Revista leer
Edición impresa

Letras aragonesas: Una edad de oro

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Mirar hoy hacia Ara­gón en clave lite­ra­ria es encon­trar un pano­rama rico y lleno de pro­pues­tas, insó­lito en su efer­ves­cen­cia. ¿Qué sucede allí? Bus­ca­mos res­pues­tas en este reco­rrido enca­de­nado por el tes­ti­mo­nio de un buen puñado de sus protagonistas.

Arran­ca­mos la inda­ga­ción con el nuevo mile­nio, lite­ral­mente. Rodolfo Noti­vol (Zara­goza, 1962) reci­bía en 2000 el Pre­mio Ciu­dad de Zara­goza con su cuento “Quin­ca­lla”, tres años antes de debu­tar como nove­lista de la mano de la autóc­tona edi­to­rial Xor­dica. Desde la publi­ca­ción de aque­llos Autos de cho­que (2003) el esce­na­rio lite­ra­rio zara­go­zano “se ha expan­dido y reno­vado”, explica Noti­vol a LEER antes de ensa­yar un esbozo sucinto del mismo. “José María Con­get e Igna­cio Mar­tí­nez de Pisón comen­za­ron a escri­bir sin com­ple­jos sobre la Zara­goza de los 60 y 70. Des­pués llegó Félix Romeo, fun­da­men­tal en la actual ebu­lli­ción lite­ra­ria zara­go­zana, cuyos pri­me­ros libros vinie­ron a moder­ni­zar la visión de la ciu­dad. Y luego otros hemos inten­tado seguir sus este­las”. De su pri­mera novela hasta la última, Vaciar los arma­rios (Xor­dica, 2016), “han trans­cu­rrido casi quince años, tiempo sufi­ciente para la apa­ri­ción de voces nue­vas y más jóve­nes, para la con­so­li­da­ción de otras, casi todas de auto­res naci­dos ya en demo­cra­cia y que, quizá por eso, han apor­tado for­mas muy diver­sas, incluso con­tra­pues­tas, de ver la ciu­dad; del natu­ra­lismo vita­lista de Eva Puyó a la iro­nía más des­es­pe­ran­zada de Miguel Serrano y las his­to­rias más humo­rís­ti­cas y surrea­lis­tas de Juan Luis Sal­daña”.

En narra­tiva, “el extenso y variado pano­rama actual ofrece una lista de varias gene­ra­cio­nes: hay auto­res de larga tra­yec­to­ria y gran reco­no­ci­miento como los cita­dos o Manuel Vilas; otros de éxito de público más reciente como Ser­gio del Molino, Joa­quín Ber­ges o Ana Alco­lea; o auto­res de culto con una cali­dad indis­cu­ti­ble como Miguel Mena, José Luis Melero, Antón Cas­tro, Ángela Labor­deta o Car­los Cas­tán y jóve­nes como Julio José Ordo­vás”.

UNO
Tras el éxito de ‘La España vacía’, Ser­gio del Molino regresa con esta “novela inti­mista que inter­pela a todo un país y toda una generación”.

Este último, Julio José Ordo­vás (Zara­goza, 1976), cono­cido en Ara­gón como crí­tico lite­ra­rio y poeta, y gra­cias a sus volú­me­nes de dia­rios –Días sin día (Xor­dica, 2004) y En medio de todo, (Eclip­sa­dos,2010)–, es para Melero “uno de los mejo­res escri­to­res sur­gi­dos en Ara­gón en los últi­mos años”.

En 2014 sor­pren­dió con una muy bien reci­bida pri­mera novela, El anti­cuerpo (Anagrama). “Me gus­ta­ría hacer sufi­cien­tes méri­tos para for­mar parte de los perros de Goya, esa jau­ría inte­grada por perros tan rabio­sos, ver­des y luná­ti­cos como Gra­cián, el pro­pio Goya, Buñuel, Víc­tor Mira o Miguel Labor­deta”, con­fiesa a LEER, citando con los genios de Fuen­de­to­dos y Calanda y el malo­grado pin­tor zara­go­zano (1949–2003) al otro Labor­deta, vene­rado en su tie­rra como poeta mayor.

Entre­tanto, reco­mienda tres libros con firma ara­go­nesa de tres indis­cu­ti­bles: el auto­bio­grá­fico Una ilu­sión (Xor­dica, 2016) de Ismael Grasa, la última colec­ción de rela­tos de Con­get, Con­fe­sión gene­ral (Pre-Textos, 2017), y El día de mañana (Seix Barral, 2011) de Mar­tí­nez de Pisón.

 

Epi­cen­tro en Zaragoza

Por alu­sio­nes, ascen­diente y vete­ra­nía, reca­ba­mos el tes­ti­mo­nio del pro­pio Igna­cio Mar­tí­nez de Pisón (Zara­goza, 1960): “Ara­gón ha pasado en muy pocas gene­ra­cio­nes de ser emi­nen­te­mente rural a ser mayo­ri­ta­ria­mente urbana: ahora mismo, más de la mitad de la pobla­ción vive en la ciu­dad de Zara­goza, y la mayo­ría de los pue­blos son muy peque­ños y con una pobla­ción muy enve­je­cida”. Teniendo en cuenta que “la crea­ción cul­tu­ral está muy vin­cu­lada a las ciu­da­des, y la pro­pia novela como género puede decirse que es una inven­ción de la ciu­dad”. Mar­tí­nez de Pisón, Pre­mio Nacio­nal de Narra­tiva 2015 por La buena repu­tación, corro­bora que “el prin­ci­pal foco cul­tu­ral ara­go­nés es Zara­goza, y su con­di­ción emi­nen­te­mente urbana ha favo­re­cido la crea­ti­vi­dad, lo que parece lógico desde un punto de vista estric­ta­mente sociológico”.

tres
Pérez Here­dia, vivo ejem­plo del apoyo edi­to­rial del que gozan los emer­gen­tes aragoneses.

