Reinventando el mundo del libro

CARTEL-baja-2

La revo­lu­ción digi­tal viene poniendo patas arriba nues­tra forma de enten­der y de expe­ri­men­tar el mundo, y por supuesto de leerlo. Una vez repo­sado el debate del for­mato, el reto del libro es su inte­gra­ción fun­cio­nal en un nuevo eco­sis­tema repleto de opor­tu­ni­da­des ape­nas exploradas.

Habla­mos con exper­tos espa­ño­les en la mate­ria y bus­ca­mos algu­nas de las pro­pues­tas más inno­va­do­ras.

Uno de los ras­gos cul­tu­ra­les más intere­san­tes de este arran­que de siglo es la obs­ti­nada vigen­cia del roman­ti­cismo. Con­vi­viendo con cierta des­hu­ma­ni­za­ción y la adic­ción a las máquinas-prótesis que extien­den nues­tro cuerpo y nues­tra expe­rien­cia, que com­ple­men­tan nues­tras apti­tu­des y nos remo­de­lan, el roman­ti­cismo sigue ahí. Puede ser­vir lo mismo a la sen­ti­men­ta­li­za­ción de la polí­tica que abona popu­lis­mos de nuevo cuño o a la resis­ten­cia de la gente a las ver­ti­gi­no­sas trans­for­ma­cio­nes impues­tas por la revo­lu­ción digi­tal. El XXI tiene pinta de superar con cre­ces al XX como siglo de la paradoja.

javier-celaya

Javier Celaya, uno de los pro­fe­sio­na­les espa­ño­les más repu­tados en mate­ria de tran­si­cio­nes digi­ta­les en el mundo de la cul­tura, par­ti­cu­lar­mente en el sec­tor del libro. Fun­da­dor de la con­sul­to­ría Dos​doce​.com.

 

Puede decirse que el libro como arte­facto popu­lar nació en el XIX. Quizá por eso algu­nos tópi­cos uti­li­za­dos para la defensa de su soporte tra­di­cio­nal –físico, de papel, encua­der­nado– frente al for­mato volá­til, vigi­lado y expuesto a la dis­trac­ción per­ma­nente del libro elec­tró­nico ven­gan infec­ta­dos de roman­ti­cismo. No es otra cosa su reivin­di­ca­ción ape­lando a la “expe­rien­cia inigua­la­ble” del tacto o el olor del papel. Esa evo­ca­ción sen­so­rial ya no se sos­tiene, si es que alguna vez lo hizo. Por­que la fra­gan­cia y el tacto de algu­nos libros dejan bas­tante que desear. Por­que ya hemos asi­mi­lado que la expe­rien­cia, román­tica por supuesto, de la lec­tura al calor del hogar es com­pa­ti­ble con el más moderno dis­po­si­tivo; y sobre todo por­que el nuevo para­digma ya está aquí y es irre­duc­ti­ble. Lo cual no supone un des­pre­cio del libro con­ven­cio­nal defen­dá­moslo sin ata­car su dig­ni­dad: tiene cua­li­da­des obje­ti­vas e imba­ti­bles más allá de la cur­si­le­ría– sino la cons­ta­ta­ción de que el mundo del libro debe adap­tarse de una vez y del todo a la nueva situación.

Hay un nuevo hori­zonte de posi­bi­li­da­des para la crea­ción, la comer­cia­li­za­ción, la comu­ni­ca­ción o la ges­tión que hasta ahora han sido poco aprovechadas

El debate sobre el libro digi­tal se ha reman­sado. La deses­pe­ra­ción con que se buscó el nuevo for­mato durante lo peor de la cri­sis ha dejado paso a la cons­ta­ta­ción de que la tran­si­ción será pau­la­tina y que habrá con­vi­ven­cia de sopor­tes. Y que el ver­da­dero reto es bus­car la inte­gra­ción del libro en el nuevo para­digma digi­tal, y eso es algo que sólo en parte tiene que ver con el for­mato. En todos sus esla­bo­nes –desde el autor al lec­tor pasando por el edi­tor, el dis­tri­bui­dor, el librero, el biblio­te­ca­rio– la cadena de valor del libro encuen­tra en la revo­lu­ción digi­tal un nuevo hori­zonte de posi­bi­li­da­des para la crea­ción de con­te­ni­dos, la comer­cia­li­za­ción, la comu­ni­ca­ción, la ges­tión o la finan­cia­ción que hasta ahora sólo han sido par­cial­mente aprovechadas.

