Reinventando el mundo del libro

CARTEL-baja-2

La revo­lu­ción digi­tal viene poniendo patas arriba nues­tra forma de enten­der y de expe­ri­men­tar el mundo, y por supuesto de leerlo. Una vez repo­sado el debate del for­mato, el reto del libro es su inte­gra­ción fun­cio­nal en un nuevo eco­sis­tema repleto de opor­tu­ni­da­des ape­nas exploradas.

Habla­mos con exper­tos espa­ño­les en la mate­ria y bus­ca­mos algu­nas de las pro­pues­tas más inno­va­do­ras.

Uno de los ras­gos cul­tu­ra­les más intere­san­tes de este arran­que de siglo es la obs­ti­nada vigen­cia del roman­ti­cismo. Con­vi­viendo con cierta des­hu­ma­ni­za­ción y la adic­ción a las máquinas-prótesis que extien­den nues­tro cuerpo y nues­tra expe­rien­cia, que com­ple­men­tan nues­tras apti­tu­des y nos remo­de­lan, el roman­ti­cismo sigue ahí. Puede ser­vir lo mismo a la sen­ti­men­ta­li­za­ción de la polí­tica que abona popu­lis­mos de nuevo cuño o a la resis­ten­cia de la gente a las ver­ti­gi­no­sas trans­for­ma­cio­nes impues­tas por la revo­lu­ción digi­tal. El XXI tiene pinta de superar con cre­ces al XX como siglo de la paradoja.

javier-celaya

Javier Celaya, uno de los pro­fe­sio­na­les espa­ño­les más repu­tados en mate­ria de tran­si­cio­nes digi­ta­les en el mundo de la cul­tura, par­ti­cu­lar­mente en el sec­tor del libro. Fun­da­dor de la con­sul­to­ría Dos​doce​.com.

 

Puede decirse que el libro como arte­facto popu­lar nació en el XIX. Quizá por eso algu­nos tópi­cos uti­li­za­dos para la defensa de su soporte tra­di­cio­nal –físico, de papel, encua­der­nado– frente al for­mato volá­til, vigi­lado y expuesto a la dis­trac­ción per­ma­nente del libro elec­tró­nico ven­gan infec­ta­dos de roman­ti­cismo. No es otra cosa su reivin­di­ca­ción ape­lando a la “expe­rien­cia inigua­la­ble” del tacto o el olor del papel. Esa evo­ca­ción sen­so­rial ya no se sos­tiene, si es que alguna vez lo hizo. Por­que la fra­gan­cia y el tacto de algu­nos libros dejan bas­tante que desear. Por­que ya hemos asi­mi­lado que la expe­rien­cia, román­tica por supuesto, de la lec­tura al calor del hogar es com­pa­ti­ble con el más moderno dis­po­si­tivo; y sobre todo por­que el nuevo para­digma ya está aquí y es irre­duc­ti­ble. Lo cual no supone un des­pre­cio del libro con­ven­cio­nal defen­dá­moslo sin ata­car su dig­ni­dad: tiene cua­li­da­des obje­ti­vas e imba­ti­bles más allá de la cur­si­le­ría– sino la cons­ta­ta­ción de que el mundo del libro debe adap­tarse de una vez y del todo a la nueva situación.

Hay un nuevo hori­zonte de posi­bi­li­da­des para la crea­ción, la comer­cia­li­za­ción, la comu­ni­ca­ción o la ges­tión que hasta ahora han sido poco aprovechadas

El debate sobre el libro digi­tal se ha reman­sado. La deses­pe­ra­ción con que se buscó el nuevo for­mato durante lo peor de la cri­sis ha dejado paso a la cons­ta­ta­ción de que la tran­si­ción será pau­la­tina y que habrá con­vi­ven­cia de sopor­tes. Y que el ver­da­dero reto es bus­car la inte­gra­ción del libro en el nuevo para­digma digi­tal, y eso es algo que sólo en parte tiene que ver con el for­mato. En todos sus esla­bo­nes –desde el autor al lec­tor pasando por el edi­tor, el dis­tri­bui­dor, el librero, el biblio­te­ca­rio– la cadena de valor del libro encuen­tra en la revo­lu­ción digi­tal un nuevo hori­zonte de posi­bi­li­da­des para la crea­ción de con­te­ni­dos, la comer­cia­li­za­ción, la comu­ni­ca­ción, la ges­tión o la finan­cia­ción que hasta ahora sólo han sido par­cial­mente aprovechadas.