Sobre la ciu­dad, desde el bando de los más jóve­nes, María Pérez Here­dia (Zara­goza, 1994), a quien la obra de Mar­tí­nez de Pisón ha mar­cado “pro­fun­da­mente”, apunta que “Zara­goza parece una de las ciu­da­des con más escri­to­res por metro cua­drado del país”. La autora de Star­man (Reser­voir Books, 2017) reco­noce que “ese ambiente favo­rece que los jóve­nes auto­res emer­gen­tes se ani­men a sacar sus crea­cio­nes a la luz, con la suerte de que exis­ten edi­to­ria­les ara­go­ne­sas que apues­tan por los nue­vos nom­bres, como en su momento hizo Eclip­sa­dos con mi pri­mera novela, Esos días raros de llu­via (2013)”.

En el marco de “este buen momento ara­go­nés”, Anto­nio Pérez Las­he­ras –ensa­yista, edi­tor y pro­fe­sor titu­lar de Lite­ra­tura Espa­ñola en la Uni­ver­si­dad de Zara­goza– apun­tala que la gene­ra­ción de Pérez Here­dia “es una de las más des­ta­ca­das por su vita­li­dad: creen que el mundo es glo­bal, y jue­gan a ello”. Pérez Las­he­ras, ejem­plo de cómo el mundo aca­dé­mico y la escena lite­ra­ria dia­lo­gan con natu­ra­li­dad en Zara­goza, añade al grupo de jóve­nes los nom­bres de Irene Vallejo o los her­ma­nos Aloma Rodrí­guez y Daniel Gas­cón (Zara­goza, 1981). Escri­tor, guio­nista y res­pon­sa­ble de la edi­ción espa­ñola de la revista Letras libres, Gas­cón con­fiesa a LEER debi­li­dad gene­ra­cio­nal por Félix Romeo, “el mejor lec­tor, el que te ani­maba e intuía mejor que tú qué camino debías tomar, el que te reco­men­daba lec­tu­ras; quien publicó un texto titu­lado Todos los escri­to­res del mundo son ara­go­ne­ses, por­que cono­cía muy bien a los auto­res de Ara­gón sin per­der la vir­tud de conec­tar escri­to­res y lite­ra­tu­ras: por él leí fun­da­men­ta­les como Nata­lia Ginz­burg, Sher­man Ale­xie, Chris­top­her Hit­chens o Mark Lilla, a quie­nes, siguiendo su teo­ría, podría­mos con­ver­tir en auto­res ara­go­ne­ses”. Y se suma a la pre­di­lec­ción por Mar­tí­nez de Pisón: “No hay escri­tor en nin­guna len­gua que me enseñe más que él, cuya hones­ti­dad y exce­len­cia son un modelo para muchos; junto a Con­get, Cris­tina Grande e Ismael Grasa”.

 

Auto­res de ida y vuelta

Nom­bres de con­senso entre los que Pérez Las­he­ras sub­raya el caso del oscense Grasa, fina­lista del Pre­mio Herralde de Novela y gana­dor del Pre­mio Tigre Juan con De Madrid al cielo (1994) y Pre­mio Ojo Crí­tico de Narra­tiva con Tres­cien­tos días de sol (Xor­dica, 2007), por la pecu­lia­ri­dad de “haber pasado de publi­car con éxito en Anagrama a hacerlo en una edi­to­rial ara­go­nesa” frente al habi­tual camino inverso, el que siguie­ron en su momento auto­res ara­go­ne­ses con­sa­gra­dos como Manuel Vilas o antes Sole­dad Puér­to­las. Dis­tin­guida con el Pre­mio de las Letras Ara­go­ne­sas 2003 y el José Anto­nio Labor­deta 2016, la aca­dé­mica de la Len­gua reme­mora para LEER: “Tuve la suerte de cono­cer a Labor­deta, que ins­pi­raba una con­fianza extra­or­di­na­ria y cuyo sen­tido del humor todo lo impreg­naba; y reci­bir el pre­mio que lleva su nom­bre, de manos de su admi­ra­ble viuda, Juana Gran­des, fue un ver­da­dero honor, como refor­zar el vínculo que me liga a Zara­goza desde que nací”.

DOS
Manuel Vilas, uno de los auto­res ara­go­ne­ses que más aten­ción viene sus­ci­tando en los últi­mos años. Foto: M.R.

 

Ara­gón ha rega­lado gran­des escri­to­res a la lite­ra­tura espa­ñola, desde Bal­ta­sar Gra­cián, los Her­ma­nos Argen­sola, Igna­cio de Luzán, hasta Ramón J. Sen­der, de quien debiera hablarse más por­que es uno de los gran­des narra­do­res espa­ño­les del siglo XX”, explica Manuel Vilas (Bar­bas­tro, Huesca, 1962), uno de los auto­res ara­go­ne­ses que más aten­ción e inte­rés ha sus­ci­tado en los últi­mos años. Vilas reco­noce que la tie­rra le ha mar­cado mucho como crea­dor, “espe­cial­mente el pai­saje del Piri­neo, las mon­ta­ñas, los ríos y la nieve: ser de Huesca es dis­tinto a ser de Zara­goza, tene­mos pai­sa­jes dife­ren­tes en la cabeza”. Con­fiesa que le duele la des­po­bla­ción oscense; su sen­tir al res­pecto lo pode­mos encon­trar en su poema “Pue­blos”. El currí­cu­lum de dis­tin­cio­nes ara­go­ne­sas de Vilas no se queda atrás. “Me hizo mucha ilu­sión ganar el Pre­mio Cálamo (Libro del año: Aire nues­tro, 2009) y el Pre­mio de las Letras Ara­go­ne­sas 2015 por una­ni­mi­dad: sig­ni­fica que en tu tie­rra te quie­ren y te res­pe­tan, y, ade­más, tam­bién los han ganado escri­to­res a los que admiro”.

Ade­más de los auto­res ya cita­dos, añade entre sus pre­di­lec­tos a Ana María Nava­les, Javier Tomeo, Ángel Guinda, Rosendo Tello y tam­bién al his­to­ria­dor de la lite­ra­tura José-Carlos Mai­ner, “de cuyo magis­te­rio guardo un extra­or­di­na­rio recuerdo; nos dio clase a muchos escri­to­res ara­go­ne­ses de mi gene­ra­ción, como Javier Sebas­tián o Ana Alco­lea”. Y remata en clave actual: “Ahora es el momento de escri­to­res jóve­nes como Ser­gio del Molino, que ha tenido un enorme éxito con La España vacía (Tur­ner, Pre­mio Cálamo Libro del Año 2016, y que acaba de publi­car en Lite­ra­tura Ran­dom House La mirada de los peces), Miguel Serrano, Irene Vallejo, Ángel Gra­cia o Aloma Rodrí­guez”, y de “poe­tas como Jesús Jimé­nez, Car­men Ruiz o Nacho Tajahuerce”.

