Books beyond artists: novísimos incunables

Libros Ivorypress

SIETE AÑOS DESPUÉS de ‘Blood on Paper’, la anto­ló­gica expo­si­ción de libros de artista comi­sa­riada para el Museo Vic­to­ria and Albert de Lon­dres, Elena Ochoa Fos­ter orga­niza en Madrid “Books Beyond Artists”, una suerte de con­ti­nua­ción enri­que­cida de aque­lla mues­tra. La edi­tora de Ivory­press ofrece a LEER las cla­ves de una cita imprescindible.

A lo largo de la his­to­ria, el pro­ceso de crea­ción que cul­mina en una obra de arte ha sufrido gran­des cam­bios, trans­for­ma­cio­nes, rup­tu­ras e incluso invo­lu­cio­nes. Pero, ¿qué ocu­rre cuando es el objeto artís­tico el que evo­lu­ciona hasta con­ver­tirse en algo dis­tinto a lo que venía siendo habi­tual y san­cio­nado por las aca­de­mias? Desde esta refle­xión pode­mos revi­sar la diná­mica ver­ti­gi­nosa de trans­for­ma­ción a la que el arte se ha visto some­tido durante el siglo XX, y nos per­mite situar­nos en el con­texto actual para abor­dar el naci­miento, la evo­lu­ción y la actual con­so­li­da­ción del libro de artista. Una reali­dad que no podría haberse mate­ria­li­zado sin que ante­rior­mente el mer­cado artís­tico lle­gara a la con­clu­sión de que el libro de artista es en sí mismo una obra de arte, sea fruto del pro­pio artista o resul­tado de un pro­ceso refle­xivo sobre un momento crea­tivo o repaso de su trayectoria.

Tras una pri­mera expo­si­ción en el Vic­to­ria and Albert Museum de Lon­dres cele­brada en 2008, Elena Ochoa Fos­ter pre­senta en Madrid, a tra­vés de su edi­to­rial Ivory­press y en su espa­cio madri­leño de la calle Coman­dante Zorita, una expo­si­ción con­ti­nua­dora de la citada ante­rior­mente, deno­mi­nada Books Beyond Artists. Words and Ima­ges.

¿Qué nove­da­des ofrece ‘Books Beyond Artists’ res­pecto a ‘Blood on Paper’, la expo­si­ción del V&A?

Esta expo­si­ción en Ivory­press supone un paso cuan­ti­ta­tivo y cua­li­ta­tivo hacia ade­lante con res­pecto a Blood on Paper en el Vic­to­ria and Albert Museum. Desde la edi­ción com­pleta de Los Capri­chos de Goya super­vi­sada por el artista hasta el libro/biblia de la luz y el color en cris­tal de Ola­fur Elias­son o el libro de artista en tres dimen­sio­nes creado por William Ken­tridgeBooks Beyond Artists explora mate­ria­les: del cobre al hie­rro, del cris­tal al papel ela­bo­rado con pie­dras y paja, la tela o el ter­cio­pelo, a la pin­tura y el color, a la forma y el con­te­nido en pala­bras o suge­ren­cias con­cep­tua­les, el plomo o el fuego. Tam­bién explora con­cep­tos y rela­cio­nes entre la lite­ra­tura y las artes plás­ti­cas, las fron­te­ras del papel y la pala­bra, el video y la escul­tura hecha libro. Pienso en el libro de Jenny Hol­zer o en Isi­doro Val­cár­cel, Die­ter Roth o Boetti, Nogu­chi o Miquel Bar­celo.

01. Olafur Eliasson. Your house. Courtesy Olafur Eliasson Studio and Ivorypress

Ola­fur Elias­son, ‘Your house’ (Ola­fur Elias­son Stu­dio / Ivorypress).

 

¿Cómo ha evo­lu­cio­nado el pano­rama del libro de artista desde aque­lla cita?

Los artis­tas inves­ti­gan mate­ria­les y toman ries­gos cada vez mayo­res y difí­ci­les en con­te­ni­dos y for­mas, tamaño y for­ma­tos. Ponen a prueba su crea­ti­vi­dad hasta lími­tes impen­sa­bles. El libro que estoy rea­li­zando con William Ken­tridge será un buen ejemplo.

