Revista leer
Revista leer
Edición impresa

Providence, mapa de la psicogeografía lovecraftiana

643bc0d75fc3d8ca84b8eef2ea8aa634

Todo arte es una forma de dife­ren­cia y repe­ti­ción. O de dife­ren­cia en la repe­ti­ción. Cual­quier his­to­ria que se nos ocu­rra ha sido ya con­tada y vivi­mos bajo la mal­di­ción de rees­cri­bir lo que ya ha sido leído, de rela­tar lo que ya ha sido escu­chado. Sin embargo, el ver­da­dero artista acepta su con­di­ción de imi­ta­dor y des­pliega todas sus habi­li­da­des en el terreno de la crea­ción con la como­di­dad del que con­vierte en ven­taja cada traba del pro­ceso. Sha­kes­peare rees­cri­bió con Romeo y Julieta el mito de Píramo y Tisbe de Las Meta­mor­fo­sis de Ovi­dio. Pin­to­res como Gus­tave Doré, Sal­va­dor Dalí o Paul Cézanne, y cineas­tas como Orson Welles o Terry Gilliam han rein­ter­pre­tado, cada uno a su manera, el Qui­jote de Cer­van­tes. Y con Pro­vi­dence, Alan Moore logra ren­dir home­naje a Howard Phi­llips Love­craft adap­tando el uni­verso y mito­lo­gía del escri­tor esta­dou­ni­dense a la coyun­tura del siglo XXI. Poniendo la repe­ti­ción en el efecto de alie­na­ción en el lec­tor, ese extra­ña­miento exis­ten­cial que siem­pre pro­dujo la obra del de Pro­vi­dence. Y, según pala­bras del pro­pio Moore, bus­cando la dife­ren­cia al ale­jar el relato love­craf­tiano de la vetusta visión de prin­ci­pios del siglo XX en la que había enrai­zado. Los vie­jos mitos deben adap­tarse a las nue­vas épocas.

Y quién mejor que Moore para lle­var a cabo esa tarea. El escri­tor y guio­nista nacido en Nort­ham­pton ha sido admi­ra­dor de Love­craft desde su no-tan-tierna infan­cia, época en la que fue expul­sado de la escuela por ven­der LSD y acabó su for­ma­ción en un colec­tivo artís­tico expe­ri­men­tal. Fue enton­ces cuando des­cu­brió las viñe­tas como vehículo para dar vida a sus rela­tos y hasta la actua­li­dad no ha dejado de rees­cri­bir la his­to­ria del cómic década tras década. Este auto­pro­cla­mado prac­ti­cante de magia cere­mo­nial cuenta entre sus guio­nes con algu­nas de las mayo­res obras maes­tras de la novela grá­fica: V for Ven­detta, Wat­ch­men, From Hell, Pro­met­hea, The Lea­gue of Extra­or­di­nary Gentle­men o Bat­man: The Killing Joke. En su último tra­bajo, Pro­vi­dence, aúna su devo­ción por Love­craft con su inte­rés por el mis­ti­cismo, la rela­ción entre vida y muerte o las reali­da­des para­le­las, y con ello cie­rra el círculo en el que inda­gar sobre la esen­cia misma del terror.

Almas geme­las

Este no es, sin embargo, el pri­mer con­tacto del guio­nista bri­tá­nico con la obra de Love­craft. En sus cómics ha reso­nado desde siem­pre la influen­cia de las cria­tu­ras y rela­tos de quien, junto a Poe, es con­si­de­rado uno de los más gran­des escri­to­res de terror de la lite­ra­tura nor­te­ame­ri­cana. La mito­lo­gía de Love­craft se dejó ver en Wat­ch­men en algu­nos deta­lles meno­res, pero sobre todo en la des­truc­ción final de Nueva York a cargo de una cria­tura gigante con ten­tácu­los que recuerda dema­siado a un Pri­mi­ge­nio. En The Lea­gue of the Extra­or­di­nary Gentle­men: Dos­sier negro incluyó un relato en prosa donde mez­claba los mun­dos de P. G. Wodehouse y de Love­craft. O, con­ti­nuando con este grupo de per­so­na­jes extra­or­di­na­rios, en Nemo: Cora­zón de Hielo un grupo de expe­di­cio­na­rios capi­ta­nea­dos por la hija del Capi­tán Nemo via­ja­rán a la Antár­tida para aca­bar encon­trán­dose con la ciu­dad mal­dita de En las mon­ta­ñas de la locura.