Par­naso aragonés

Per­te­ne­ciente al lla­mado “grupo del 22”, Nacho Tajahuerce (Zara­goza, 1980) explica a LEER que esta cama­ri­lla es un con­junto “hete­ro­gé­neo de poe­tas, narra­do­res y ami­gos del tea­tro quie­nes, uni­dos por la amis­tad, se jun­tan los días 22 de cada mes a cenar: Miguel Serrano, Ángel Gra­cia, Jesús Jimé­nez, Brenda Ascoz, José Manuel Soriano, Marian Pueo, Ángel Sobre­viela, Miguel Ángel Ortiz Albero…”. A cargo de este último y poli­fa­cé­tico crea­dor (poeta, nove­lista, ensa­yista, guio­nista de tebeos, artista plás­tico y actor tea­tral) corrió la dra­ma­tur­gia del pro­yecto In absen­tia (2015) de la bai­la­rina Ingrid Magrinyà con poe­mas de muchos de los auto­res men­cio­na­dos, que Tajahuerce, incluido entre ellos, cita con espe­cial entu­siasmo. “Desde hace bas­tante tiempo se habla de un momento de oro en la poe­sía ara­go­nesa: han publi­cado poe­ma­rios muchí­si­mos auto­res en los últi­mos quince años y algu­nos des­ta­can con fuerza, poe­tas de un nivel muy alto con esti­los dis­tin­tos que se han hecho un hueco en edi­to­ria­les de pres­ti­gio y entre las voces más impor­tan­tes en nues­tro país”, señala Tajahuerce. Ade­más, “los poe­tas inde­pen­dien­tes están movi­li­zando a muchí­sima gente joven en los reci­ta­les. Hay comu­ni­da­des poé­ti­cas jóve­nes que están haciendo cosas muy intere­san­tes en el espa­cio La Bóveda del Alber­gue, y se ha reto­mado el grupo La caja noc­turna, que for­ma­ban Diego Pal­math y Eduardo Fariña en el pasado y al que ahora se unen universitarios”.

Se suma a esta apre­cia­ción el poeta Alberto Ace­rete (Zara­goza, 1987): “El esce­na­rio ara­go­nés es muy rico para los jóve­nes poe­tas emer­gen­tes”. Aquí “la poe­sía se mueve en dis­tin­tos pla­nos, desde lo más mains­tream a lo más inde­pen­diente”, y “desde el ámbito ins­ti­tu­cio­nal (desde el depar­ta­mento de Juven­tud, por ejem­plo) se cuida y apuesta por la poe­sía escrita en Ara­gón”. “La ciu­dad está llena de pro­yec­tos cons­tan­tes, desde fan­zi­nes hasta revis­tas”, un caldo de cul­tivo en el que “las libre­rías ejer­cen un peso impor­tante para la for­ma­ción de los nue­vos auto­res gra­cias a las acti­vi­da­des que plan­ten, con­ti­nuas y muy enriquecedoras”.

Hay ara­go­ne­ses de larga tra­yec­to­ria como Manuel Vilas, de éxito de público reciente como Ser­gio del Molino y de culto como José Luis Melero (Rodolfo Notivol)

Otro del “grupo del 22”, Ángel Gra­cia (Zara­goza, 1970), ana­liza para LEER el pano­rama poé­tico ara­go­nés. “Los poe­tas más intere­san­tes de los 90, como Jesús Jimé­nez, están ahora en la ple­ni­tud de su talento y son los de refe­ren­cia para los más jóve­nes”. Como Tajahuerce, Gra­cia señala que “desde 1993 hasta ahora ha habido un cam­bio gene­ra­cio­nal evi­dente”, e incluye en su nómina de impres­cin­di­bles las figu­ras de Vilas y Ángel Petisme.

Den­tro del “bata­llón de poe­tas del que dis­fru­ta­mos en Ara­gón”, Rodolfo Noti­vol añade a Octa­vio Gómez Milián, Enri­que Cebrián, Nacho Escuín y Fer­nando San­mar­tín”. Los dos últi­mos, amén de crea­do­res, ejer­cen res­pec­ti­va­mente como Direc­tor Gene­ral de Cul­tura y Patri­mo­nio del Gobierno de Ara­gón y Jefe del ser­vi­cio ges­tor y de la acti­vi­dad cul­tu­ral del Pala­cio de La Alja­fe­ría, res­pec­ti­va­mente, y son por ello moto­res cul­tu­ra­les y dina­mi­za­do­res indis­pen­sa­bles de lo que muchos dan el lla­mar “edad dorada” de las letras ara­go­ne­sas. En esta ebu­lli­ción, esti­mu­lada por “gru­pos poé­ti­cos que se mue­ven mucho por ferias y fes­ti­va­les”, Anto­nio Pérez Las­he­ras sub­raya el papel cons­tante de la Uni­ver­si­dad de Zara­goza, que “siem­pre ha apo­yado actos, reci­ta­les, pre­mios y publi­ca­cio­nes”. Aquí la figura de San­mar­tín resulta para­dig­má­tica; por un lado, como direc­tor de la colec­ción de poe­sía de La gruta de las pala­bras de Pren­sas de la Uni­ver­si­dad de Zara­goza; por otro, como impul­sor de la II edi­ción del Fes­ti­val de Poe­sía que orga­niza las Cor­tes de Ara­gón, cele­brada este verano en el patio de Santa Isa­bel del Pala­cio de La Alja­fe­ría, donde reci­ta­ron sus poe­mas, en la misma jor­nada, el citado Cebrián, pro­fe­sor de Dere­cho Cons­ti­tu­cio­nal de la Uni­ver­si­dad de Zara­goza, y Almu­dena Vido­rreta, doc­tora en Filo­lo­gía His­pá­nica y pro­fe­sora de la Uni­ver­si­dad de Nueva York.

