Relatos sociales y fantásticos

En 2014 ha nacido una nueva edi­to­rial, Libros de Ítaca, cuyas pri­me­ras publi­ca­cio­nes son dig­nas de aten­ción. De Rafael Barrett apa­rece Y el muerto nadó tres días, una colec­ción de cuen­tos, rela­tos bre­ves y curio­sas refle­xio­nes, con un intere­sante pró­logo de Fran­cisco Corral, que ya en 2010 se res­pon­sa­bi­lizó de la volu­mi­nosa edi­ción en dos tomos de las Obras Com­ple­tas del autor, publi­ca­das por la edi­to­rial Tan­tín. Apre­ciado por Bor­ges, Roa Bas­tos o Bene­detti, Barrett fue un curioso miem­bro del grupo del 98. Nacido en Torre­la­vega en 1876, tras diver­sas vici­si­tu­des vivió en el Para­guay, y murió, enfermo de tisis, con solo 34 años. Cola­bo­ra­dor en perió­di­cos, escri­bió cien­tos de tex­tos de todo tipo, aun­que en su vida solo llegó a ver reuni­dos algu­nos en un libro. Hijo del natu­ra­lismo, moder­nista, fue un radi­cal crí­tico de su mundo, desde una sin­gu­lar mirada que tiende al anar­quismo, al nihi­lismo, a un exis­ten­cia­lismo pre­cur­sor, con una escri­tura de vigo­rosa calidad.

El libro que ahora se publica reúne más de 50 de sus rela­tos. Muchos de ellos refle­jan situa­cio­nes dra­má­ti­cas mar­ca­das gene­ral­mente por una pers­pec­tiva social, y reco­gen una mul­ti­tud de per­so­na­jes dife­ren­tes. Gente humilde, explo­ta­dos, enfer­mos, desam­pa­ra­dos, alter­nan con juga­do­res, aris­tó­cra­tas, rica­chos impla­ca­bles y des­pó­ti­cos, en cuen­tos rea­lis­tas, oní­ri­cos, pará­bo­las, u home­na­jes a los cuen­tos mara­vi­llo­sos. Hay incluso reyes –el zar ruso tiene angus­tio­sas pre­mo­ni­cio­nes mor­tuo­rias, o el alma del rey Leo­poldo II de Bél­gica, bus­cando a Dios, acaba ence­rrada en un recién nacido con­go­leño, en el cuento del que surge el título del libro–. El con­junto pre­senta extra­or­di­na­ria varie­dad de mati­ces, y lo social no des­truye lo lírico ni lo filo­só­fico, aun­que siem­pre desde una mirada que siente el paso del tiempo y de la muerte, y la per­sis­ten­cia de la injus­ti­cia y del odio. “Antes era un hom­bre, ahora soy un pro­pie­ta­rio”, se dice en uno de los cuen­tos, muchos de ellos resuel­tos como diá­lo­gos tea­tra­les. Tam­bién hay micro-relatos pio­ne­ros en la tra­di­ción lite­ra­ria en len­gua espa­ñola. Una oca­sión muy opor­tuna para cono­cer a uno de nues­tros escri­to­res olvi­da­dos, muchas de cuyas figu­ra­cio­nes siguen ple­na­mente vigen­tes en los días que nos ha tocado vivir.

El segundo libro de la colec­ción, La carpa y otros cuen­tos, está dedi­cado a Daniel Sueiro (La Coruña, 1931– Madrid, 1986), narra­dor, ensa­yista, perio­dista y guio­nista, a quien se puede con­si­de­rar tar­dío miem­bro del lla­mado grupo de los 50. Pro­lo­gado por Fer­nando Valls, el libro reúne catorce cuen­tos, algu­nos con enver­ga­dura de nove­las cor­tas, y se acom­paña de un artículo del autor, «La carre­tera, nuevo per­so­naje lite­ra­rio». En el acer­tado pró­logo, Fer­nando Valls señala que el libro “mues­tra la evo­lu­ción de la prosa narra­tiva de Sueiro, desde el rea­lismo social y el neo­rrea­lismo hasta su decan­ta­ción pos­te­rior hacia un expre­sio­nismo iró­nico, y cierta ten­den­cia a lo kaf­kiano y al simbolismo”.

Sin duda Sueiro cum­ple con el rea­lismo de su tiempo, pero sus cuen­tos tie­nen una pecu­liar mirada de la reali­dad, acaso por los per­so­na­jes –un hombre-anuncio dis­fra­zado de robot que conoce la exis­ten­cia de un curioso com­pe­ti­dor; un obrero que ha matado al capa­taz y se niega a entre­garse a la poli­cía; el modesto pro­pie­ta­rio de un chi­rin­guito al aire libre a quien la lle­gada de los fríos espanta a los clien­tes; el joven tra­ba­ja­dor que se niega a ceder su puesto en el tran­vía…– pero tam­bién por las situa­cio­nes plan­tea­das: el beha­vio­rismo con que se relata un des­en­cuen­tro; el carru­sel de estam­pas colec­ti­vas que sus­cita una hora del día o la espe­ranza en la lote­ría y la suerte… Hay en el con­junto rela­tos lle­nos de extra­ñeza casi fan­tás­tica, como la situa­ción de ese hom­bre que a lo largo del tiempo espera deter­mi­nada lla­mada, que nunca se pro­duce, o la subida impla­ca­ble y fuera de las leyes natu­ra­les, a lo largo de muchas horas, de una agre­siva marea viva.

La anto­lo­gía ofrece tam­bién algu­nas pie­zas que podrían con­si­de­rarse nove­las cor­tas, como la que da título al con­junto, modesta odi­sea de unos ham­brien­tos cómi­cos de la legua, o el “viaje qui­jo­tesco”, en pala­bras del pro­lo­guista, de un mucha­cho en moto, sin des­tino, a lo largo de un curioso pano­rama de la España de la época. Podría entrar tam­bién en el mundo de la novela corta un viaje en tren, a lo largo de una noche, de gen­tes modes­tas que ter­mina trá­gi­ca­mente. Una mag­ní­fica anto­lo­gía de un gran cuen­tista espa­ñol contemporáneo.

JOSÉ MARÍA MERINO es miem­bro de la Real Aca­de­mia Española.

 

portada barrettY EL MUERTO NADÓ TRES DÍAS
Rafael Barrett
Libros de Ítaca. Madrid, 2014
220 pági­nas. 14 euros

 

 
 
 
 
 
 
portada sueiroLA CARPA y OTROS CUENTOS
Daniel Sueiro
Libros de Ítaca. Madrid, 2014
296 pági­nas. 17 euros
 
 
 
 
 
 
 
Una ver­sión de este artículo ha sido publi­cada en el número de octu­bre de 2014, 256, de la Revista LEER (cóm­pralo en quios­cos y libre­rías seleccio­na­das, o mejor aún, sus­crí­bete).

Anímate a comentar.

el milagro original del leer

resucitar

Adriana Hidalgo

Lucia Berlin

vervuert

navona

dracena

canalla

cazador de ratas

tan poca vida

el innombrable

club leteo