¿Hacía dónde vamos?

Habla­mos de ello con Javier Celaya, uno de los pro­fe­sio­na­les espa­ño­les más repu­tados en mate­ria de tran­si­cio­nes digi­ta­les en el mundo de la cul­tura, par­ti­cu­lar­mente en el sec­tor del libro. Fun­da­dor de la con­sul­to­ría Dos​doce​.com, este año se ha hecho cargo de la direc­ción aca­dé­mica del Con­greso del Libro Elec­tró­nico que los días 16 y 17 de noviem­bre ha cele­brado en Bar­bas­tro, Huesca, su cuarta edi­ción. Celaya le inyectó su afán de inno­va­ción y anti­ci­pa­ción desde el mismo título de la sesión inau­gu­ral: Hacia dónde vamos. ¿Cómo será el mundo del libro en el año 2025? Un con­greso que ya desde sus con­te­ni­dos evi­den­cia una supera­ción del marco de dis­cu­sión. Ya no se trata de explo­rar el desa­rro­llo del libro elec­tró­nico, sino de la adap­ta­ción del libro al entorno digi­tal. Y en ese sen­tido todo libro es ya, podría decirse, electrónico.

Incluso lo que sucede fuera de las pan­ta­llas pasa hoy por ellas, y ahí el libro debe jugar sus bazas para encon­trar su sitio en el nuevo orden digital

Pocas sema­nas antes de la cita de Bar­bas­tro, Celaya pre­sen­taba el estu­dio que por ter­cer año con­se­cu­tivo Dos​doce​.com ha ela­bo­rado para CEDRO sobre la con­so­li­da­ción de los mode­los de nego­cio en la era digi­tal, incluida una encuesta a 450 pro­fe­sio­na­les edi­to­res aso­cia­dos, de los cua­les ya sólo un 5% se declara anti­di­gi­tal. Inte­rro­ga­dos acerca de lo que han hecho y lo que tie­nen pen­sado hacer en la mate­ria, “lo más intere­sante es”, señala Celaya, “que si en los últi­mos tres años se han dedi­cado sobre todo a comer­cia­li­zar sus pro­duc­tos por uni­dad vía comer­cio elec­tró­nico a tra­vés de tien­das como Ama­zon, lo que pre­vén hacer en los pró­xi­mos tres años es entrar en pla­ta­for­mas de sus­crip­ción” y otros “mode­los dis­rup­ti­vos” como pagar por leer. “El ante­ce­dente está en el mundo de los video­jue­gos. Antes se ven­dían en cajas, y ahora el soporte físico ape­nas repre­senta el 30%. El resto del nego­cio está en la nube y en las pla­ta­for­mas de sus­crip­ción, en las cua­les vas pagando según vas avan­zando e incluso la pri­mera parte es gratis”.

El libro adopta estra­te­gias de una mer­can­cía nativa audio­vi­sual como el video­juego, por­que como este ya es un pro­ducto de pan­ta­lla, que es donde hoy se juega la gran par­tida del con­sumo cul­tu­ral. Por­que incluso lo que sucede fuera de las pan­ta­llas pasa hoy por ellas, y en ese espa­cio de fil­trado de la reali­dad el libro debe jugar sus bazas para encon­trar su sitio en el nuevo orden digi­tal. “Si el edi­tor juega, la tec­no­lo­gía le va a devol­ver expe­rien­cias equi­va­len­tes al resul­tado del boca oreja del libro analó­gico, pero muy mejo­ra­das. Ade­más, es nece­sa­rio acer­car la lec­tura a la gente que se ha criado con los nue­vos len­gua­jes. Hay que intro­du­cir­los en el libro. Cuanto antes lo entienda el mundo edi­to­rial, mejor para todos”.