 

Ara­go­ne­ses por el mundo

Almu­dena Vido­rreta (Zara­goza, 1986), Pre­mio a la Crea­ción Joven del Ins­ti­tuto Ara­go­nés de la Juven­tud 2007 por Ojos que no ven, Accé­sit del Pre­mio de Poe­sía Dele­ga­ción del Gobierno en Ara­gón (Algu­nos hom­bres insa­cia­bles, Aqua, 2009) y XXII Pre­mio de Poe­sía en Cas­te­llano Uni­ver­si­dad de Zara­goza (Len­gua de mapa, 2010), refle­xiona para LEER sobre su con­di­ción de ara­go­nesa expa­triada: “Bromeo acerca de la inten­si­fi­ca­ción de mi ara­go­ne­sismo desde que vivo en Nueva York, donde canto jotas a mis ami­gos, marco el Mon­cayo en el mapa o me indigno cuando se omite la impor­tan­cia de la Corona de Ara­gón”. Vido­rreta cree que “la poe­sía debe estar por encima de regio­na­lis­mos”, pero al reivin­di­car, como muchos de sus cole­gas de ver­sos, la figura de Miguel Labor­deta –“no le hemos sabido expor­tar lo sufi­ciente”–, dice echar en falta “un impulso nece­sa­rio para el cono­ci­miento de la his­to­ria de Ara­gón y sus len­guas en EEUU”. Como colo­fón, con­fiesa: “Mi último libro de poe­mas, Nueva York sin que­rer (La Bella Var­so­via, 2017), no hubiera podido escri­birlo sin la opor­tu­ni­dad de vivir del otro lado del charco”.

CINCO
Mar­tí­nez de Pisón pre­sentó su última novela el 7 de sep­tiem­bre en el Hay Fes­ti­val de Que­ré­taro (México). Com­pleta iti­ne­ra­rio en la FILBA de Bue­nos Aires, San­tiago de Chile y Bogotá.

Sobre la expe­rien­cia ame­ri­cana tam­bién habla Manuel Vilas: “El ara­go­nés lleva de serie un sen­tido del humor muy bru­tal y sal­vaje que llama la aten­ción en Esta­dos Uni­dos. Ima­gino a veces a Luis Buñuel paseando por Nueva York en los años 40 del pasado siglo. En gene­ral, yo creo que a los ara­go­ne­ses les sienta bien una buena tem­po­rada en el exi­lio esta­dou­ni­dense. Pienso tam­bién en Sen­der, o en el poeta Ildefonso-Manuel Gil, o en José María Con­get, que vivió varios años en Nueva York y escri­bió pági­nas estu­pen­das sobre esa ciudad”.

De su expe­rien­cia como expor­ta­dor de cul­tura ara­go­nesa tam­bién habla a LEER Javier Muñoz-Basols (Sari­ñena, Huesca, 1974), pro­fe­sor titu­lar de la Uni­ver­si­dad de Oxford y coor­di­na­dor del pro­grama de Len­gua del depar­ta­mento de Espa­ñol de la Facul­tad de Len­guas Medie­va­les y Moder­nas: “Siem­pre tengo que dar a cono­cer mi región fuera del país. Mucha gente sabe de Madrid, Cata­luña, Anda­lu­cía o Valen­cia, pero des­co­noce tanto el papel his­tó­rico que desem­peñó Ara­gón en el con­junto de España como la cul­tura que se ha gene­rado en la región”. Muñoz-Basols ase­gura seguir “muy de cerca la obra de Agus­tín Sán­chez Vidal (Pre­mio de las Letras Ara­go­ne­sas 2016), cate­drá­tico emé­rito de His­to­ria del Cine de la Uni­ver­si­dad de Zara­goza quien, desde que debutó en la novela con La llave maes­tra, no ha dejado de cose­char pre­mios y reco­no­ci­mien­tos den­tro y fuera de la Penín­sula”. Se feli­cita de que fuera “el escri­tor invi­tado en 2017 al V Foro Cervantes-Universidad de Oxford”, y reco­noce estar leyendo ahora, pre­ci­sa­mente, su novela más reciente, Viñe­tas (Har­per Collins, 2016). A su jui­cio, Sán­chez Vidal “nos ayuda a redes­cu­brir la rela­ción del ser humano con el medio natu­ral, es uno de los escri­to­res más ver­sá­ti­les en len­gua espa­ñola, capaz de moverse entre géne­ros con un rigu­roso tra­bajo de docu­men­ta­ción y un uso magis­tral del lenguaje”.

 

Sus­trato editorial

Toda esta inusual efer­ves­cen­cia ara­go­nesa, esa “con­si­de­ra­ble pro­duc­ción lite­ra­ria” muy por encima de su capi­tal demo­grá­fico está vin­cu­lada a día de hoy, ade­más de a una tra­di­ción y unos mim­bres muy sóli­dos, “al tra­bajo de edi­to­ria­les inde­pen­dien­tes” autóc­to­nas. Lo cons­tata para LEER Alfredo Sal­daña, ensa­yista, poeta, edi­tor y pro­fe­sor titu­lar de Teo­ría de la Lite­ra­tura y Lite­ra­tura Com­pa­rada de la Uni­ver­si­dad de Zara­goza. A lo largo de estos últi­mos años ha tenido opor­tu­ni­dad de “com­par­tir pro­yec­tos –puesta en mar­cha de edi­to­ria­les, revis­tas, reci­ta­les– con entu­sias­tas estu­dian­tes que han lle­gado a tras­pa­sar las fron­te­ras uni­ver­si­ta­rias para desa­rro­llarse en el esce­na­rio público gene­ral”. Sellos como la citada Xor­dica, Jekyll & Jill, Pan­ta­lia, Oli­fante, Libros del Innom­bra­ble, Mira Edi­to­res, Estre­llas fuga­ces o Los libros del gato negro, “con un gran esfuerzo y publi­cando a auto­res ara­go­ne­ses (aun­que no de forma exclu­siva), han con­so­li­dado un catá­logo muy meritorio”.

