo siem­pre fue una vul­ga­ri­dad, pero ahora incluso un mue­ble en buen estado resulta sos­pe­choso. La apre­cia­ción del ras­guño ya se deja sen­tir en la pro­duc­ción en serie de todo tipo de obje­tos, y no sólo se repro­du­cen dise­ños des­ca­ta­lo­ga­dos, sino que salen de fábrica con un cal­cu­lado des­cas­ca­ri­llado o un opor­tuno desgarro.

En esta apo­teo­sis vin­tage, los pro­ta­go­nis­tas del número de octu­bre de LEER enca­ja­rían a la per­fec­ción. Los libre­ros de viejo o de lance, en sus diver­sas varian­tes –desde los que se ocu­pan del alu­vión de libro usado a los cus­to­dios de los más exqui­si­tos teso­ros biblio­grá­fi­cos–, tra­fi­can con una mer­can­cía añosa, con mucha his­to­ria den­tro y tras de sí, y que sin­to­niza muy bien con las ansias de arraigo de esta socie­dad volá­til. Cho­can, sin embargo, con una mayo­ría insen­si­ble al antaño imba­ti­ble pres­ti­gio del libro.

Pese a todo, su nego­cio sigue vivo. Quizá por­que en el pla­neta biblio­pola (el viejo tér­mino que les da nom­bre y que Ada del Moral uti­liza con frui­ción en las pági­nas del número de octu­bre de LEER) sigue bri­llando una estre­lla que hace ya tiempo que se apagó. Unos siguen ocu­pán­dose de los ejem­pla­res que ya no que­re­mos, de la enci­clo­pe­dia obso­leta, de la biblio­teca de clá­si­cos popu­la­res de la tía abuela recién falle­cida, o de ese puñado de libros que­ri­dos que sirve a más de uno para tra­tar de lle­gar a fin de mes –¿se acuer­dan de Magi­cal Girl, la pelí­cula de Car­los Ver­mut?–. Otros satis­fa­cen la curio­si­dad, el ansia colec­cio­nista o el feti­chismo de la socie­dad secreta de los biblió­fi­los exquisitos.

La mayo­ría de los libre­ros con­vo­ca­dos por LEER per­te­ne­cen de una u otra manera a esta segunda cate­go­ría, pero a noso­tros nos gus­tan todos. Nos gus­tan los libros y nos gus­tan vie­jos. Por eso, coin­ci­diendo con la 27ª edi­ción de la Feria de Otoño del Libro Viejo y Anti­guo de Madrid, que se cele­bra en el Paseo de Reco­le­tos de la capi­tal hasta el pró­ximo 18 de octu­bre, dedi­ca­mos la por­tada de LEER a un sec­tor que, lejos de resig­narse, se adapta a los nue­vos tiem­pos, se renueva gene­ra­cio­nal­mente y busca nue­vos adep­tos.

PORTADA266

Por­tada de octu­bre de 2015, número 266, de la Revista LEER. El pro­ta­go­nista es Alfonso Riu­da­vets, librero de la cuesta de Moyano de Madrid foto­gra­fiado por Ricardo Torres.

Los biblio­po­las toman la pala­bra en nues­tras pági­nas enca­be­za­dos por Gui­llermo Bláz­quez, pro­pie­ta­rio de la libre­ría del mismo nom­bre y pre­si­dente del Gre­mio Madri­leño de Libre­ros de Viejo, y secun­da­dos por un ilus­tre colega de Sevi­lla, el tam­bién librero y edi­tor Abe­lardo Lina­res, de Rena­ci­miento. Ade­más, Ada del Moral repasa la his­to­ria del ofi­cio en un exce­lente repor­taje. Ella misma acude a Moyano, cuya feria del libro esta­ble, única en su género en todo el mundo, cum­ple 90 años enca­ra­mada a la madri­leña cuesta que le da nom­bre.  Su inqui­lino más vete­rano, Alfonso Riu­da­vets, que pone ros­tro al gre­mio desde nues­tra por­tada y regenta con guar­da­polvo y mane­ras incon­fun­di­bles la caseta número 15, nos des­vela el secreto de su exce­lente biblio­teca. Y el escri­tor Jorge Carrión, autor de Libre­rías, pone la coda con un apa­sio­nado elo­gio a Moyano.

Una vez más, LEER se com­pro­mete con los libre­ros, en esta oca­sión con los de viejo. Cree­mos que la estre­lla no se ha apa­gado. Sea en modo colec­cio­nista, curioso o feti­chista, exhor­ta­mos a los lec­to­res a que prac­ti­quen la ele­gan­cia social de la biblio­fi­lia. Y a que lo hagan con el último número de LEER, Nue­vos lan­ces del libro anti­guo, bajo el brazo. Ya en kios­cos y libre­rías de toda España (tam­bién pue­des sus­cri­birte aquí).

Hay 2 comentarios

Escribe una respuesta

el milagro original del leer

resucitar

Adriana Hidalgo

Lucia Berlin

vervuert

navona

dracena

canalla

cazador de ratas

tan poca vida

el innombrable

club leteo