De la misma opi­nión es José Luis Ver­des. Socio de Celaya en un pro­yecto embrio­na­rio de una comu­ni­dad de lec­to­res de tex­tos para edi­to­ria­les, Manus­cri­tics, Ver­des ha desa­rro­llado para el dia­rio El País Libro­tea, una pla­ta­forma de reco­men­da­ción de libros que con menos de un año de vida ha for­mado parte del pal­ma­rés de los últi­mos LovieA­wards, los más pres­ti­gio­sos galar­do­nes euro­peos de Inter­net. “El mundo de la música, o el del cine y la tele­vi­sión, ha sabido rein­ven­tarse y gene­rar nue­vos for­ma­tos y nue­vas for­mas de ofre­cer lo que la gente quiere como y cuando quiere”, señala Ver­des a LEER. “¿Y qué ocu­rre con el mundo del libro? ¿Cómo es posi­ble que el mayor sec­tor cul­tu­ral de la indus­tria, por­que el 40% del sec­tor cul­tu­ral en España es el libro, sea el que menos ha abra­zado las nue­vas tec­no­lo­gías que han sal­vado a la música o el cine? Hay gran­des pro­yec­tos como 24Symbols, o Nubico, que ade­más cuenta con el apoyo de un grupo tan potente en temas de desa­rro­llo de nego­cio y tec­no­lo­gía como es Tele­fó­nica, que no han tenido el res­paldo de la indus­tria. ¿Cómo es posi­ble que ni los gran­des gru­pos ni muchas veces las edi­to­ria­les media­nas y peque­ñas estén apos­tando deci­di­da­mente por pro­yec­tos así? Todo lo que refuerza un nego­cio y una buena idea es bueno para la indus­tria, y no tengo la sen­sa­ción de que todo el mundo piense lo mismo”.

El libro mejorado

Los nue­vos entor­nos tec­no­ló­gi­cos son los que gene­ran más dolor entre aque­llos menos pre­pa­ra­dos para modi­fi­car sus anti­guas estruc­tu­ras de valo­res, pero, aun­que se lamen­ten, la revo­lu­ción ya ha acae­cido”. Lo decía McLuhan en el 69 y lo cita opor­tu­na­mente Joa­quín Rodrí­guez, autor del blog futu​ros​de​lli​bro​.com, en su artículo del penúl­timo número, el 104, de Telos, la revista de pen­sa­miento sobre comu­ni­ca­ción, tec­no­lo­gía y socie­dad de la Fun­da­ción Tele­fó­nica, dedi­cado pre­ci­sa­mente al futuro del libro en la era digi­tal. En un texto lleno de suge­ren­cias, Rodrí­guez cons­tata que “cuando todos los medios que cono­cía­mos son sus­cep­ti­bles de ser digi­ta­li­za­dos –la escri­tura, el cine, la música– se genera una nueva forma de hibri­da­ción, de con­fluen­cia, que a su vez genera una forma de expre­sión nece­sa­ria­mente dis­tinta, com­bi­nada y agre­gada, que esta­mos toda­vía apren­diendo a cons­truir y a des­ci­frar”. En este esta­dio inter­me­dio en el que nos encon­tra­mos, impre­vi­si­ble pero pre­de­ci­ble, cabe vis­lum­brar que las narra­ti­vas serán, ya lo son, trans­me­dia, pero que esa misma con­fluen­cia “poten­cia y realza lo más exclu­sivo de la natu­ra­leza de los medios pre­ce­den­tes” y no excluye, ni mucho menos, los sopor­tes analó­gi­cos. Una reali­dad que des­pués del parto del libro digi­tal se veri­fica hoy en día en el mundo editorial.