¿Hacía dónde vamos?

Habla­mos de ello con Javier Celaya, uno de los pro­fe­sio­na­les espa­ño­les más repu­tados en mate­ria de tran­si­cio­nes digi­ta­les en el mundo de la cul­tura, par­ti­cu­lar­mente en el sec­tor del libro. Fun­da­dor de la con­sul­to­ría Dos​doce​.com, este año se ha hecho cargo de la direc­ción aca­dé­mica del Con­greso del Libro Elec­tró­nico que los días 16 y 17 de noviem­bre ha cele­brado en Bar­bas­tro, Huesca, su cuarta edi­ción. Celaya le inyectó su afán de inno­va­ción y anti­ci­pa­ción desde el mismo título de la sesión inau­gu­ral: Hacia dónde vamos. ¿Cómo será el mundo del libro en el año 2025? Un con­greso que ya desde sus con­te­ni­dos evi­den­cia una supera­ción del marco de dis­cu­sión. Ya no se trata de explo­rar el desa­rro­llo del libro elec­tró­nico, sino de la adap­ta­ción del libro al entorno digi­tal. Y en ese sen­tido todo libro es ya, podría decirse, electrónico.

Incluso lo que sucede fuera de las pan­ta­llas pasa hoy por ellas, y ahí el libro debe jugar sus bazas para encon­trar su sitio en el nuevo orden digital

Pocas sema­nas antes de la cita de Bar­bas­tro, Celaya pre­sen­taba el estu­dio que por ter­cer año con­se­cu­tivo Dos​doce​.com ha ela­bo­rado para CEDRO sobre la con­so­li­da­ción de los mode­los de nego­cio en la era digi­tal, incluida una encuesta a 450 pro­fe­sio­na­les edi­to­res aso­cia­dos, de los cua­les ya sólo un 5% se declara anti­di­gi­tal. Inte­rro­ga­dos acerca de lo que han hecho y lo que tie­nen pen­sado hacer en la mate­ria, “lo más intere­sante es”, señala Celaya, “que si en los últi­mos tres años se han dedi­cado sobre todo a comer­cia­li­zar sus pro­duc­tos por uni­dad vía comer­cio elec­tró­nico a tra­vés de tien­das como Ama­zon, lo que pre­vén hacer en los pró­xi­mos tres años es entrar en pla­ta­for­mas de sus­crip­ción” y otros “mode­los dis­rup­ti­vos” como pagar por leer. “El ante­ce­dente está en el mundo de los video­jue­gos. Antes se ven­dían en cajas, y ahora el soporte físico ape­nas repre­senta el 30%. El resto del nego­cio está en la nube y en las pla­ta­for­mas de sus­crip­ción, en las cua­les vas pagando según vas avan­zando e incluso la pri­mera parte es gratis”.

El libro adopta estra­te­gias de una mer­can­cía nativa audio­vi­sual como el video­juego, por­que como este ya es un pro­ducto de pan­ta­lla, que es donde hoy se juega la gran par­tida del con­sumo cul­tu­ral. Por­que incluso lo que sucede fuera de las pan­ta­llas pasa hoy por ellas, y en ese espa­cio de fil­trado de la reali­dad el libro debe jugar sus bazas para encon­trar su sitio en el nuevo orden digi­tal. “Si el edi­tor juega, la tec­no­lo­gía le va a devol­ver expe­rien­cias equi­va­len­tes al resul­tado del boca oreja del libro analó­gico, pero muy mejo­ra­das. Ade­más, es nece­sa­rio acer­car la lec­tura a la gente que se ha criado con los nue­vos len­gua­jes. Hay que intro­du­cir­los en el libro. Cuanto antes lo entienda el mundo edi­to­rial, mejor para todos”.