Del per­te­ne­ciente a Los libros del gato negro, que su fun­da­dora Marina Here­dia Ríos estrenó con dos poe­ma­rios (de León Buil y Ánchel Conte) pro­lo­ga­dos por Anto­nio Pérez Las­he­ras, des­taca de un pri­mer vis­tazo una anto­lo­gía de rela­tos de doce auto­ras con ambi­ción de mapa de pro­sis­tas zara­go­za­nas: Habla­rán de noso­tras (2016), con Olga Ber­nad, Patri­cia Este­ban, Laura Bor­do­naba, María Pérez Here­dia, Ana Alco­lea, Mag­da­lena Lasala o Irene Vallejo, entre otras. Tam­bién par­ti­cipó en él Teresa Garbí (Zara­goza, 1950), quien define la publi­ca­ción como “un encuen­tro entre escri­to­ras de Ara­gón que ha dejado hue­lla por­que han hablado de noso­tras: ¡ya era hora de que habla­sen de noso­tras!”. La escri­tora, afin­cada en Valen­cia, afirma man­te­ner “una estre­cha vin­cu­la­ción con Ara­gón”. En sus libros “el pai­saje ara­go­nés es una cons­tante, no sólo el Piri­neo, sino tam­bién Tara­zona y el Mon­cayo”, luga­res donde vera­neaba durante su niñez y ado­les­cen­cia. No quiere dejar de apun­tar que su pro­pia edi­to­rial, Uno y Cero Edi­cio­nes, ha publi­cado “una anto­lo­gía de Miguel Labor­deta, Cuando tú me leas den­tro de mil años; y otra de otro exce­lente poeta ara­go­nés, Luis Moli­ner; dos ensa­yos de Ángel López García-Molins, España con­tra el Estado y Un sueño plu­ri­lin­güe para España, y yo misma he reedi­tado Cinco (Sobre el Don­cel de Sigüenza)”.

Lle­ga­dos hasta aquí, Daniel Gas­cón nos ayuda a reca­pi­tu­lar: “El pano­rama ara­go­nés es muy variado, con narra­do­res de eda­des y esté­ti­cas muy dis­tin­tas, pero de talento muy claro: desde los cuen­tos estu­pen­dos de Eva Puyó en Ropa ten­dida a la mirada sin­gu­lar de Manuel Vilas, pasando por la escri­tura exis­ten­cia­lista y pode­rosa de María Pérez Here­dia, la gran novela fami­liar de Noti­vol, el camino ceñido a la reali­dad de Ser­gio del Molino, la sen­si­bi­li­dad y per­ver­sión de Julio José Ordo­vás, la deli­ca­deza y pre­ci­sión de Fer­nando San­mar­tín, el rigor y huma­ni­dad de Miguel Mena y la osa­día de Miguel Serrano”. Y no fal­tan “auto­res que escri­ben novela his­tó­rica, poli­cíaca y juvenil”.

cuatro
Che­sús Yuste con su edi­tor, Chusé Raúl Usón, de Xor­dica: “Hay razo­nes para el opti­mismo en Ara­gón, cada año irrum­pen nue­vas edi­to­ria­les, las vete­ra­nas se con­so­li­dan y avanza el mer­cado”. Foto: M.R.

 

Juve­nil, his­tó­rica y policíaca

Cuenta a LEER Ana Alco­lea (Zara­goza, 1962), Pre­mio Cer­van­tes Chico 2016: “Cuando salgo fuera, mucha gente me pre­gunta: ¿pero qué pasa en Ara­gón con la lite­ra­tura infan­til y juve­nil? Les res­pondo que a lo mejor es el cierzo, el que lleva y trae las pala­bras y las ganas de escri­bir­las”. Con­firma el auge de “escri­to­res e ilus­tra­do­res, nom­bres muy impor­tan­tes como Fer­nando Lalana, David Lozano, Begoña Oro, Pepe Serrano, San­dra Andrés, María Frisa, Daniel Nes­quens, Ser­gio Lairla, Ana G. Lar­ti­te­gui, Alberto Gamón, David Gui­rao, Elisa Arguilé y Blanca BK”.

La con­ti­nui­dad y gra­ti­tud inter­ge­ne­ra­cio­nal es otro de los ras­gos carac­te­rís­ti­cos de la escena lite­ra­ria ara­go­nesa. Alco­lea, pre­go­nera de la última edi­ción de la Feria del Libro de Zara­goza, expresa su enorme admi­ra­ción por la aca­dé­mica de la Len­gua Aurora Egido, de quien fue alumna, y que, “como hice cons­tar en mi pre­gón ocupa el sillón B, aquel mismo por el que optó y que no con­si­guió otra gran mujer de las letras nacida en Ara­gón, María Moli­ner”. Alco­lea recuerda a otros de sus “mag­ní­fi­cos pro­fe­so­res en la Facul­tad de Filo­so­fía y Letras de Zara­goza”: los cita­dos Agus­tín Sán­chez Vidal y José-Carlos Mai­ner, tam­bién a María Jesús Laca­rra, Juan Manuel Cacho Ble­cua, Maite Cacho y Leo­nardo Romero Tobar, “¡vaya nom­bres para una lista de pro­fe­so­res de lite­ra­tura!”. De Egido dice haber apren­dido “mucho de la lite­ra­tura del Siglo de Oro, sobre todo. Su visión del Qui­jote tiene mucho que ver con mi manera de escri­bir: esa mez­cla reali­dad y fic­ción, de la que está hecha la vida y la literatura”.

Sobre su tie­rra natal, que “da mucho de sí” como esce­na­rio lite­ra­rio (“una ciu­dad con tanta His­to­ria: Sal­duba, Cesa­rau­gusta, Media Sara­kosta, los pala­cios rena­cen­tis­tas, las igle­sias barro­cas, la gue­rra de la Inde­pen­den­cia, el moder­nismo…”), Alco­lea refle­xiona: “Sólo pen­sar en qué y quién pasó por los luga­res que pisas da muchas posi­bi­li­da­des de escri­bir. Yo lo he hecho: desde mi ven­tana veo la igle­sia de San Fer­nando, donde hubo tres cua­dros de Goya que des­a­pa­re­cie­ron en la gue­rra con los fran­ce­ses, ahí tene­mos un argu­mento intere­sante; y tam­bién en mi última novela para adul­tos, con las viven­cias de mi abuela y su fami­lia en la ciu­dad a tra­vés del siglo XX”.