Es nece­sa­rio acer­car la lec­tura a la gente que se ha criado con los nue­vos len­gua­jes. Hay que intro­du­cir­los en el libro

En el mismo número de Telos, el direc­tor de la Feria de Frank­furt, Juer­gen Boos, incide en un aspecto clave: la capa­ci­dad de irra­dia­ción del libro res­pecto al resto de medios. “Lo que sucede en la era digi­tal es que los libros comien­zan a impreg­nar nues­tras vidas mucho más que antes. El inge­niero puede apli­car cono­ci­miento con la ayuda de un libro mejo­rado, que con­tiene carac­te­rís­ti­cas de reali­dad aumen­tada o carac­te­rís­ti­cas de reali­dad vir­tual, lo cual pro­por­ciona acceso a una mayor base de datos de cono­ci­miento, así como a una comu­ni­dad. El lec­tor de una novela puede pasearse por una ciu­dad extran­jera y una apli­ca­ción le indi­cará cuándo pasa por el café favo­rito de uno de sus héroes lite­ra­rios. Y los estu­dian­tes pue­den apren­der con todos sus sen­ti­dos, mediante audio, vídeo y texto, conec­ta­dos con sus cole­gas y profesores”.

En esa cua­li­dad “rena­cen­tista” del libro como vór­tice mediá­tico reside su poten­cial en la era digi­tal y la bús­queda de valor y nego­cio. Y sugiere que el futuro pasa por la coope­ra­ción con unos nue­vos acto­res –desa­rro­lla­do­res, inge­nie­ros y demás crea­do­res de entor­nos digi­ta­les– nece­si­ta­dos de contenido.

En la medida que la indus­tria refuerce pro­yec­tos sóli­dos y de enver­ga­dura, alre­de­dor van a sur­gir un mon­tón de pro­yec­tos más. Hoy en día se pide a los jóve­nes que se lan­cen, ¿pero con qué base, si la indus­tria en el caso nues­tro está com­ple­ta­mente estan­cada?”, lamenta Ver­des. “Por ser com­ple­ta­mente hones­tos, que en los últi­mos siete años las ven­tas han caído casi un 40%, y es ver­dad que eso no sola­mente con­trae la cuenta de resul­ta­dos sino la manera de pen­sar. Pero es cuando más está cayendo una indus­tria cuando con más entu­siasmo hay que tra­ba­jar para hacer cosas nuevas”.

*Este artículo se ilus­tra más arriba con la ima­gen cor­po­ra­tiva del Con­greso de Bar­bas­tro, rea­li­zada por el Estu­dio Vein­tio­cho de comu­ni­ca­ción Crea­tiva, y que repre­senta de manera muy grá­fica la cua­li­dad dual del libro en el nuevo orden digi­tal.

 

——–&——–

INNOVACIÓN EN ESPAÑA: DIEZ CASOS

Los pro­yec­tos des­cri­tos a con­ti­nua­ción sin­to­ni­zan con esa nece­si­dad de reima­gi­nar el papel del libro en el con­texto digital

Antes había que mirar fuera, pero ahora en nues­tro país hay mucha inno­va­ción que orgu­llo­sa­mente tene­mos que tener en cuenta a la hora de reima­gi­nar el mundo del libro”. Javier Celaya está al tanto como pocos de lo nuevo que se está haciendo en torno al libro, y ha lle­vado algu­nos casos nota­bles al con­greso de Bar­bas­tro, donde tuvo lugar la pri­mera edi­ción de los ePri­zes, pre­mios a la cul­tura digi­tal y la inno­va­ción en el sec­tor. He aquí algu­nos de ellos, y otras ini­cia­ti­vas que no hacen sino explo­rar las nue­vas vías y opor­tu­ni­da­des que ofrece el campo digi­tal a la expan­sión de la expe­rien­cia del libro y la lectura.