Alan Moore.
Alan Moore.

A pesar del visi­ble home­naje a los rela­tos de Love­craft, todas esas refe­ren­cias no sir­vie­ron de eje de nin­guna de las his­to­rias de Alan Moore hasta la apa­ri­ción del cuento “The Court­yard” en la anto­lo­gía The Sta­rry Wis­dom: A Tri­bute to H.P. Love­craft. En aquel relato, Moore se ale­jaba de los años 20 y 30 en que vivió Love­craft para recons­truir algu­nos de sus mitos a fina­les del siglo XX. Aldo Sax, un agente del FBI espe­cia­lista en casos extra­ños, inves­ti­gaba un con­junto de ase­si­na­tos cuyas esca­sas pis­tas le lle­va­ban hasta un club y la exis­ten­cia de una droga que per­mi­tía conec­tar con cier­tas ver­da­des que nin­gún hom­bre o mujer debe­ría conocer.

Lo que no debía ser más que un texto de home­naje resonó en la ima­gi­na­ción de Moore hasta el punto de deci­dir empren­der uno de sus últi­mos gran­des via­jes por las viñe­tas. Orgu­lloso como estaba del relato –lo con­si­dera uno de sus favo­ri­tos–, no dudó en per­mi­tir que Antony Johns­ton y Jacen Burrows rea­li­za­ran la adap­ta­ción a cómic (estos auto­res tam­bién se encar­ga­ron de con­ver­tir en viñe­tas otros dos rela­tos de Moore: Zaman’s Hill y Recog­ni­tion. En con­junto, los tres rela­tos que Alan Moore escri­bió en prosa entre 1994 y 1995 esta­ban basa­dos en dis­tin­tos sone­tos de Hon­gos de Yug­goth). Insa­tis­fe­cho con la corta vida de la trama plas­mada en el cuento deci­dió escri­bir una con­ti­nua­ción a la his­to­ria y vol­ver a con­tar con el arte de Burrows. Nacía así Neo­no­mi­con (2010), cómic donde se con­ti­nuaba con la idea de dife­ren­cia y repe­ti­ción de Moore res­pecto a la obra de Love­craft: mis­mos mitos, dis­tinta época. Y si la sexua­li­dad en la obra del autor de Pro­vi­dence era con­si­de­rada por muchos como la gran ausente, Moore deci­dió pla­gar sus pági­nas de vio­len­cia y sexo explí­cito, con­vir­tiendo éste último casi en el eje alre­de­dor del que orbi­taba la his­to­ria. La obra no pasará a la pos­te­ri­dad como una de las mejo­res crea­cio­nes del guio­nista, pero sir­vió para rom­per el sello que abrió la puerta de la mente de Moore a las dimen­sio­nes de los gran­des anti­guos. Pro­vi­dence estaba en marcha.

El que se supone último gran tra­bajo de Alan Moore en cómic –y que muchos han defi­nido como su segunda mayor obra tras Wat­ch­men– nos cuenta las anda­du­ras de Robert Black, perio­dista que aban­dona su tra­bajo en el Herald de Nueva York para embar­carse en la ambi­ciosa tarea de escri­bir una novela sobre la Nor­te­amé­rica oculta, aque­lla que se esconde tras la his­to­ria ofi­cial. La homo­se­xua­li­dad del pro­ta­go­nista es así un guiño a tan­tas otras face­tas escon­di­das de los per­so­na­jes que pue­blan el relato y que por una u otra razón viven al mar­gen de la nor­ma­li­dad esta­ble­cida, escon­di­dos bajo tie­rra. Nos encon­tra­re­mos en sus pági­nas con socie­da­des secre­tas, fami­lias ais­la­das en pue­blos inac­ce­si­bles que prac­ti­can todo tipo de ritos sexua­les, seres del infra­mundo y puen­tes entre esta reali­dad y otras dimen­sio­nes como la de los sue­ños y el inconsciente.

