Hergé definitivo

HERGÉ, HIJO DE TINTIN (Con­fluen­cias) es un libro defi­ni­tivo, con­tun­dente y para con­sulta habi­tual de tin­ti­nó­fi­los y otras gen­tes adic­tas al per­so­naje más popu­lar del tebeo euro­peo. Un lugar dispu­tado, pero que este libro reconfirma.

Hergé

Qui­nien­tas cin­cuenta y siete den­sas pági­nas en ocho capí­tu­los pre­ña­dos de datos y apor­tes de años de inves­ti­ga­ción ava­lan cuanto deci­mos. Qui­zás sea este el libro que más per­dure y se con­vierta en refe­rente para cuan­tos se acer­quen al legen­da­rio repor­tero de papel que nunca escri­bió una sola cró­nica periodística.

Con 85 años a cues­tas, este héroe de la his­to­rieta belga se expan­dió desde Bru­se­las al mundo entero a par­tir de su apa­ri­ción en un perió­dico cató­lico en 1929. Le Ving­tième Siè­cle aco­gió la obra ilus­tra­dora e his­to­rie­tista de un joven lla­mado Geor­ges Remi, que fir­maba como Hergé, un acrós­tico de sus ini­cia­les nom­bre y ape­llido inver­ti­dos. Con una per­ti­na­cia asom­brosa, el joven empleado del dia­rio fue ascen­diendo en la con­si­de­ra­ción de sus supe­rio­res, de tal modo que hasta el con­fia­ron un suple­mento infan­til titu­lado Le Petit Ving­tième, que sería donde apa­re­ce­rían las pri­me­ras his­to­rie­tas de “Tin­tin” una espe­cie de boy scout por libre.

Como esas pri­me­ras aven­tu­ras eran un reco­rrido por la Rusia sovié­tica, el impacto en Bél­gica y el resto de Europa fue muy con­si­de­ra­ble. La revo­lu­ción rusa y el nuevo estado sovié­tico era una refe­ren­cia inevi­ta­ble en la opi­nión pública mun­dial. Todos que­rían saber lo que se estaba cociendo al Este de Europa y las pro­pues­tas socia­les y polí­ti­cas que de allí podían derivarse.

Cuando las aven­tu­ras de Tin­tín en el país de los soviets se reco­pi­la­ron en un libro-álbum en 1930, cau­sa­ron mul­ti­tud de opi­nio­nes: favo­ra­bles y en con­tra. Los men­to­res ideo­ló­gi­cos del dibu­jante eran fer­vo­ro­sos cató­li­cos y ade­más monár­qui­cos, con lo que se ali­nea­ron en el bando con­ser­va­dor de las corrien­tes euro­peas del momento.

Para más inri, el segundo volu­men de las his­to­rie­tas del per­so­naje reco­pi­la­ban unas aven­tu­ras en el Congo belga, finca par­ti­cu­lar del rey Leo­poldo III. Las crí­ti­cas vol­vie­ron a arre­ciar (y lo han hecho con más fuerza con el paso de los años) aun­que a su crea­dor grá­fico, no le afec­ta­ban mucho.

Pero como Benoît Pee­ters, el autor de este for­mi­da­ble libro, es tam­bién autor de his­to­rie­tas, se ha moles­tado en inves­ti­gar el pro­ceso de crea­ción de los 24 álbu­mes que com­po­nen la serie del per­so­naje, a lo largo de los 56 años que estuvo apa­re­ciendo en for­mato libro. Uno por uno y en detalle.

Pee­ters no rehuye nin­gún asunto, por con­tro­ver­tido que sea, y así se atreve con la vida pública y pri­vada de un crea­dor dis­cu­tido y ala­bado hasta la sacie­dad. Cien­tos de pági­nas se ocu­pan de asun­tos como su cola­bo­ra­ción con las auto­ri­da­des nazis, bajo la ocu­pa­ción en la Segunda Gue­rra Mun­dial y sus roman­ces y el divor­cio de su pri­mera esposa Ger­maine, prin­ci­pal cola­bo­ra­dora pro­fe­sio­nal en los duros años del afian­za­miento del personaje.

En resu­mi­das cuen­tas, un libro apa­sio­nante, denso y com­pro­me­tido con una obra y un autor, muy rele­vante en la cul­tura euro­pea del siglo XX.

LUIS CONDE MARTÍN

Anímate a comentar.

el milagro original del leer

resucitar

Adriana Hidalgo

Lucia Berlin

vervuert

navona

dracena

canalla

cazador de ratas

tan poca vida

el innombrable