Tras las trincheras de la palabra

DSC_8028

Por las maña­nas suelo ser bas­tante lacó­nico”, adver­tía José Manuel Caba­llero Bonald. Sin embargo, nos sor­pren­dió su elo­cuen­cia. El pasado 17 de marzo pre­sentó su libro Des­apren­di­za­jes (Seix Barral) en nues­tro Espa­cio LEER, toda una sor­presa desde que él mismo anun­ciara a los medios que Entre­gue­rras (2012) iba a ser su último título. “De repente me ha bro­tado una ener­gía nueva que me está haciendo tra­ba­jar más que nunca. Me alarma seguir escri­biendo poe­sía a mi edad; es una espe­cie de abuso de poder”, con­fesó.

Con pode­río e “ira­cun­dia” dijo haber redac­tado y rees­crito tres veces Des­apren­di­za­jes, donde cri­tica cier­tos aspec­tos de la reali­dad con­tem­po­rá­nea, como las bar­ba­ries en el Pró­ximo Oriente y la sobre­ve­nida des­truc­ción de la cul­tura anti­gua. “Y como físi­ca­mente no puedo luchar, lo hago desde la pala­bra”, afirmó Caba­llero Bonald, que pelea poé­ti­ca­mente con cier­tos per­so­na­jes que detesta: los dog­má­ti­cos, los gre­ga­rios y los sumi­sos, por­que “un poeta sumiso es un escri­biente”. Lanza sus balas líri­cas desde el arma que lleva tan­tos años des­en­fun­dando: las pala­bras, que para él siguen siendo “la esen­cia y lo que fun­da­menta la poe­sía”. Defen­dió, por otro lado, la ale­gría como una forma de libe­ra­ción en un mundo tan lleno de des­ma­nes.

Bonald_rueda

Caba­llero Bonald atiende a los perio­dis­tas en Espa­cio LEER el pasado mar­tes acom­pa­ñado de la direc­tora edi­to­rial de Seix Barral, Elena Ramírez.

 

No es gra­tuito que el inicio de uno de los “poe­mas hori­zon­ta­les” de Des­apren­di­za­jes, que pre­tende ser un apén­dice tes­ta­men­ta­rio, rece que “cada línea, cada man­cha dis­pone de su modu­la­ción”. Por­que la otra pre­ten­sión de poeta en este nuevo título es la de des­po­jarse de todos los tópi­cos, “de lo con­sa­bido y los luga­res comu­nes”, nece­sita “apren­der de nuevo”. El camino es la duda, “estí­mulo fun­da­men­tal para el escri­tor”, ase­guró Caba­llero Bonald, quien aña­dió que de tener la cer­ti­dum­bre de lo que quiere escri­bir cada vez que se sienta en su escri­to­rio, no lo haría. “Nece­sito dudar para cami­nar y saber adónde quiero lle­gar”. Pese a que ya no se entu­siasma tanto como antes, expresó que si fuera joven se iría a muchas de sus patrias: Doñana, Mallorca, Gali­cia o Damasco.

Sor­pren­dido por esa pul­sión repen­tina de fusi­lar las hojas en blanco, anun­ció que está escri­biendo unas sem­blan­zas lite­ra­rias, “unos retra­tos poé­ti­cos” de per­so­na­jes que cono­ció y han sido gran­des figu­ras de la cul­tura espa­ñola y lati­noa­me­ri­cana. “No sé si será un futuro libro o una ten­ta­ción frus­trada, por­que la lite­ra­tura surge por gene­ra­ción espon­tá­nea”. Y pre­gun­tado por los res­tos de Cer­van­tes loca­li­za­dos en las Tri­ni­ta­rias, el poeta res­pon­dió que “lo impor­tante es hacer jus­ti­cia al per­so­naje, por­que Cer­van­tes fue toda su vida un per­de­dor, el anti-Lope de Vega”.

Que hayan des­cu­bierto sus res­tos dejó indi­fe­rente al pre­mio Cer­van­tes 2012, quien acon­sejó “dejar­los repo­sar, como los de Lorca y otros tan­tos que no sabe­mos dónde están”. Tras un silen­cio, se aco­modó en la silla: “¡Ya os he con­tado mi vida!”. Risas, y el susu­rro de J.M. Caba­llero Bonald que no nos pasó desa­per­ci­bido a Elena Ramí­rez, direc­tora edi­to­rial de Seix Barral, sobre nues­tra casa, este “rin­cón curioso” en el que le agradó mucho estar. El pla­cer fue nues­tro, maestro.

ANTONIO FERNÁNDEZ JIMÉNEZ

Hay un comentario

Escribe una respuesta

el milagro original del leer

resucitar

Adriana Hidalgo

Lucia Berlin

vervuert

navona

dracena

canalla

cazador de ratas

tan poca vida

el innombrable