Un libro de artista tiene que ser cons­truido entre el edi­tor y el artista, tra­ba­jarse al uní­sono. Si no, no funciona

Elena Ochoa Fos­ter lleva desde 1996 al frente de la edi­to­rial Ivory­press. En 2002 lanza su pri­mer libro de artista, dedi­cado al artista vasco Eduardo Chi­llida. Pos­te­rior­mente serán publi­ca­dos libros de artis­tas de la cate­go­ría de Ant­hony Caro, Fran­cis Bacon, Anish Kapoor, Ai Wei Wei, Maya Lin… Refle­xio­na­mos con ella acerca del mundo edi­to­rial de libros de artista y de arte.

Como edi­tora de libros de artista, ¿qué cri­te­rios tie­nes en cuenta a la hora de ele­gir o encar­gar un proyecto?

Con­fiar en el artista, que su obra me afecte emo­cio­nal o inte­lec­tual­mente. En suma, que admire su obra. Luego, por supuesto, viene la quí­mica; que nos enten­da­mos. Un libro de artista es un camino largo, un pro­yecto que tiene que ser vivido y cons­truido entre el edi­tor y el artista. Tiene que enten­derse y tra­ba­jarse al uní­sono. Si no, no funciona.

¿Cuál es el mer­cado actual del libro de artista? ¿Hay un ver­da­dero colec­cio­nismo par­ti­cu­lar o depende mucho de la inver­sión institucional?

Colec­cio­nis­tas e ins­ti­tu­cio­nes. Los libros de artista rea­li­za­dos y pro­du­ci­dos por Ivory­press están en museos, fun­da­cio­nes y colec­cio­nes privadas.

Un filón creativo

El de “Libro de artista” es un con­cepto rela­ti­va­mente nuevo, una inter­re­la­ción entre expre­sio­nes artís­ti­cas que sólo había sido esbo­zada por los ejem­plos de las van­guar­dias his­tó­ri­cas del siglo pasado, como el libro de Matisse sobre el jazz o el del artista ruso Alek­sandr Ród­chenko rea­li­zado junto al poeta Vla­dí­mir Maia­kovski. Actual­mente es un filón crea­tivo, un nuevo espa­cio donde poder ofre­cer al espec­ta­dor for­ma­tos poco habi­tua­les en una obra de arte, por­tá­ti­les, cer­ca­nos… Ha pro­pi­ciado ade­más el naci­miento de un nuevo mer­cado de obras de arte orien­tado al mundo edi­to­rial, en el que los artis­tas tie­nen una nove­dosa área donde poder expre­sarse y crear.

Los artis­tas inves­ti­gan y toman ries­gos cada vez mayo­res. Ponen a prueba su crea­ti­vi­dad hasta lími­tes impensables

Del mismo modo que en el arte con­cep­tual, ¿crees que el pro­ceso de crea­ción de un libro de artista puede lle­gar a ser más impor­tante que el pro­pio objeto resultante?

Al final el resul­tado es lo que queda… El pro­ceso se esfuma en el tiempo. Merece la pena como prueba per­so­nal, pero es el resul­tado final lo que merece y añade belleza y otra dimen­sión al uni­verso del libro, del mate­rial, de la pala­bra… Lo cuenta muy acer­ta­da­mente Anselm Kie­fer en el librito Los Argo­nau­tas publi­cado por Ivory­press en la serie Libe­rArs, una colec­ción de libros de artista dise­ña­dos en con­te­nido y forma por los pro­pios artis­tas, en la que Ivory­press solo impone el tamaño (dimi­nuto) y la por­tada, aun­que no su color. El inte­rior, en con­te­nido, forma y mate­rial, es creado por el artista.

