Valladolid, patria de poeta

DSCN2699

Den­tro del pro­yecto Cul­tura Valla­do­lid 2017 impul­sado por el Grupo Per­ga­mino, se inau­guró en enero el I Ciclo de Poe­sía Ciu­dad de Valla­do­lid, del que LEER es medio cola­bo­ra­dor, con  dos jor­na­das de aforo com­pleto, y este jue­ves 9 de febrero se ini­cia su segunda aven­tura poética.

Las bajas tem­pe­ra­tu­ras del invierno valli­so­le­tano con­tras­ta­ron con la cali­dez  del público que arropó el arran­que del I Ciclo de Poe­sía Ciu­dad de Valla­do­lid, cele­brado en dos inten­sas sesio­nes que corro­bo­ra­ron la buena salud y efer­ves­cen­cia del género col­gando el car­tel de lleno abso­luto. La aper­tura tuvo lugar el 19 de enero en el Salón de Gra­dos de la Uni­ver­si­dad de Valla­do­lid, a cargo de la auto­ri­dad pública patro­ci­na­dora y la Vice­pre­si­denta de la Aso­cia­ción Cul­tu­ral Grupo Per­ga­mino Ruth Ber­nardo.

Hasta junio des­fi­la­rán por la ciu­dad nume­ro­sos invi­ta­dos, con las voces des­ta­ca­das de Anto­nio Gamo­neda, Luis Gar­cía Mon­tero y Luis Anto­nio de Villena

El debate se desa­rro­lló en el Aula Triste del Pala­cio de Santa Cruz con una mesa redonda sobre la Poe­sía del siglo XXI, mode­rada por el pre­si­dente del Grupo Per­ga­mino, Manuel Gon­zá­lez. Contó con la par­ti­ci­pa­ción de los poe­tas Kar­melo C. Iri­ba­rren, Raquel Lan­se­ros y Car­los Aganzo, tam­bién perio­dista y direc­tor del dia­rio El Norte de Cas­ti­lla que, al día siguiente, retomó el tema de la defensa de los clá­si­cos que dan alas a nues­tro tiempo. Lo hizo en la Sala Expe­ri­men­tal del Tea­tro Zorri­lla de Valla­do­lid para refe­rirse a Iri­ba­rren, “nues­tro Max Estre­lla”, y a su “poe­sía de la extraña ter­nura, pro­fun­da­mente con­mo­ve­dora”, a la que otros han tra­tado de enca­si­llar den­tro de cate­go­rías que se le que­dan muy cor­tas, como “rea­lismo sucio”, “mini­ma­lismo” o “poe­sía de la expe­rien­cia”, y que en nin­gún caso alcan­zan para citar una obra, la suya, “que sale de las tri­pas y de la vida”.

Uno

Raquel Lan­se­ros, que regre­sará al Ciclo Poé­tico para reci­tar junto a Luis Gar­cía Mon­tero en abril, pre­sentó el libro ‘Eta­pas’ de Manuel Gon­zá­lez como “una vic­to­ria de la memo­ria sobre el paso del tiempo”. Foto: M.R.

El verso en la diana

En esta segunda con­vo­ca­to­ria del vier­nes 20 de enero, reto­ma­ron pro­ta­go­nismo las mis­mas per­so­na­li­da­des del mundo de la cul­tura para con­cre­tar sus con­clu­sio­nes en mate­ria de actua­li­dad. Se cen­tra­ron las aten­cio­nes tanto en la citada pre­sen­ta­ción a cargo de Aganzo de Las luces inte­rio­res (Rena­ci­mento) de Iri­ba­rren como en la de Eta­pas (Rena­ci­miento) de Manuel Gon­zá­lez de la mano de Raquel Lan­se­ros. Aganzo insis­tió en elo­giar para nues­tro pre­sente la que deno­minó como “vir­tud del bon­sái”, la pro­pia de una lírica cuya expre­sión con­cisa deja intuir, no obs­tante, una vasta aura cul­tu­ral y sen­ti­men­tal alre­de­dor. Es ahí donde que­da­ron her­ma­na­das las pro­duc­cio­nes de ambos auto­res pre­sen­ta­dos, en esa escuela de “decir el máximo con lo mínimo”, una afi­ni­dad de “sole­dad com­par­tida” a la que Lan­se­ros, pro­lo­guista del libro de Gon­zá­lez, por su parte, llegó y ensalzó a tra­vés de una faci­li­dad de cierta anag­nó­ri­sis íntima de la que siem­pre, recordó ella, habla Joan Mar­ga­rit: ese ins­tante de reve­la­ción que expe­ri­men­ta­mos como lec­to­res cuando tras­cen­de­mos la sim­ple empa­tía para auto­rre­co­no­cer­nos en el verso ajeno, cuando nos emerge la plena cer­teza de “ese del poema, soy yo”. Esta teo­ri­za­ción de poé­ti­cas pro­fun­das de la sen­ci­llez quedó ejem­pli­fi­cada inme­dia­ta­mente des­pués, durante el reci­tal que dio tér­mino a la velada, en el que los auto­res leye­ron sus pro­pios ver­sos. Ya la emo­ción no con­ce­dió tre­gua, a tenor de las noto­rias reac­cio­nes en cadena de las buta­cas desde la pri­mera lec­tura de “Gafas”, el poema con­fe­sio­nal que abre Eta­pas: “A los once años/me lle­va­ron al oftalmólogo./El diag­nós­tico, sencillo./Vista cansada./No me extraña./A esa edad/había visto dema­siado”.