TEKSTUM

Fina­lista en los Quan­tum Inno­va­tio­nA­wards de la última Feria del Libro de Lon­dres, Teks­tum uti­liza la inte­li­gen­cia arti­fi­cial y el Big Data, es decir, los datos dis­po­ni­bles en la red, para ana­li­zar el com­por­ta­miento y las pre­fe­ren­cias de los lec­to­res. Pero ya no se trata de compu­tar datos sim­ples deri­va­dos de las lis­tas de libros más ven­di­dos o las habi­tua­les pun­tua­cio­nes, sino de “reco­no­cer semán­ti­ca­mente las emo­cio­nes de los usua­rios”. Teks­tum ana­liza rese­ñas y comen­ta­rios de libros y genera por medio de téc­ni­cas de lin­güís­tica compu­tacio­nal datos obje­ti­vos de las opi­nio­nes de los lec­to­res basa­dos en sus emo­cio­nes. Lo expli­caba aDos​doce​.com Lau­ren Romeo, direc­tora cien­tí­fica de Teks­tum: A tra­vés de un algo­ritmo pro­pio “pro­por­cio­na­mos un aná­li­sis cien­tí­fico en tiempo real de las opi­nio­nes, comen­ta­rios y rese­ñas que los lec­to­res rea­li­zan en pla­ta­for­mas lite­ra­rias, blogs y redes socia­les” para “ofre­cer infor­ma­ción cua­li­ta­tiva del mer­cado del libro a los dis­tin­tos agen­tes del sec­tor”. Herra­mien­tas como Teks­tum “per­mi­ten hacer esca­la­ble lo que antes se hacía indi­vi­dual­mente”, señala Celaya, y demues­tran “que pro­fe­sio­nes de van­guar­dia se están intere­sando en el mundo del libro”.

 

tekstum-overview

 

NARRATORES

Celaya prevé un “rena­ci­miento del audio­li­bro” gra­cias a expe­rien­cias como la que ofrece Narra­to­res, “com­bi­nando texto con imá­ge­nes y apos­tando por la cali­dad”. Narra­to­res ofrece “las mejo­res voces con el mejor sonido” para unos libros mag­ní­fi­ca­mente ilus­tra­dos dis­po­ni­bles en des­carga directa sin sus­crip­cio­nes. Cada libro de hecho es una apli­ca­ción, con un menú claro y sen­ci­llo y un sis­tema de repro­duc­ción y nave­ga­ción inme­jo­ra­bles para escu­char y ver las obras. Hasta ahora han publi­cado Bru­ja­re­lla, escrito y dibu­jado por Iban Barre­ne­txea, y clá­si­cos como Otra vuelta de tuerca de Henry James, El fan­tasma de Can­ter­vi­lle de Oscar Wilde y Orgu­llo y pre­jui­cio ilus­tra­dos res­pec­ti­va­mente por Ana Juan, Boa Mis­tura y Riki Blanco. Están dis­po­ni­bles en la Apple Store por sólo 2,99 euros.

 

narratores1

KOMILIBRO

La expe­rien­cia del zara­go­zano Javier Calvo Labat como pro­fe­sor de lite­ra­tura de secun­da­ria le animó a dise­ñar con el pro­gra­ma­dor Juan Men­gual una herra­mienta que pusiera fácil la lec­tura a unas nue­vas gene­ra­cio­nes no dema­siado fami­lia­ri­za­das ni con el hábito lec­tor ni mucho menos con las cate­go­rías del canon lite­ra­rio impar­ti­das en los pla­nes de estu­dios. Con sólo dos toques de pan­ta­lla en fun­ción de sus pre­fe­ren­cias, el usua­rio de Komi­li­bro encon­trará una reco­men­da­ción a su medida acom­pa­ñada de los comen­ta­rios de otros usua­rios. His­to­rias coti­dia­nas, Mons­truos, Magia, Mis­te­rio, Peleas y Bata­llas, Otros Mun­dos e His­to­rias de Amor son las opcio­nes ini­cia­les que se refi­nan en la siguiente pan­ta­lla, y que el usua­rio si lo desea puede con­di­cio­nar aña­diendo fil­tros de género, orien­ta­ción, tipo de len­guaje, nivel de com­ple­ji­dad o incluso número de pági­nas. Uno de los fina­lis­tas como pro­yecto más inno­va­dor en el sec­tor edi­to­rial en el IV Con­greso de Bar­bas­tro.