Habla­mos de una edad de oro de la poe­sía ara­go­nesa: alta pro­duc­ción, auto­res de pres­ti­gio y poe­tas inde­pen­dien­tes ani­mando la escena joven

Apunta Mag­da­lena Lasala (Zara­goza, 1958), Pre­mio Letras Ara­go­ne­sas 2014 y autora del reciente El beso que no te di. El trá­gico des­tino de los aman­tes de Teruel (La Esfera de los Libros, 2017), que “Ara­gón, con todo su rico bagaje his­tó­rico y cul­tu­ral, muy ape­ti­toso para ser recreado como esce­na­rio del género nove­lís­tico, es una tie­rra aún des­co­no­cida en pro­fun­di­dad por el gran público”. No obs­tante, afirma que “el género his­tó­rico, de gran cali­dad, que se escribe desde aquí está pres­ti­giado por el reco­no­ci­miento de los lec­to­res” y ensalza que “el atrac­tivo de Ara­gón es satur­nal. Si te aden­tras en des­cu­brirlo, te atrapa para siempre”.

De este tipo de hechizo sobre públi­cos masi­vos sabe mucho el gran super­ven­tas Javier Sie­rra (Teruel, 1971): “La turo­lense es una tie­rra muy fér­til en leyen­das y epi­so­dios sor­pren­den­tes, casi no hay pue­blo sin una his­to­ria de dra­go­nes –resulta curioso que esos mis­mos pue­blos sean hoy yaci­mien­tos impor­tan­tes de hue­sos de dino­sau­rio–, o sin rela­tos de bru­jas y fan­tas­mas”. En Teruel “apren­die­ron a inter­pre­tar el Uni­verso cria­tu­ras extra­or­di­na­rias como Buñuel o Segundo de Cho­món, padre del cine moderno, por no hablar de otros muchos talen­tos que ha dado esta tie­rra que, como toda región ais­lada, situada entre varias fron­te­ras polí­ti­cas y natu­ra­les, es un micro­cos­mos lleno de mati­ces y rin­co­nes por des­cu­brir, y esa sen­sa­ción de estar hollando terra incog­nita ha sido siem­pre de lo más esti­mu­lante para mí, ya que me inculcó el hábito de la aten­ción: esto es, de tener los ojos abier­tos, de estar a la espera”, explica. Y se le nota que sus víncu­los lite­ra­rios con la pro­vin­cia que le vio nacer “son de natu­ra­leza afec­tiva: “Allí aprendí a leer, a mara­vi­llarme con las his­to­rias ence­rra­das en sus biblio­te­cas públi­cas y a per­ge­ñar mis pri­me­ros escri­tos; y mis pri­me­ras cla­ses de lite­ra­tura en el cole­gio, con una pro­fe­sora (doña Emi­lia) que supo trans­mi­tir­nos su pasión por las letras, mar­ca­ron de forma inde­le­ble mi alma”. En cuanto a su expe­rien­cia de “turo­lense por el mundo”, afirma: “No dudo en turo­lear siem­pre que puedo. Es una obli­ga­ción del alma con­tarle al mundo de dónde vengo y decir­les que mi tie­rra es un lugar fér­til en crea­ti­vi­dad, pero no soy de los que ve sus orí­ge­nes como algo exclu­yente, los nacio­na­lis­mos exa­cer­ba­dos empo­bre­cen el espí­ritu, la gran­deza de una vida con­siste en vivirla, en abrirse al mundo y empa­parse de él… en mi caso, para luego contarlo”.

Recu­pe­rada en 2016 des­pués de quince años sin cele­brarse, la Feria del Libro de Teruel, coor­di­nada por Joa­quín Gui­llén, sir­vió en su edi­ción de este año a LEER para encon­trarse con otros auto­res loca­les cul­ti­va­do­res del género his­tó­rico como Sebas­tián Roa o Luis Zueco (Borja, Zara­goza, 1979), nove­lista, his­to­ria­dor, inves­ti­ga­dor y fotó­grafo, ade­más de vice­pre­si­dente de la Aso­cia­ción de Ami­gos de los Cas­ti­llos de Ara­gón. Zueco ha ambien­tado sus dos pri­me­ras fic­cio­nes his­tó­ri­cas, El cas­ti­llo y La ciu­dad (Edi­cio­nes B) en la for­ti­fi­ca­ción oscense de Loa­rre y en Alba­rra­cín, res­pec­ti­va­mente; la pri­mera por su “auten­ti­ci­dad”, la segunda “por su his­to­ria medie­val, que es casi épica: no sólo la ciu­dad, sino todo su terri­to­rio me sir­vió para crear un micro­cos­mos del Medievo sin salir de sus fron­te­ras”. Cerrará la tri­lo­gía “en el monas­te­rio de Veruela con una trama muy rea­lista donde, una vez más, la ambien­ta­ción será esencial”.

Tam­bién acu­dió a la cita en Teruel, entre otros muchos, Che­sús Yuste (Zara­goza, 1963). Polí­tico, fun­da­dor de la Chunta ara­go­ne­sista y dipu­tado regio­nal durante cua­tro legis­la­tu­ras, fue repre­sen­tante de su for­ma­ción en el Con­greso de los Dipu­tados entre 2011 y 2014, desem­peño que le sir­vió para ambien­tar su novela negra Ase­si­nato en el Con­greso (Xor­dica, 2017). Para Yuste “hay razo­nes para el opti­mismo en Ara­gón. Cada año irrum­pen nue­vas edi­to­ria­les y nue­vos auto­res ara­go­ne­ses mien­tras las edi­to­ria­les vete­ra­nas se con­so­li­dan y los escri­to­res con­ti­núan abrién­dose al mer­cado espa­ñol, como Luz Gabás, ade­más de los ya con­sa­gra­dos”. Asi­mismo, “la con­so­li­da­ción de algu­nos auto­res de novela negra de Ara­gón en edi­to­ria­les impor­tan­tes y la crea­ción del Fes­ti­val Ara­gón Negro que dirige Juan Bolea han ser­vido como refe­ren­cia y ban­de­rín de engan­che para quie­nes vamos detrás”.