dos

Kar­melo C. Iri­ba­rren. Foto: M. R.

Cogió el tes­tigo Iri­ba­rren, mago de la pala­bra escrita y decla­mada que hizo suyo al público incon­di­cio­nal­mente en tiempo récord. Sus expre­si­vas varia­cio­nes tona­les con­du­je­ron los áni­mos de la sala por todo un reco­rrido de picos emo­cio­na­les, de la risa al sobre­co­gi­miento, un trán­sito de con­tras­tes que hizo posi­ble incluso en el breve tramo de una misma pieza poé­tica, como suce­dió en “Tu padre se ha ido de viaje”. En este clí­max de audi­to­rio entre­gado, que tuvo oca­sión de lle­varse rubri­ca­dos los libros de los escri­to­res, con­cluyó esta pri­mera aven­tura poé­tica valli­so­le­tana de la que LEER seguirá man­te­nién­dose de cóm­plice hasta su tér­mino el 9 de junio. Será la fecha en la que regre­sa­rán al tea­tro Zorri­lla, para reci­tar, Iri­ba­rren y Aganzo junto a González.

La emo­ción no con­ce­dió tre­gua en las buta­cas desde la pri­mera lec­tura de “Gafas”, poema con­fe­sio­nal de “Etapas”

Uni­dos en cali­dad de exper­tos, unos meses más tarde, en sep­tiem­bre, darán a cono­cer su fallo como jurado del I Pre­mio Inter­na­cio­nal de Poe­sía Ciu­dad de Valla­do­lid, junto a un pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de la ciu­dad y un miem­bro de la enti­dad pública patro­ci­na­dora. El poeta gana­dor con­tará con la edi­ción de su obra en la edi­to­rial Rena­ci­miento. Hasta enton­ces se suce­de­rán nume­ro­sos invi­ta­dos, que inclui­rán las voces des­ta­ca­das de Anto­nio Gamo­neda, Luis Gar­cía Mon­tero y Luis Anto­nio de Villena. La siguiente cita más inme­diata del pro­grama ten­drá lugar mañana jue­ves 9 de febrero: unos reci­ta­les a cargo de los poe­tas Gui­llermo de JorgeBea­trice Bor­gia, Fran Soto y Uberto Sta­bile, en el bar Her­mi­nios a las 20:00 horas. Les segui­rán los de Ceci­lia Quí­lez y Anto­nio Mani­lla en la Sala Expe­ri­men­tal del Tea­tro Zorri­lla, el vier­nes 10 de febrero. Se cerrará el mes el sábado 11 de febrero, en la libre­ría cafe­te­ría La Otra a las 19:00 horas con Uberto Sta­bile, Sara Zapata, Paco Ramos y Gema Estu­di­llo.

MAICA RIVERA (@maica_rivera)

 
16298874_1583732341642679_786286985521627816_n
Una ver­sión de este artículo apa­rece publi­cada ori­gi­nal­mente en el número de febrero de 2017, 279, de la edi­ción impresa de la Revista LEER

Anímate a comentar.

Adriana Hidalgo

Lucia Berlin

albert vuelve a casa

vervuert

calambur editorial

navona

dracena

canalla

adviento en la montaña

cazador de ratas

tan poca vida

el innombrable

club leteo