De la misma opi­nión es José Luis Ver­des. Socio de Celaya en un pro­yecto embrio­na­rio de una comu­ni­dad de lec­to­res de tex­tos para edi­to­ria­les, Manus­cri­tics, Ver­des ha desa­rro­llado para el dia­rio El País Libro­tea, una pla­ta­forma de reco­men­da­ción de libros que con menos de un año de vida ha for­mado parte del pal­ma­rés de los últi­mos LovieA­wards, los más pres­ti­gio­sos galar­do­nes euro­peos de Inter­net. “El mundo de la música, o el del cine y la tele­vi­sión, ha sabido rein­ven­tarse y gene­rar nue­vos for­ma­tos y nue­vas for­mas de ofre­cer lo que la gente quiere como y cuando quiere”, señala Ver­des a LEER. “¿Y qué ocu­rre con el mundo del libro? ¿Cómo es posi­ble que el mayor sec­tor cul­tu­ral de la indus­tria, por­que el 40% del sec­tor cul­tu­ral en España es el libro, sea el que menos ha abra­zado las nue­vas tec­no­lo­gías que han sal­vado a la música o el cine? Hay gran­des pro­yec­tos como 24Symbols, o Nubico, que ade­más cuenta con el apoyo de un grupo tan potente en temas de desa­rro­llo de nego­cio y tec­no­lo­gía como es Tele­fó­nica, que no han tenido el res­paldo de la indus­tria. ¿Cómo es posi­ble que ni los gran­des gru­pos ni muchas veces las edi­to­ria­les media­nas y peque­ñas estén apos­tando deci­di­da­mente por pro­yec­tos así? Todo lo que refuerza un nego­cio y una buena idea es bueno para la indus­tria, y no tengo la sen­sa­ción de que todo el mundo piense lo mismo”.

El libro mejorado

Los nue­vos entor­nos tec­no­ló­gi­cos son los que gene­ran más dolor entre aque­llos menos pre­pa­ra­dos para modi­fi­car sus anti­guas estruc­tu­ras de valo­res, pero, aun­que se lamen­ten, la revo­lu­ción ya ha acae­cido”. Lo decía McLuhan en el 69 y lo cita opor­tu­na­mente Joa­quín Rodrí­guez, autor del blog futu​ros​de​lli​bro​.com, en su artículo del penúl­timo número, el 104, de Telos, la revista de pen­sa­miento sobre comu­ni­ca­ción, tec­no­lo­gía y socie­dad de la Fun­da­ción Tele­fó­nica, dedi­cado pre­ci­sa­mente al futuro del libro en la era digi­tal. En un texto lleno de suge­ren­cias, Rodrí­guez cons­tata que “cuando todos los medios que cono­cía­mos son sus­cep­ti­bles de ser digi­ta­li­za­dos –la escri­tura, el cine, la música– se genera una nueva forma de hibri­da­ción, de con­fluen­cia, que a su vez genera una forma de expre­sión nece­sa­ria­mente dis­tinta, com­bi­nada y agre­gada, que esta­mos toda­vía apren­diendo a cons­truir y a des­ci­frar”. En este esta­dio inter­me­dio en el que nos encon­tra­mos, impre­vi­si­ble pero pre­de­ci­ble, cabe vis­lum­brar que las narra­ti­vas serán, ya lo son, trans­me­dia, pero que esa misma con­fluen­cia “poten­cia y realza lo más exclu­sivo de la natu­ra­leza de los medios pre­ce­den­tes” y no excluye, ni mucho menos, los sopor­tes analó­gi­cos. Una reali­dad que des­pués del parto del libro digi­tal se veri­fica hoy en día en el mundo editorial.