komilibro

 

PICKINGIDEAS

Como su pro­pio nom­bre indica, Pickin­gi­deas es un reco­lec­tor de esas gran­des fra­ses y refle­xio­nes que a todo lec­tor habi­tual le sal­tan a la vista durante sus lec­tu­ras y que tra­di­cio­nal­mente se han cap­tu­rado sub­ra­yando el libro o ano­tán­do­las en algún sitio. La app de Pickin­gi­deas, toda­vía en fase beta –dis­po­ni­ble por invi­ta­ción para los intere­sa­dos–, ofrece “atra­par­las, per­so­na­li­zar­las y com­par­tir­las de un modo sen­ci­llo”. El usua­rio puede tomar una foto­gra­fía de la página del libro, selec­cio­nar el texto y darle el for­mato que desee para com­par­tirlo en sus redes socia­les, y tam­bién acce­der a los repo­si­to­rios de ideas de los demás usuarios.

pi1

 

 

GAMEMOTIV

Expe­rien­cias como Game­mo­tiv ilus­tran a la per­fec­ción el cam­bio pro­fundo que la revo­lu­ción digi­tal está pro­pi­ciando en nues­tras estruc­tu­ras de pen­sa­miento y de asi­mi­la­ción del cono­ci­miento. Es el cum­pli­miento de la pro­fe­cía mcluha­niana, que hablaba de desal­fa­be­ti­za­ción pero sin ánimo admo­ni­to­rio, sino des­crip­tivo: la remo­de­la­ción de nues­tras con­cien­cias fruto de la expo­si­ción a la pan­ta­lla. Anti­ci­pando ese cam­bio men­tal, Game­mo­tiv desa­rro­lla apli­ca­cio­nes de apren­di­zaje basa­das en estu­dios neu­ro­cien­tí­fi­cos para opti­mi­zar la adqui­si­ción de cono­ci­mien­tos y com­pe­ten­cias a tra­vés de la lla­mada gami­fi­ca­ción, el micro­lear­ning –uni­da­des de con­te­nido que no requie­ren más de 15 minu­tos dia­rios– y otras téc­ni­cas de asi­mi­la­ción adap­ta­das a las difi­cul­ta­des de cada usua­rio. Gamo­tiv ofrece ser­vi­cios de for­ma­ción médica con­ti­nuada a tra­vés de Medi­cis App y cur­sos de for­ma­ción interna para empre­sas. Se trata, en pala­bras de Celaya de “trans­for­mar his­to­rias tex­tua­les en libros de texto visuales”.

 

presentacion-medicis

CUBUSGAMES

Los game­books o video­jue­gos narra­ti­vos de este estu­dio crea­tivo ubi­cado en Bar­ce­lona actua­li­zan el con­cepto de hiper­fic­ció­nex­plo­ra­tiva o libro­jue­gos popu­la­ri­za­dos en los 80 gra­cias a colec­cio­nes como Elige tu pro­pia aven­tura. Por sólo 2,99 euros –aun­que encon­tra­mos su Dead­man­Dia­ries a sólo 0,99 en Goo­gle Play para Android– garan­ti­zan entre­te­ni­miento narra­tivo de pri­mer orden gra­cias a las múl­ti­ples alter­na­ti­vas que ofrece cada relato. Todos ellos –cinco hasta ahora, con un sexto, The­Fran­kens­tein­Wars, en desa­rro­llo– están rea­li­za­dos en inglés, y algu­nos ade­más en espa­ñol y cata­lán. Un ejem­plo de cómo el libro puede apro­ve­char un for­mato de éxito, ahora mismo el más lucra­tivo del mundo del entre­te­ni­miento, como son los video­jue­gos para acce­der al nuevo para­digma. “Para quie­nes dicen que esto no son libros”, advierte Celaya, “son his­to­rias del siglo XXI con­ta­das para lec­to­res del siglo XXI.

