Leer en diciembre: un número americano

LEER268_1

Nos cal­za­mos las botas Panama Jack para acu­dir a la lla­mada de la aven­tura en el Extra de Navi­dad de LEER. Via­jar a Amé­rica tiene para un espa­ñol efec­tos reve­la­do­res. Pro­duce una amplia­ción de sen­tido que nin­guna otra expe­rien­cia es capaz de pro­por­cio­nar. Lo cuenta nues­tro edi­tor Borja Mar­tí­nez, quien, cal­zando sus pro­pias Panama Jack, lo expe­ri­mentó en pri­mera per­sona este verano. Como lo hiciera el gran Miguel de la Quadra-Salcedo tam­bién desde muy joven en sus via­jes como depor­tista, perio­dista y aven­tu­rero, razón por la que, hace cua­tro déca­das, creó este pro­grama que per­mite hacer lo pro­pio a jóve­nes espa­ño­les, y tam­bién ame­ri­ca­nos. Ahí radica el ori­gen del ambi­cioso pro­yecto: con el apoyo de Juan Car­los I fundó una uni­ver­si­dad flo­tante que cru­zaba el Atlán­tico en barco, y que luego se for­ma­lizó e hizo anual bajo el nom­bre de Ruta Quet­zal, hoy Ruta BBVA. Este año se han cum­plido treinta edi­cio­nes de la exi­tosa ini­cia­tiva que repre­senta como pocas la com­pleja fra­ter­ni­dad ibe­roa­me­ri­cana, y son doce los años que LEER lleva acom­pa­ñando a la Ruta en su viaje de ida y vuelta.

No deja­mos pasar la opor­tu­ni­dad de con­ci­liar su tri­gé­sima edi­ción con nues­tro 30 aniver­sa­rio, cele­brando lo que la Ruta explora entre España y Amé­rica: la rica com­ple­ji­dad del vínculo ibe­roa­me­ri­cano, que en nin­guna esfera se expresa con mayor exu­be­ran­cia que en la lite­ra­tura. Por eso, coin­ci­diendo ade­más con la cele­bra­ción de la Feria Inter­na­cio­nal del Libro de Gua­da­la­jara, el más impor­tante encuen­tro edi­to­rial en espa­ñol, levan­ta­mos este número ame­ri­cano, modesto reta­blo de obras, auto­res, temas y ten­den­cias, que evi­den­cia, entre otras cosas, el impo­nente legado del boom. Y antes aún de auto­res como Bor­ges, Bioy Casa­res, Astu­rias o Rulfo que, como sub­raya Leo­nardo Padura en la mag­ní­fica coda que cie­rra el número, fue­ron “capa­ces de superar los mar­cos del natu­ra­lismo telú­rico en que se había enca­llado la nove­lís­tica con­ti­nen­tal” sin dejar de mirar “hacia las entra­ñas de sus pro­pias culturas”.

LEER268

Tam­bién salta a la vista, y esta­mos de acuerdo en ello con las pala­bras de J. J. Armas Mar­celo cuya biblio­teca visi­ta­mos con Fer­nando Pal­menro, que hay una nueva gene­ra­ción de auto­res eman­ci­pa­dos de aque­llos padres fun­da­do­res y que ofre­cen un admi­ra­ble mues­tra­rio de propuestas.

Este Extra de Navi­dad es una guía plau­si­ble para ini­ciar el viaje lite­ra­rio por Ibe­roa­mé­rica. Para soñar, de la mano de Panama Jack, con esa lite­ra­tura de via­jes, los gran­des explo­ra­do­res de los libros y la forja mítica del héroe intré­pido con la que apren­de­mos que lo sublime no es morir sino vivir con unas bue­nas botas pues­tas. Y pisar fuerte a lo largo del camino.

El para­digma queda muy claro con la Ruta BBVA, cuya tra­di­cio­nal cró­nica viene acom­pa­ñada, ade­más, de otros muchos con­te­ni­dos y reco­men­da­cio­nes muy opor­tu­nas para obse­quiar durante estas fies­tas señaladas.

En las vís­pe­ras navi­de­ñas ten­drá lugar en León la entrega del Pre­mio Leteo, que apo­ya­mos estre­cha­mente desde este año, y que en su XV edi­ción ha recaído en la poeta Sha­ron Olds. Nues­tra cola­bo­ra­dora Ana Merino, tam­bién poeta, ha entre­vis­tado a la escri­tora nor­te­ame­ri­cana, último jalón de la ini­cia­tiva desin­te­re­sada del Club Leteo para dina­mi­zar la cul­tura lite­ra­ria en el noroeste de España. Ani­ma­mos a los lec­to­res de LEER a apo­yarla con­vir­tién­dose en Ami­gos del Leteo. Por sólo 50 euros anua­les con­tri­bui­rán al sos­te­ni­miento de sus acti­vi­da­des y reci­bi­rán, ade­más de las publi­ca­cio­nes de Leteo, una sus­crip­ción a LEER. Nos vemos en quios­cos y libre­rías de toda España (tam­bién pue­des sus­cri­birte). Y nos vemos en León. Feliz 2016.

Hay un comentario

Escribe una respuesta

resucitar

Adriana Hidalgo

Lucia Berlin

albert vuelve a casa

vervuert

navona

dracena

canalla

cazador de ratas

tan poca vida

el innombrable

club leteo