 

Lite­ra­tura y periodismo

Queda con­tras­tada la impre­sión de Daniel Gas­cón: “El pano­rama actual de las letras ara­go­ne­sas es atrac­tivo y diná­mico, con­vi­ven auto­res de eda­des muy dis­tin­tas que prac­ti­can todos los géne­ros”. Es más, “existe un tejido lite­ra­rio en la comu­ni­dad: auto­res, edi­to­ria­les, libre­rías, suple­men­tos cul­tu­ra­les y revis­tas”. Coin­cide en ello Irene Vallejo (Zara­goza, 1979), galar­do­nada este año con La Sabina de Plata: “El Heraldo de Ara­gón me dio la pri­mera opor­tu­ni­dad de publi­car y apren­der el ofi­cio, aquí tene­mos la gran suerte de con­tar con ese extra­or­di­na­rio perio­dista cul­tu­ral y escri­tor que es Antón Cas­tro”.

El edi­tor de su ante­rior publi­ca­ción (la reco­pi­la­ción de colum­nas El pasado que te espera), Ser­gio Nava­rro, reme­mora para LEER: “De la mano de Irene comencé la aven­tura de Anorak Edi­cio­nes”, a sabien­das de que “la obli­ga­ción de todo edi­tor es ofre­cer a nove­les la posi­bi­li­dad de sal­tar al ruedo lite­ra­rio”. Dice con­ser­var aún “las pri­me­ras colum­nas que aque­lla autora por enton­ces des­co­no­cida publi­caba en la con­tra­por­tada del Heraldo de Ara­gón”; y ahora, siete años des­pués, se enor­gu­llece de “haber ini­ciado con ella la colec­ción Ecléc­ti­cos de Anorak, que ha aco­gido hasta ahora una quin­cena de títu­los con una pre­vi­sión para el nuevo curso de ampliar la cose­cha a seis nue­vas pro­pues­tas que engran­de­ce­rán hori­zon­tes geo­grá­fi­cos y sen­ti­men­ta­les”. Es la suya, sin duda, una edi­to­rial “nacida con el pro­pó­sito de con­ta­giar la pasión (o devo­ción) por perio­dis­tas y colum­nis­tas vin­cu­la­dos a medios loca­les, y con­ver­tir su talento en libros”. Por su catá­logo des­fi­lan “perio­dis­tas como Juanma Fer­nán­dez; Cris­tina Grande con la deli­ca­deza y humor de sus colum­nas; Ester Ber­dor con su debut en novela; Iguá­zel Elhom­bre, valiente y rebelde, con sus colum­nas ata­das a la tie­rra, la actua­li­dad y el dolor de toda injus­ti­cia; y Ser­gio del Molino, cro­nista de un tiempo y un país, el nues­tro, y hoy acla­mado como gran nove­lista”. Al hablar de este último, su dis­curso “se llena de adje­ti­vos boni­tos: El res­tau­rante favo­rito de Nina Hagen es la joya más reful­gente del catá­logo Anorak”. Ase­gura a LEER: “Tengo la cer­teza de que en nues­tra tie­rra a Ser­gio se le admira, se le res­peta, se le escu­cha, se le quiere y, lo más impor­tante, se le lee”.

Desde los años ochenta la salud de la lite­ra­tura ara­go­nesa no ha parado de fortalecerse

Tam­bién Rodolfo Noti­vol tiene claro que “el perio­dismo y la narra­tiva ara­go­nesa son dos terri­to­rios siem­pre bien comu­ni­ca­dos, y en Ara­gón, ade­más, tene­mos un refe­rente incon­tes­ta­ble de esa cone­xión como Ramón J. Sen­der, así como ahora mismo hay nove­lis­tas que son estu­pen­dos arti­cu­lis­tas como Mar­tí­nez de Pisón, quien escri­bió la mag­ní­fica Ente­rrar a los muer­tos, lin­dante con ambos cam­pos”. Gas­cón, al men­cio­nar “escri­to­res que son perio­dis­tas”, añade el nom­bre de “un genio como Mariano Gis­taín”. De este autor son curio­sos los libros que firma con María Pilar Clau (Zara­goza): Lo mejor de Zara­goza (2009), Agua y cielo (2010) y Zara­goza, tú y yo (2011). El pri­mer título es “un ensayo que pre­ci­sa­mente tiene como obje­tivo con­ver­tir la ciu­dad en lugar de ins­pi­ra­ción; el que va a con­ti­nua­ción es una his­to­ria de amor mar­cada los rit­mos his­tó­ri­cos rela­cio­na­dos con el agua en Ara­gón, que acom­pa­ñan y for­jan las vidas de los pro­ta­go­nis­tas desde 1950 hasta 2013; y en Zara­goza, tú y yo, la autén­tica pro­ta­go­nista es la pro­pia capi­tal”, explica Clau a LEER. Y en su última novela, Péta­los de luna (Pla­neta), el per­so­naje prin­ci­pal es de Zara­goza, del mismo modo que la acción de su pró­ximo libro, La sobrina, que se publica el pró­ximo mes de noviem­bre, trans­cu­rre en tie­rras ara­go­ne­sas: “Creo que está bien reivin­di­car la pro­pia tie­rra como lugar literario”.

 

DSC_0650
José Luis Melero en su biblioteca.

 

Pro­fe­tas en su tierra

A la nómina de auto­res de refe­ren­cia, Alfredo Sal­daña añade otros tan­tos nom­bres: José Verón, Joa­quín Sán­chez Vallés, José Igna­cio de Diego Lidoy, Teresa Sopeña, Teresa Agus­tín, José Anto­nio Conde, Javier Sebas­tián, Angé­lica Mora­les, el ya citado Miguel Serrano y un clá­sico como Fer­nando Ferreró. A este último aso­cia­ría­mos la figura tute­lar de Emi­lio Gas­tón en su doble con­di­ción de polí­tico –fun­da­dor del PSA, pri­mer Jus­ti­cia de Ara­gón de la demo­cra­cia– y poeta. Ambos, Ferreró y Gas­tón, pro­ta­go­ni­zan el emo­tivo docu­men­tal Café Niké, Ofi­cina Poé­tica Inter­na­cio­nal (Nacho Escuín, Fran­cisco Ber­nal, Jara Boné, Indiana Cau­di­llo y David H. Seco­rún), sobre una gene­ra­ción ins­pi­ra­dora, según Daniel Gas­cón, para todas las del siglo XXI.