 

fksn

 

CREATIVECHAIN

El desa­rro­llo de la compu­tación en red per­mite la crea­ción de solu­cio­nes revo­lu­cio­na­rias a vie­jos pro­ble­mas. Así, la tec­no­lo­gía blo­ck­chain y su apli­ca­ción espe­cí­fica para publi­ca­cio­nes, media­chain, ofrece la posi­bi­li­dad de impri­mir a cual­quier crea­ción en for­mato digi­tal una iden­ti­dad inco­rrup­ti­ble que garan­tice su atri­bu­ción y faci­lite el ras­treo de su uti­li­za­ción y la ges­tión de los dere­chos de autor. Sobre esta tec­no­lo­gía se basa un pro­yecto espa­ñol, Crea­ti­ve­chain, pre­miado como el más inno­va­dor en el último con­greso de Bar­bas­tro. Si la tec­no­lo­gía blo­ck­chain per­mite regis­trar, tra­zar y visua­li­zar en un archivo público des­cen­tra­li­zado todas las cone­xio­nes que se gene­ren entre cua­les­quiera crea­cio­nes, Crea­ti­ve­chain ofrece a los usua­rios la posi­bi­li­dad de “cer­ti­fi­car de manera imbo­rra­ble la auto­ría y licen­cia de cual­quier obra o crea­ción” enfo­cado a “per­so­nas crea­do­ras que pro­du­cen cul­tura libre” a tra­vés de licen­cias como Crea­ti­ve­Com­mons. Se trata de ofre­cer segu­ri­dad jurí­dica des­cen­tra­li­zada y arti­cu­lar retri­bu­cio­nes o dona­cio­nes en crip­to­mo­ne­das alter­na­ti­vas como Bitcoin.

 

 

THE SPANISH BOOK STAGE

A raíz de la cri­sis todos nos recon­ver­ti­mos, por­que lo que había antes des­a­pa­re­ció o se redujo tanto que no que­daba más reme­dio”, reco­noce a LEER Javier Celaya. Y pone un ejem­plo. “Fruto de la coyun­tura, muchas per­so­nas que han salido de empre­sas clá­si­cas del sec­tor han mon­tado nue­vos nego­cios. Dos agen­tes lite­ra­rias, Mar­tina Torra­des y Anna Asco­lies, han creado TheS­pa­nish Book Stage (TSBS), una agen­cia de dere­chos de libros en espa­ñol. Y es en inglés por­que está orien­tado al mer­cado inter­na­cio­nal”. Manuel Gil, fla­mante nuevo direc­tor de la Feria del Libro de Madrid, le dedi­caba recien­te­mente un artículo en su blog Anti­no­mias Libro. “Uno de los efec­tos posi­ti­vos que está teniendo Inter­net sobre el sec­tor del libro es el sur­gi­miento de herra­mien­tas en entorno web, muchas de las cua­les vie­nen a corre­gir defec­tos y dis­fun­cio­nes” del eco­sis­tema del libro. “Uno de estos defec­tos era el de la compra-venta de dere­chos”. TSBS es la pri­mera pla­ta­forma online que informa en tiempo real sobre la com­pra y venta de dere­chos de libros en len­gua espa­ñola, ofre­ciendo a sus sus­crip­to­res un regis­tro exhaus­tivo de toda la acti­vi­dad pro­fe­sio­nal del sec­tor y el acceso a una potente base de datos con los prin­ci­pa­les acto­res impli­ca­dos en ella (edi­to­res, agen­tes lite­ra­rios y tra­duc­to­res) en todo el mundo his­pano. El 70 por ciento de agen­cias y mul­ti­tud de edi­to­ria­les uti­li­zan ya sus ser­vi­cios, lo que demues­tra la demanda que exis­tía de una pla­ta­forma de estas características.