Libe­rArs es un pro­yecto muy per­so­nal y único. A los artis­tas les fas­cina poder rea­li­zar­los pues saben que son ase­qui­bles a todos los públi­cos. Lle­gan a todas par­tes. Solo publi­ca­mos dos mil y se ago­tan rápi­da­mente. Fue y es y sigue siendo un intento de Ivory­press por hacer lle­gar a quién quiera libros de artis­tas cuyo pre­cio comienza en 17 euros. Artis­tas como Kie­fer o Fran­cis Alÿs, Rich­ter o Cabrita Reis, San­tiago Sie­rra o Richard Long, Cris­tina Igle­sias, Tho­mas Demand, Tho­mas Struth o Vik Muñiz, entre otros muchos, par­ti­ci­pan en esta colec­ción que ofrece el equi­li­brio esen­cial para la edi­to­rial frente a los libros de artista ela­bo­ra­dos y crea­dos con mate­ria­les difí­ci­les y pro­duc­ción com­pli­cada, caros por su pro­duc­ción y por tanto solo ase­qui­bles al público gene­ral a tra­vés de museos e ins­ti­tu­cio­nes. Algu­nos artis­tas, como Richard Long o Kie­fer, han par­ti­ci­pado en los dos extre­mos del pén­dulo de Ivorypress.

El de Eduardo Chillida (‘Reflections, 2002) “fue el primer libro de artista publicado por Ivorypress. Una experiencia editorial llena de satisfacción, búsqueda y aprendizaje”, recuerda Elena Ochoa. FIRMA: Ivorypress

El de Eduardo Chi­llida (‘Reflec­tions, 2002) “fue el pri­mer libro de artista publi­cado por Ivory­press. Una expe­rien­cia edi­to­rial llena de satis­fac­ción, bús­queda y apren­di­zaje”, recuerda Elena Ochoa (Ivorypress).

De todas tus publi­ca­cio­nes, ¿cuál con­si­de­ras que ha sido el que ha con­se­guido un diá­logo más fluido entre el mundo artís­tico y el literario?

No puedo con­tes­tar con sin­ce­ri­dad a su pre­gunta. Todos son mis cria­tu­ras. Pero si me fuerzo diría que el libro de Eduardo Chi­llida. Fue el pri­mer libro de artista publi­cado por Ivory­press, con la cola­bo­ra­ción no solo de Eduardo, sino tam­bién de su mujer Pili y de su hijo Igna­cio, y tam­bién de John Ber­ger y Car­los Fuen­tes… Fue una expe­rien­cia edi­to­rial llena de satis­fac­ción, bús­queda y apren­di­zaje. Fue memo­ra­ble. Como lo fue luego tra­ba­jar con Sir Ant­hony Caro, Richard Long y Richard Tuttle, o pasar cinco años tra­ba­jando en el Mews de Fran­cis Bacon. Un pri­vi­le­gio his­tó­rico y una expe­rien­cia crea­tiva y emo­cio­nal inefable.

¿Puede ser el foto­li­bro el más ase­qui­ble o demo­crá­tico de los libros de artista o esta­mos ante otro género de publicación?

Hay libros de artista de foto­gra­fía exce­len­tes. Los foto­li­bros de Sop­hie Calle, Pene­lope Umbrico o Bol­tanski son libros de artista que, con otros foto­li­bros, se expon­drán en Books Beyond Artists a par­tir del pró­ximo 24 de febrero en Ivorypress.

RAMÓN DÍAZ VILLA

BOOKS BEYOND ARTISTS. Words and Images

Ivory­press Space

Coman­dante Zorita, 48. Madrid

Del 24 de febrero al 9 de mayo de 2015

 

PORTADA 259 SIN CODIGOsmallUna ver­sión de este artículo apa­rece en el número de febrero de 2015, 259, de la Revista LEER. Dis­po­ni­ble en quios­cos y libre­rías, y en el Quiosco Cul­tu­ral de ARCE (sus­crí­bete).

 

 

 

 

Libros IvorypressEn la ima­gen supe­rior, ‘I want to spend the rest of my life everyw­here’ (2005), de Damien Hirst. (Ramiro Casal / Ivorypress).

Anímate a comentar.

Adriana Hidalgo

Lucia Berlin

albert vuelve a casa

vervuert

calambur editorial

navona

dracena

canalla

adviento en la montaña

cazador de ratas

tan poca vida

el innombrable

club leteo