Es nece­sa­rio acer­car la lec­tura a la gente que se ha criado con los nue­vos len­gua­jes. Hay que intro­du­cir­los en el libro

En el mismo número de Telos, el direc­tor de la Feria de Frank­furt, Juer­gen Boos, incide en un aspecto clave: la capa­ci­dad de irra­dia­ción del libro res­pecto al resto de medios. “Lo que sucede en la era digi­tal es que los libros comien­zan a impreg­nar nues­tras vidas mucho más que antes. El inge­niero puede apli­car cono­ci­miento con la ayuda de un libro mejo­rado, que con­tiene carac­te­rís­ti­cas de reali­dad aumen­tada o carac­te­rís­ti­cas de reali­dad vir­tual, lo cual pro­por­ciona acceso a una mayor base de datos de cono­ci­miento, así como a una comu­ni­dad. El lec­tor de una novela puede pasearse por una ciu­dad extran­jera y una apli­ca­ción le indi­cará cuándo pasa por el café favo­rito de uno de sus héroes lite­ra­rios. Y los estu­dian­tes pue­den apren­der con todos sus sen­ti­dos, mediante audio, vídeo y texto, conec­ta­dos con sus cole­gas y profesores”.

En esa cua­li­dad “rena­cen­tista” del libro como vór­tice mediá­tico reside su poten­cial en la era digi­tal y la bús­queda de valor y nego­cio. Y sugiere que el futuro pasa por la coope­ra­ción con unos nue­vos acto­res –desa­rro­lla­do­res, inge­nie­ros y demás crea­do­res de entor­nos digi­ta­les– nece­si­ta­dos de contenido.

En la medida que la indus­tria refuerce pro­yec­tos sóli­dos y de enver­ga­dura, alre­de­dor van a sur­gir un mon­tón de pro­yec­tos más. Hoy en día se pide a los jóve­nes que se lan­cen, ¿pero con qué base, si la indus­tria en el caso nues­tro está com­ple­ta­mente estan­cada?”, lamenta Ver­des. “Por ser com­ple­ta­mente hones­tos, que en los últi­mos siete años las ven­tas han caído casi un 40%, y es ver­dad que eso no sola­mente con­trae la cuenta de resul­ta­dos sino la manera de pen­sar. Pero es cuando más está cayendo una indus­tria cuando con más entu­siasmo hay que tra­ba­jar para hacer cosas nuevas”.

*Este artículo se ilus­tra más arriba con la ima­gen cor­po­ra­tiva del Con­greso de Bar­bas­tro, rea­li­zada por el Estu­dio Vein­tio­cho de comu­ni­ca­ción Crea­tiva, y que repre­senta de manera muy grá­fica la cua­li­dad dual del libro en el nuevo orden digi­tal.

 

——–&——–

INNOVACIÓN EN ESPAÑA: DIEZ CASOS

Los pro­yec­tos des­cri­tos a con­ti­nua­ción sin­to­ni­zan con esa nece­si­dad de reima­gi­nar el papel del libro en el con­texto digital

Antes había que mirar fuera, pero ahora en nues­tro país hay mucha inno­va­ción que orgu­llo­sa­mente tene­mos que tener en cuenta a la hora de reima­gi­nar el mundo del libro”. Javier Celaya está al tanto como pocos de lo nuevo que se está haciendo en torno al libro, y ha lle­vado algu­nos casos nota­bles al con­greso de Bar­bas­tro, donde tuvo lugar la pri­mera edi­ción de los ePri­zes, pre­mios a la cul­tura digi­tal y la inno­va­ción en el sec­tor. He aquí algu­nos de ellos, y otras ini­cia­ti­vas que no hacen sino explo­rar las nue­vas vías y opor­tu­ni­da­des que ofrece el campo digi­tal a la expan­sión de la expe­rien­cia del libro y la lectura.

