Hellman, radical y libre

LILLIAN era una mujer tan des­qui­ciada como para hacer caso a Heming­way sobre los “pro­duc­tos bási­cos” que nece­sita un bri­ga­dista y tan astuta como para no preo­cu­parse por con­ver­sa­cio­nes que no enten­día en la España fra­tri­cida con olor a aceite ran­cio. La escri­tora aban­dona desa­zo­nada la gue­rra de román­ti­cos en nues­tro país y llega a una Fran­cia enton­ces segura y fes­tiva en soli­da­ri­dad con la matanza de sus veci­nos y ensor­de­cida por la chá­chara de inte­lec­tua­les vacuos. Hell­man, más cre­yente en Marx que en sus ami­gos, se enfrentó con Wyler a la tira­nía del todo­po­de­roso Goldwyn y des­con­certó con sus pre­gun­tas exte­nuan­tes a su pareja, Das­hiell Ham­mett, más socia­lista que ella, quizá por haber visto de cerca en Rusia las heri­das abier­tas de los des­a­pa­re­ci­dos Man­dels­tam y Ajmá­tova, aun­que su amor no se resin­tiera por este com­pro­miso férreo del autor. No podía ser de otra forma con quien se bur­laba de las difi­cul­ta­des y el dolor, des­per­di­ciando el tiempo en el Holly­wood más cana­lla, al tiempo que enfras­cado en tra­ta­dos de tor­tu­gas mor­de­do­ras como las que cap­tu­ra­ban en su granja de Plea­sant­vi­lle. Api­so­nada por la caza de bru­jas de McCarthy, en este volu­men que reúne Mujer inaca­bada y Pen­ti­mento, la autora com­parte con los lec­to­res sus mejo­res momen­tos con Dot­tie Par­ker, la “huér­fana” que decía no sen­tir el calor del infierno y supo enca­rarse con el Comité de Acti­vi­da­des Anti­ame­ri­ca­nas con su habi­tual des­par­pajo. En Pen­ti­mento revive sus años crom­we­llia­nos y el radi­ca­lismo de los tiem­pos feli­ces baña­dos en alcohol, antes de que la moral del gana­dor se impusiera.

ALICIA GONZÁLEZ

191680-944-1457UNA MUJER CON ATRIBUTOS
Lillian Hell­man
Pró­logo de Ánge­les González-Sinde
Lumen. Bar­ce­lona, 2014
576 pági­nas. 24,90 €
 
Una ver­sión de este artículo apa­rece publi­cada en el número de noviem­bre de 2014, 257, de la edi­ción impresa de la Revista LEER. Dispo­ni­ble en quios­cos y libre­rías de toda España (¡sus­crí­bete!).
 

Para saber más:

  • Entre­vista a Lillian Hell­man en The Paris Review (en inglés).

Anímate a comentar.

el milagro original del leer

resucitar

Adriana Hidalgo

Lucia Berlin

vervuert

navona

dracena

canalla

cazador de ratas

tan poca vida

el innombrable

club leteo