El libro en curso de Ricardo Menéndez Salmón

«Nunca he ocul­tado el deseo de que mi obra sea con­tem­plada no como una suce­sión de libros, sino como un único libro con dis­tin­tos ropa­jes». Las pala­bras de Ricardo Menén­dez Sal­món reco­gi­das por Javier Mora­les en la entre­vista con el autor astu­riano que LEER publi­cará el pró­ximo mes de marzo jus­ti­fica, con motivo de la reciente publi­ca­ción de “Niños en el tiempo” (Seix Barral), que nues­tro direc­tor AURELIO LOUREIRO aborde a con­ti­nua­ción la obra del escri­tor astu­riano como una ver­da­dera unidad.
 
 ninos-en-el-tiempo_9788432221019

Las deci­sio­nes edi­to­ria­les, tan­tas veces ines­cru­ta­bles en su deriva pro­mo­cio­nal, de tanto en tanto nos reser­van gra­tas y suge­ren­tes sor­pre­sas. En el año 2007, la apa­ri­ción de una novela de ape­nas ciento cua­renta pági­nas, La ofensa (Seix Barral), situaba en pri­mera línea de aten­ción crí­tica a un escri­tor astu­riano, Ricardo Menén­dez Sal­món, que ya lle­vaba varios años tra­zando el esbozo de su mundo lite­ra­rio. En los cré­di­tos de aquel libro se expli­caba que Menén­dez Sal­món se había licen­ciado en Filo­so­fía pura en la Uni­ver­si­dad de Oviedo, una infor­ma­ción sig­ni­fi­ca­tiva a la hora de valo­rar lo que habrían de deve­lar sus futu­ras novelas.

En mi opi­nión, lo que dis­tin­guía La ofensa de otras nove­las que, tam­bién enton­ces, abor­da­ban la casuís­tica de la Segunda Gue­rra Mun­dial y el alcance de la bar­ba­rie nazi era que iba, mediante ríos de fluir sub­te­rrá­neo, más lejos de la con­mo­ción his­tó­rica y su reflejo en la memo­ria y nos acer­caba a uno de los gran­des temas, el mal en sus per­fi­les más sinies­tros, que ya venían en el pros­pecto de un pro­ducto explo­sivo que lo mismo podía curar que pro­vo­car nue­vas enfermedades.

9788432212321

Como pos­te­rior­mente ava­la­rían otras nove­las suyas, el impacto se pro­dujo por­que, en un momento en que ya empe­za­ban a esca­sear las ale­grías lite­ra­rias, Menén­dez Sal­món no se lanza a pecho des­cu­bierto a la aven­tura de la inda­ga­ción, sino que parte de unas pre­mi­sas férreas engar­za­das en las coor­de­na­das de ese mundo per­so­nal que nece­sita ser ali­men­tado con asun­tos que ofrez­can res­pues­tas a sus con­ti­nuas inte­rro­ga­cio­nes.

Las herra­mien­tas que uti­liza para afian­zar ese mundo nos son fami­lia­res, aun­que a veces las ten­ga­mos por hués­pe­des esqui­vos o recuer­dos leja­nos: la refle­xión des­nuda de cual­quier adhe­ren­cia emo­cio­nal, la disec­ción de la memo­ria con el bis­turí de la cul­tura asi­mi­lada y la pala­bra como prin­ci­pio y fin en si misma.

Son pre­su­pues­tos irre­nun­cia­bles como lo son los asun­tos que pre­ce­den a la inda­ga­ción. Así, la tra­yec­to­ria de este escri­tor se ha man­te­nido den­tro de esos cau­ces invi­si­bles que no hacen sino acre­cen­tar el valor de su bri­llo cuando salen a la super­fi­cie y los gran­des temas reju­ve­ne­cen en la pre­ci­sión con que se suce­den las pala­bras.

Su último libro, Niños en el tiempo, así lo ates­ti­gua. Tres rela­tos que son la misma his­to­ria en busca de las mis­mas res­pues­tas, si bien yendo cada vez más lejos en la inda­ga­ción que, ade­más, nos per­mite intuir que refle­xión no está reñida con sen­si­bi­li­dad (en el número de marzo de LEER pro­fun­di­za­re­mos en este asunto con una entre­vista con el autor).

A rebufo de éste se difunde de nuevo una novela suya edi­tada en 2010, La luz es más anti­gua que el amor, tres momen­tos de una misma vida, tres capí­tu­los de una misma inten­ción, las car­tas cre­den­cia­les de un pro­yecto lite­ra­rio que sigue su curso.

AURELIO LOUREIRO

 

 

Hay un comentario

  • […] con Ricardo Menén­dez Sal­món (a pro­pó­sito del reciente Niños en el tiempo, última pieza de su libro en curso, en Seix Barral), Rafael Balanzá (autor del excelente […]

Escribe una respuesta

el milagro original del leer

resucitar

Adriana Hidalgo

Lucia Berlin

vervuert

navona

dracena

canalla

cazador de ratas

tan poca vida

el innombrable