TEKSTUM

Fina­lista en los Quan­tum Inno­va­tio­nA­wards de la última Feria del Libro de Lon­dres, Teks­tum uti­liza la inte­li­gen­cia arti­fi­cial y el Big Data, es decir, los datos dis­po­ni­bles en la red, para ana­li­zar el com­por­ta­miento y las pre­fe­ren­cias de los lec­to­res. Pero ya no se trata de compu­tar datos sim­ples deri­va­dos de las lis­tas de libros más ven­di­dos o las habi­tua­les pun­tua­cio­nes, sino de “reco­no­cer semán­ti­ca­mente las emo­cio­nes de los usua­rios”. Teks­tum ana­liza rese­ñas y comen­ta­rios de libros y genera por medio de téc­ni­cas de lin­güís­tica compu­tacio­nal datos obje­ti­vos de las opi­nio­nes de los lec­to­res basa­dos en sus emo­cio­nes. Lo expli­caba aDos​doce​.com Lau­ren Romeo, direc­tora cien­tí­fica de Teks­tum: A tra­vés de un algo­ritmo pro­pio “pro­por­cio­na­mos un aná­li­sis cien­tí­fico en tiempo real de las opi­nio­nes, comen­ta­rios y rese­ñas que los lec­to­res rea­li­zan en pla­ta­for­mas lite­ra­rias, blogs y redes socia­les” para “ofre­cer infor­ma­ción cua­li­ta­tiva del mer­cado del libro a los dis­tin­tos agen­tes del sec­tor”. Herra­mien­tas como Teks­tum “per­mi­ten hacer esca­la­ble lo que antes se hacía indi­vi­dual­mente”, señala Celaya, y demues­tran “que pro­fe­sio­nes de van­guar­dia se están intere­sando en el mundo del libro”.

 

tekstum-overview

 

NARRATORES

Celaya prevé un “rena­ci­miento del audio­li­bro” gra­cias a expe­rien­cias como la que ofrece Narra­to­res, “com­bi­nando texto con imá­ge­nes y apos­tando por la cali­dad”. Narra­to­res ofrece “las mejo­res voces con el mejor sonido” para unos libros mag­ní­fi­ca­mente ilus­tra­dos dis­po­ni­bles en des­carga directa sin sus­crip­cio­nes. Cada libro de hecho es una apli­ca­ción, con un menú claro y sen­ci­llo y un sis­tema de repro­duc­ción y nave­ga­ción inme­jo­ra­bles para escu­char y ver las obras. Hasta ahora han publi­cado Bru­ja­re­lla, escrito y dibu­jado por Iban Barre­ne­txea, y clá­si­cos como Otra vuelta de tuerca de Henry James, El fan­tasma de Can­ter­vi­lle de Oscar Wilde y Orgu­llo y pre­jui­cio ilus­tra­dos res­pec­ti­va­mente por Ana Juan, Boa Mis­tura y Riki Blanco. Están dis­po­ni­bles en la Apple Store por sólo 2,99 euros.

 

narratores1

KOMILIBRO

La expe­rien­cia del zara­go­zano Javier Calvo Labat como pro­fe­sor de lite­ra­tura de secun­da­ria le animó a dise­ñar con el pro­gra­ma­dor Juan Men­gual una herra­mienta que pusiera fácil la lec­tura a unas nue­vas gene­ra­cio­nes no dema­siado fami­lia­ri­za­das ni con el hábito lec­tor ni mucho menos con las cate­go­rías del canon lite­ra­rio impar­ti­das en los pla­nes de estu­dios. Con sólo dos toques de pan­ta­lla en fun­ción de sus pre­fe­ren­cias, el usua­rio de Komi­li­bro encon­trará una reco­men­da­ción a su medida acom­pa­ñada de los comen­ta­rios de otros usua­rios. His­to­rias coti­dia­nas, Mons­truos, Magia, Mis­te­rio, Peleas y Bata­llas, Otros Mun­dos e His­to­rias de Amor son las opcio­nes ini­cia­les que se refi­nan en la siguiente pan­ta­lla, y que el usua­rio si lo desea puede con­di­cio­nar aña­diendo fil­tros de género, orien­ta­ción, tipo de len­guaje, nivel de com­ple­ji­dad o incluso número de pági­nas. Uno de los fina­lis­tas como pro­yecto más inno­va­dor en el sec­tor edi­to­rial en el IV Con­greso de Bar­bas­tro.