El terror bajo nosotros

Seme­jante minu­cio­si­dad en los deta­lles ha reque­rido de la monu­men­tal labor de docu­men­ta­ción a la que nos tiene acos­tum­bra­dos Alan Moore. Así, en Pro­vi­dence ha desa­rro­llado un pro­ceso crea­tivo de más de tres años que cul­minó con otro medio año de lec­tura y ano­ta­cio­nes de todo lo escrito sobre Love­craft: sobre su bio­gra­fía y sobre sus obras, repre­sen­ta­das una y otras a tra­vés de los doce núme­ros en que se divide el tra­bajo –reuni­dos aquí en España en tres tomos por Panini, y cuya última entrega vio la luz el pasado mes de octu­bre–. Cada entrega rinde home­naje a uno de los rela­tos y mitos del uni­verso de Love­craft. Reco­no­ce­re­mos El color sur­gido del espa­cio, La som­bra sobre Inns­mouth, El horror de Dun­wich o El caso de Char­les Dex­ter Ward a lo largo de sus pági­nas, pero sobre todo reco­no­ce­re­mos el poder ances­tral que otor­gaba Love­craft a los libros y que Moore man­tiene inalterable.

PACSPROV001Pro­vi­dence es una obra sobre un escri­tor y sus mitos, sobre los libros que inventó y los que tal vez ya exis­tían y se man­te­nían ocul­tos. Pero tam­bién, y sobre todo, es una adap­ta­ción de todo ello a los nue­vos tiem­pos, haciendo un pro­fundo repaso a las cla­ves y sím­bo­los naci­das de la vida y obra de Howard Phi­llips Love­craft. Fuera por vir­tud de sus tra­ba­jos, de sus segui­do­res o sim­ple­mente de las cir­cuns­tan­cias que rodea­ron a uno y otros, la bio­gra­fía del escri­tor de Nueva Ingla­te­rra se ha visto rodeada desde siem­pre por un halo de mis­te­rio y horror. ¿De dónde vino la ins­pi­ra­ción para crear sus obras? ¿Exis­tie­ron real­mente algu­nos de los volú­me­nes que des­cri­bió en sus relatos?

En El modelo de Pick­man, Love­craft dio voz a un ate­mo­ri­zado narra­dor que hablaba de un pin­tor lla­mado Richard Upton Pick­man, cono­cido por ser capaz de plas­mar la ver­da­dera anato­mía de lo terri­ble o la fisio­lo­gía del miedo. Pero si terro­rí­fi­cos eran sus cua­dros, aún más ate­rra­dor fue des­cu­brir que el artista no ima­gi­naba sus abo­mi­na­bles crea­cio­nes, sino que las copiaba del natu­ral. Una reali­dad para­lela se abría a nues­tro mundo y daba paso a toda suerte de horro­res. Tal vez sea esa posi­bi­li­dad la que más nos intriga del uni­verso de Love­craft: que no sepa­mos dis­cer­nir si todo lo escrito por su pluma fue fruto de la ima­gi­na­ción o de la obser­va­ción directa. Que tal como sugiere Alan Moore en Pro­vi­dence, nunca exis­tió en la obra de Love­craft dife­ren­cia en la repe­ti­ción, sino pura y tene­brosa repe­ti­ción del terror que vive bajo nosotros.

JOSE VALENZUELA (@jvalenzuelaruiz)

Una ver­sión de este artículo apa­rece en el número de sep­tiem­bre de 2017, 285, de la Revista LEER

Togel178 Togel178 Togel178 Togel178 Togel178 Pedetogel Pedetogel Pedetogel Pedetogel Pedetogel Sabatoto Sabatoto Sabatoto Sabatoto Sabatoto Togel279 Togel279 Togel279 Togel279 Togel279 Togel158 Togel158 Togel158 Togel158 Togel158 Colok178 Colok178 Colok178 Colok178 Colok178 Colok178 Colok178 Colok178 Novaslot88 Novaslot88 Novaslot88 Novaslot88 Novaslot88