El hacha y el martillo

cp-2016-03-golpes-de-gracia (2)

Ayer se pre­sentó en Madrid la obra Gol­pes de gra­cia (Mal­paso) de Joxe­mari Itu­rralde. La velada se desa­rro­lló en el ring de Tipos Infa­mes. A la dere­cha, el perio­dista Manuel Jabois y a la izquierda el perio­dista Miguel Ángel Agui­lar. De árbi­tro, el pro­pio autor. Jorge Bus­tos comenta el libro en el último número de LEER.

Más que una novela, el tolo­sa­rra  ha escrito un repor­taje nove­lado en torno a dos míti­cos púgi­les vas­cos: Pau­lino Uzcu­dun e Isi­doro Gaz­ta­ñaga, cuyas vidas va entre­cru­zando con el rigor docu­men­tal y el sen­tido cro­no­ló­gico pro­pio de las bio­gra­fías. El autor, cate­drá­tico de Lite­ra­tura y autor bien cono­cido en el ámbito eus­kal­dún, forma parte de la gene­ra­ción de los Atxaga y Jua­risti, y ha publi­cado media decena de nove­las, libros de via­jes, can­cio­nes y rela­tos. En esta oca­sión recons­truye las aza­ro­sas tra­yec­to­rias de dos boxea­do­res que a prin­ci­pios del siglo XX pasea­ron el nom­bre del País Vasco y de España por el olimpo del noble arte tanto en la escena euro­pea como en la estadounidense.

9788416420438A Uzcu­dun se le apodó el Leña­dor Vasco pronto y con impe­ca­ble cri­te­rio, pues se había criado como aiz­ko­lari en un case­río gui­puz­coano hasta que mar­chó a París a for­marse como púgil, con­fiado en su inti­mi­dante com­ple­xión. Su carrera fue meteó­rica: los riva­les caían aba­ti­dos por sus guan­tes como antaño caían las ramas bajo su hacha. Su pegada des­co­mu­nal y su coraje faja­dor lo hicie­ron tres veces cam­peón de Europa. En Amé­rica tam­bién impar­tió brio­sas lec­cio­nes de cocina vasca, pero fra­casó en su asalto al cam­peo­nato mun­dial con­tra el legen­da­rio Joe Louis, el bom­bar­dero de Detroit. Gaz­ta­ñaga, por su parte, el Mar­ti­llo Pilón de Ibo­rra, siendo más agra­ciado y téc­nico com­par­tía rotun­di­dad con Uzcu­dun, su ídolo de juven­tud y más tarde amigo en el cir­cuito hasta que rom­pie­ron por riva­li­dad depor­tiva pri­mero e ideo­ló­gica des­pués: al esta­llar la Gue­rra Civil, Uzcu­dun optó por Falange (y el autor no oculta su con­dena por ello) mien­tras que el repu­bli­cano Gaz­ta­ñaga se quedó en Amé­rica, enca­de­nando haza­ñas de alcoba y peleas de com­pro­miso que seña­li­za­ron su deca­den­cia hasta el tra­gi­có­mico final: acabó tiro­teado en Boli­via por un cor­nudo. A ambos les gus­taba tanto la juerga auto­des­truc­tiva como los K.O., en la mejor tra­di­ción de los pesos pesados.

La fór­mula narra­tiva de Itu­rralde parece deu­dora de la sen­ci­llez baro­jiana: prosa con­cisa –por momen­tos pobre–, estruc­tura epi­só­dica, pri­ma­cía de la acción sobre el pen­sa­miento y de la exac­ti­tud docu­men­tal (el relato inter­cala tes­ti­mo­nios y recor­tes de la época) sobre la pro­fun­di­dad psi­co­ló­gica o el vuelo esti­lís­tico. Cierta escuela obje­ti­vista y anglo en boga aplau­dirá la fór­mula, pero no es el modo de extraer todo el jugo a la his­to­ria de estos dos for­mi­da­bles jugue­tes rotos. Tam­bién Heinz era un nove­lista sobrio, pero El pro­fe­sio­nal con­tiene toda la emo­ción y el drama que alienta en el boxeo. Con todo, Gol­pes de gra­cia se lee de un tirón y con gusto.

JORGE BUSTOS (@JorgeBustos1)

PORTADA271

 

Una ver­sión de este artículo ha sido publi­cada en el número de abril de 2016, 271, de la Revista LEER (cóm­prala en quios­cos y libre­rías, o mejor aún sus­crí­bete). Tam­bién dis­po­ni­ble en ver­sión digi­tal el Quiosco Cul­tu­ral de ARCE.

 

Anímate a comentar.

el milagro original del leer

resucitar

Adriana Hidalgo

Lucia Berlin

vervuert

navona

dracena

canalla

cazador de ratas

tan poca vida

el innombrable

club leteo