 

Sin título

 

GLOBALBOOK

Como aliado tec­no­ló­gico de libre­ros y edi­to­res para la ren­ta­bi­li­dad de sus nego­cios y bajo el lema “com­prar mejor para ven­der más, devol­ver menos y redu­cir cos­tes”, Glo­bal­book pre­sentó en la última edi­ción de Liber una pla­ta­forma que demues­tra cómo las nue­vas tec­no­lo­gías pue­den hacer más efi­ciente el fun­cio­na­miento de esla­bo­nes escle­ro­ti­za­dos de la cadena del libro como la dis­tri­bu­ción, apos­tando de paso por uno de los que más ha sufrido con la cri­sis como es la libre­ría. Glo­bal­book ofrece un soporte de cone­xión per­ma­nente entre libre­ros y edi­to­ria­les en los que unos y otros podrán lle­var una ges­tión com­pleta y orde­nada de sus ven­tas con datos actua­li­za­dos dia­ria­mente. Los libre­ros dis­po­nen de manera gra­tuita del aná­li­sis de sus datos de ven­tas y pue­den com­pa­rar­los con los de otras libre­rías simi­la­res. Los edi­to­res a su vez pue­den reci­bir datos reales y dia­rios de las ven­tas de sus títu­los por dis­tri­bu­ción geo­grá­fica pre­sen­ta­dos de una manera ana­lí­tica y con­tras­tada. Ade­más, fun­ciona como canal de infor­ma­ción del sec­tor, ofre­ciendo noti­cias y una com­pleta agenda.

 

LA LECTORA FUTURA

Tam­bién canal de infor­ma­ción del sec­tor edi­to­rial, pero sobre todo punto de encuen­tro, La lec­tora futura se pos­tula como ágora vir­tual en la que pue­dan con­ver­ger todos los pro­fe­sio­na­les del mundo del libro en espa­ñol a ambos lados del Atlán­tico. Con Anto­nio Marín (crea­dor de la escuela edi­to­rial y empresa de ser­vi­cios edi­to­ria­les Cálamo y Cran) como socio fun­da­dor, Teresa Peces (una vete­rana del perio­dismo y direc­tora durante veinte años de la revista Deli­bros) como direc­tora edi­to­rial y corres­pon­sa­les en México, Argen­tina y Perú, La lec­tora futuraen feme­nino, como Libro­tea– quiere ser refe­ren­cia inelu­di­ble para estar al tanto de lo que sucede en el mun­di­llo. Es a la vez red social espe­cia­li­zada, direc­to­rio de pro­fe­sio­na­les, agenda y gaceta infor­ma­tiva que ade­más de actua­li­za­ción dia­ria publi­cará revis­tas y mono­grá­fi­cos. Todo a tra­vés de su web y de la apli­ca­ción que estará dis­po­ni­ble muy pronto.

llf

 

 

BORJA MARTÍNEZ (@Bor­jaMzGz )

portada278
Este artículo ha sido publi­cado ori­gi­nal­mente en el Extra de Navi­dad Diciem­bre 2016-Enero 2017, número 278, de la edi­ción impresa de la Revista LEER

Hay 2 comentarios

Escribe una respuesta Clic para cancelar respuesta.

el milagro original del leer

resucitar

Adriana Hidalgo

Lucia Berlin

vervuert

navona

dracena

canalla

cazador de ratas

tan poca vida

el innombrable

club leteo