Podría seguir com­ple­tán­dose la lista con muchos más auto­res, como San­tiago Gas­cón, Anto­nio Iturbe (último pre­mio Biblio­teca Breve), Félix Teira, Anto­nio Alta­rriba, José Luis Corral, José Gimé­nez Cor­ba­tón, Juan Mar­qués, Manuel Mar­tí­nez Forega, Ser­gio Ortas Puri­tani, Víc­tor Juan o Julián Casa­nova. Tam­bién podría­mos dete­ner­nos en más títu­los recien­tes de refe­ren­cia como Capi­tal del desierto (Sibi­rana), la segunda novela de Jorge Sanz Bara­jas, “una de las mejo­res publi­ca­das este pasado año en Ara­gón”, a jui­cio de José Luis Melero.

Pero habiendo de con­cluir este tra­yecto por las letras ara­go­ne­sas del pre­sente, esco­ge­mos las pala­bras de cie­rre de Mar­tí­nez de Pisón: “Desde los años 80, en los que coin­ci­die­ron varias gene­ra­cio­nes de escri­to­res ara­go­ne­ses que publi­ca­ban en edi­to­ria­les nacio­na­les, la salud de la lite­ra­tura ara­go­nesa no ha parado de for­ta­le­cerse”. Hon­rado de que pese a su pro­ver­bial humil­dad se le reco­nozca en casa como el gran escri­tor que es, con­cluye: “Eso de que nadie es pro­feta en su tie­rra no se aplica en Aragón”.

* Foto por­tada: Emi­lio Gas­tón, por Car­melo Esteban.

 

 MAICA RIVERA (@maica_rivera)

PORTADA285Una ver­sión de este artículo apa­rece publi­cada en el número de sep­tiem­bre  de 2017, 285 de la Revista LEER

 

 

 

 

 

Tags : Agustín Sánchez VidalAire nuestroAlberto GamónAlfredo SaldañaAlgunos hombres insaciablesAlmudena VidorretaAloma RodríguezAna AlcoleaAna G. LartiteguiAna María NavalesAnagramaÁngel GraciaÁngel GuindaÁngel López García-MolinsÁngel PetismeÁngel SobrevielaÁngela LabordetaAngélica MoralesAntón CastroAntonio Pérez LasherasAsesinato en el CongresoAurora EgidoAutos de choqueBaltasar GraciánBegoña OroBrenda AscozBuñuelCalandaCarlos CastánCarmen RuizChesús YusteChristopher HitchensConfesión generalCristina GrandeDaniel GascónDaniel NesquensDavid GuiraoDavid H. SecorúnDavid LozanoDe Madrid al cieloDías sin díaDiego PalmathEclipsadoseditorial Anorakeditorial XordicaEduardo FariñaEl anticuerpoEl beso que no te di. El trágico destino de los amantes de TeruelEl día de mañanaEl restaurante favorito de Nina HagenElisa Arguilé y Blanca BKEmilio GastónEn medio de todoEnrique CebriánEsos días raros de lluviaEspaña contra el EstadoEstrellas fugacesEva PuyóFélix RomeoFélix TeiraFeria del Libro de TeruelFernando FerreróFernando LalanaFernando SanmartínFestival Aragón NegroFrancisco BernalFuendetodosGoyaHablarán de nosotrasHarper CollinsHermanos Argensolahttp://unoyceroediciones.com/Ignacio de LuzánIgnacio Martínez de PisónIldefonso-Manuel GilIn absentiaIndiana CaudilloIngrid MagrinyàIrene VallejoIsmael GrasaJara BonéJavier Muñoz-BasolsJavier SebastiánJavier SierraJavier TomeoJekyll & JillJesús JiménezJoaquín BergesJoaquín GuillénJoaquín Sánchez VallésJorge Sanz BarajasJosé Antonio CondeJosé Giménez CorbatónJosé Ignacio de Diego LidoyJosé Luis CorralJosé Luis MeleroJosé Manuel SorianoJosé María CongetJosé VerónJosé-Carlos MainerJuan BoleaJuan Luis SaldañaJuan Manuel Cacho BlecuaJuan MarquésJuana GrandesJulián CasanovaJulio José OrdovásLa Bella VarsoviaLa buena reputaciónLa Esfera de los LibrosLa llave maestraLa mirada de los pecesLaura BordonabaLeón BuilLeonardo Romero TobarLetras libresLibros del InnombrableLos libros del gato negroLuis BuñuelLuis MolinerLuis ZuecoLuz GabásMagdalena LasalaMaite CachoManuel Martínez ForegaManuel VilasMaría FrisaMaría Jesús LacarraMaría Pérez HerediaMaría Pilar ClauMarian PueoMariano GistaínMark LillaMiguel Ángel Ortiz AlberoMiguel LabordetaMiguel MenaMiguel SerranoMira EditoresMoncayoNacho EscuínNacho TajahuerceNatalia GinzburgNueva York sin quererOctavio Gómez MiliánOjos que no venOlga BernadOlifantePalacio de La AljaferíaPantaliaPatricia EstebanPepe SerranoPre-textospremio Herralde de NovelaPremio Nacional de Narrativa 2015Ramón J. SenderReservoir BooksRodolfo NotivolRosendo TelloSandra AndrésSantiago GascónSebastián RoaSegundo de ChomónSeix BarralSergio del MolinoSergio LairlaSergio NavarroSergio Ortas PuritaniSherman AlexieSoledad PuértolasStarmanTeresa AgustínTeresa GarbíTeresa SopeñaTrescientos días de solTurnerUn sueño plurilingüe para EspañaUna ilusiónUniversidad de ZaragozaUno y Cero EdicionesVaciar los armariosVíctor JuanVíctor Mira“Quincalla”

3 comentarios

  1. Se olvi­dan uste­des de otro nove­lista impor­tate, recien­te­mente galar­do­nado con el pre­mio Ara­go­ne­ses en Madrid. Su obra, pro­lí­fica y pro­funda, abarca desda la cono­cida Tri­lo­gía de los piri­neos, pasando por las aven­tu­ras del loco ins­pec­tor Barra­queta. Estoy hablando de Jose Luis Gra­cia Mos­teo, no entiendo por qué no se le men­ciona en este artículo res­pecto a gra­des «crea­do­res» aragoneses.

Responder a Jorge Cancelar respuesta