komilibro

 

PICKINGIDEAS

Como su pro­pio nom­bre indica, Pickin­gi­deas es un reco­lec­tor de esas gran­des fra­ses y refle­xio­nes que a todo lec­tor habi­tual le sal­tan a la vista durante sus lec­tu­ras y que tra­di­cio­nal­mente se han cap­tu­rado sub­ra­yando el libro o ano­tán­do­las en algún sitio. La app de Pickin­gi­deas, toda­vía en fase beta –dis­po­ni­ble por invi­ta­ción para los intere­sa­dos–, ofrece “atra­par­las, per­so­na­li­zar­las y com­par­tir­las de un modo sen­ci­llo”. El usua­rio puede tomar una foto­gra­fía de la página del libro, selec­cio­nar el texto y darle el for­mato que desee para com­par­tirlo en sus redes socia­les, y tam­bién acce­der a los repo­si­to­rios de ideas de los demás usuarios.

pi1

 

 

GAMEMOTIV

Expe­rien­cias como Game­mo­tiv ilus­tran a la per­fec­ción el cam­bio pro­fundo que la revo­lu­ción digi­tal está pro­pi­ciando en nues­tras estruc­tu­ras de pen­sa­miento y de asi­mi­la­ción del cono­ci­miento. Es el cum­pli­miento de la pro­fe­cía mcluha­niana, que hablaba de desal­fa­be­ti­za­ción pero sin ánimo admo­ni­to­rio, sino des­crip­tivo: la remo­de­la­ción de nues­tras con­cien­cias fruto de la expo­si­ción a la pan­ta­lla. Anti­ci­pando ese cam­bio men­tal, Game­mo­tiv desa­rro­lla apli­ca­cio­nes de apren­di­zaje basa­das en estu­dios neu­ro­cien­tí­fi­cos para opti­mi­zar la adqui­si­ción de cono­ci­mien­tos y com­pe­ten­cias a tra­vés de la lla­mada gami­fi­ca­ción, el micro­lear­ning –uni­da­des de con­te­nido que no requie­ren más de 15 minu­tos dia­rios– y otras téc­ni­cas de asi­mi­la­ción adap­ta­das a las difi­cul­ta­des de cada usua­rio. Gamo­tiv ofrece ser­vi­cios de for­ma­ción médica con­ti­nuada a tra­vés de Medi­cis App y cur­sos de for­ma­ción interna para empre­sas. Se trata, en pala­bras de Celaya de “trans­for­mar his­to­rias tex­tua­les en libros de texto visuales”.

 

presentacion-medicis

CUBUSGAMES

Los game­books o video­jue­gos narra­ti­vos de este estu­dio crea­tivo ubi­cado en Bar­ce­lona actua­li­zan el con­cepto de hiper­fic­ció­nex­plo­ra­tiva o libro­jue­gos popu­la­ri­za­dos en los 80 gra­cias a colec­cio­nes como Elige tu pro­pia aven­tura. Por sólo 2,99 euros –aun­que encon­tra­mos su Dead­man­Dia­ries a sólo 0,99 en Goo­gle Play para Android– garan­ti­zan entre­te­ni­miento narra­tivo de pri­mer orden gra­cias a las múl­ti­ples alter­na­ti­vas que ofrece cada relato. Todos ellos –cinco hasta ahora, con un sexto, The­Fran­kens­tein­Wars, en desa­rro­llo– están rea­li­za­dos en inglés, y algu­nos ade­más en espa­ñol y cata­lán. Un ejem­plo de cómo el libro puede apro­ve­char un for­mato de éxito, ahora mismo el más lucra­tivo del mundo del entre­te­ni­miento, como son los video­jue­gos para acce­der al nuevo para­digma. “Para quie­nes dicen que esto no son libros”, advierte Celaya, “son his­to­rias del siglo XXI con­ta­das para lec­to­res del siglo XXI.

 

fksn

 

CREATIVECHAIN

El desa­rro­llo de la compu­tación en red per­mite la crea­ción de solu­cio­nes revo­lu­cio­na­rias a vie­jos pro­ble­mas. Así, la tec­no­lo­gía blo­ck­chain y su apli­ca­ción espe­cí­fica para publi­ca­cio­nes, media­chain, ofrece la posi­bi­li­dad de impri­mir a cual­quier crea­ción en for­mato digi­tal una iden­ti­dad inco­rrup­ti­ble que garan­tice su atri­bu­ción y faci­lite el ras­treo de su uti­li­za­ción y la ges­tión de los dere­chos de autor. Sobre esta tec­no­lo­gía se basa un pro­yecto espa­ñol, Crea­ti­ve­chain, pre­miado como el más inno­va­dor en el último con­greso de Bar­bas­tro. Si la tec­no­lo­gía blo­ck­chain per­mite regis­trar, tra­zar y visua­li­zar en un archivo público des­cen­tra­li­zado todas las cone­xio­nes que se gene­ren entre cua­les­quiera crea­cio­nes, Crea­ti­ve­chain ofrece a los usua­rios la posi­bi­li­dad de “cer­ti­fi­car de manera imbo­rra­ble la auto­ría y licen­cia de cual­quier obra o crea­ción” enfo­cado a “per­so­nas crea­do­ras que pro­du­cen cul­tura libre” a tra­vés de licen­cias como Crea­ti­ve­Com­mons. Se trata de ofre­cer segu­ri­dad jurí­dica des­cen­tra­li­zada y arti­cu­lar retri­bu­cio­nes o dona­cio­nes en crip­to­mo­ne­das alter­na­ti­vas como Bitcoin.

 

 

THE SPANISH BOOK STAGE

A raíz de la cri­sis todos nos recon­ver­ti­mos, por­que lo que había antes des­a­pa­re­ció o se redujo tanto que no que­daba más reme­dio”, reco­noce a LEER Javier Celaya. Y pone un ejem­plo. “Fruto de la coyun­tura, muchas per­so­nas que han salido de empre­sas clá­si­cas del sec­tor han mon­tado nue­vos nego­cios. Dos agen­tes lite­ra­rias, Mar­tina Torra­des y Anna Asco­lies, han creado TheS­pa­nish Book Stage (TSBS), una agen­cia de dere­chos de libros en espa­ñol. Y es en inglés por­que está orien­tado al mer­cado inter­na­cio­nal”. Manuel Gil, fla­mante nuevo direc­tor de la Feria del Libro de Madrid, le dedi­caba recien­te­mente un artículo en su blog Anti­no­mias Libro. “Uno de los efec­tos posi­ti­vos que está teniendo Inter­net sobre el sec­tor del libro es el sur­gi­miento de herra­mien­tas en entorno web, muchas de las cua­les vie­nen a corre­gir defec­tos y dis­fun­cio­nes” del eco­sis­tema del libro. “Uno de estos defec­tos era el de la compra-venta de dere­chos”. TSBS es la pri­mera pla­ta­forma online que informa en tiempo real sobre la com­pra y venta de dere­chos de libros en len­gua espa­ñola, ofre­ciendo a sus sus­crip­to­res un regis­tro exhaus­tivo de toda la acti­vi­dad pro­fe­sio­nal del sec­tor y el acceso a una potente base de datos con los prin­ci­pa­les acto­res impli­ca­dos en ella (edi­to­res, agen­tes lite­ra­rios y tra­duc­to­res) en todo el mundo his­pano. El 70 por ciento de agen­cias y mul­ti­tud de edi­to­ria­les uti­li­zan ya sus ser­vi­cios, lo que demues­tra la demanda que exis­tía de una pla­ta­forma de estas características.

 

Sin título

 

GLOBALBOOK

Como aliado tec­no­ló­gico de libre­ros y edi­to­res para la ren­ta­bi­li­dad de sus nego­cios y bajo el lema “com­prar mejor para ven­der más, devol­ver menos y redu­cir cos­tes”, Glo­bal­book pre­sentó en la última edi­ción de Liber una pla­ta­forma que demues­tra cómo las nue­vas tec­no­lo­gías pue­den hacer más efi­ciente el fun­cio­na­miento de esla­bo­nes escle­ro­ti­za­dos de la cadena del libro como la dis­tri­bu­ción, apos­tando de paso por uno de los que más ha sufrido con la cri­sis como es la libre­ría. Glo­bal­book ofrece un soporte de cone­xión per­ma­nente entre libre­ros y edi­to­ria­les en los que unos y otros podrán lle­var una ges­tión com­pleta y orde­nada de sus ven­tas con datos actua­li­za­dos dia­ria­mente. Los libre­ros dis­po­nen de manera gra­tuita del aná­li­sis de sus datos de ven­tas y pue­den com­pa­rar­los con los de otras libre­rías simi­la­res. Los edi­to­res a su vez pue­den reci­bir datos reales y dia­rios de las ven­tas de sus títu­los por dis­tri­bu­ción geo­grá­fica pre­sen­ta­dos de una manera ana­lí­tica y con­tras­tada. Ade­más, fun­ciona como canal de infor­ma­ción del sec­tor, ofre­ciendo noti­cias y una com­pleta agenda.

 

LA LECTORA FUTURA

Tam­bién canal de infor­ma­ción del sec­tor edi­to­rial, pero sobre todo punto de encuen­tro, La lec­tora futura se pos­tula como ágora vir­tual en la que pue­dan con­ver­ger todos los pro­fe­sio­na­les del mundo del libro en espa­ñol a ambos lados del Atlán­tico. Con Anto­nio Marín (crea­dor de la escuela edi­to­rial y empresa de ser­vi­cios edi­to­ria­les Cálamo y Cran) como socio fun­da­dor, Teresa Peces (una vete­rana del perio­dismo y direc­tora durante veinte años de la revista Deli­bros) como direc­tora edi­to­rial y corres­pon­sa­les en México, Argen­tina y Perú, La lec­tora futuraen feme­nino, como Libro­tea– quiere ser refe­ren­cia inelu­di­ble para estar al tanto de lo que sucede en el mun­di­llo. Es a la vez red social espe­cia­li­zada, direc­to­rio de pro­fe­sio­na­les, agenda y gaceta infor­ma­tiva que ade­más de actua­li­za­ción dia­ria publi­cará revis­tas y mono­grá­fi­cos. Todo a tra­vés de su web y de la apli­ca­ción que estará dis­po­ni­ble muy pronto.

llf

 

 

BORJA MARTÍNEZ (@Bor­jaMzGz )

portada278
Este artículo ha sido publi­cado ori­gi­nal­mente en el Extra de Navi­dad Diciem­bre 2016-Enero 2017, número 278, de la edi­ción impresa de la Revista LEER

Hay 2 comentarios

Escribe una respuesta Clic para cancelar respuesta.

Responder a Lectura recomendada: Reinventando el mundo del libro | PROYECTO451 Cancelar respuesta

el milagro original del leer

resucitar

Adriana Hidalgo

Lucia Berlin

vervuert

navona

dracena

canalla

cazador de ratas

tan poca vida

el innombrable