Revista leer

Tras un pequeño lap­sus acae­cido por cau­sas lite­ra­rias de fuerza mayor (qué gran sor­presa anda­mos pre­pa­rando…), segui­re­mos siendo vir­tuo­sos a par­tir de ahora y allá vamos de nuevo, a #leer­sin­prisa y, pro­me­te­mos, sin pausa.

 

M: Mi libro estre­lla para el fin de semana es La His­to­ria de la Escri­tura (Siruela) del pro­fe­sor Ewan Clay­ton, un calí­grafo apa­sio­nado que nos ha sabido trans­mi­tir su entu­siasmo feroz por los temas que ha inves­ti­gado. ¡Nos encantó com­par­tir con él la mañana del miér­co­les en la Casa del Lec­tor! Ah, nos dejó sobre la mesa un puñado de temas intere­san­tes sobre los que refle­xio­nar, acom­pa­ñando su obra: “lo manus­crito siem­pre per­vi­virá por­que trans­mite valo­res de inte­gri­dad y per­so­na­li­dad”, “el papel no va a des­a­pa­re­cer, sólo cam­biará”, “se están abriendo puer­tas a la esté­tica de la escri­tura digi­tal que aún se encuen­tra en paña­les”…  ¡Acep­ta­mos su invi­ta­ción a ir más allá del estilo y explo­rar las con­se­cuen­cias socia­les de la His­to­ria de la escritura!

B: “¡Larga vida al libro impreso!”, ya pro­cla­maba Jaume Bal­mes en nues­tro número de hace un año dedi­cado a la cul­tura digi­tal. Bal­mes, uno de los más nota­bles exper­tos en libro elec­tró­nico de nues­tro país –uno de los orga­ni­za­do­res del #ebookS­pain que se cele­bró ayer en Sevi­lla–, ponía sobre la mesa argu­men­tos sóli­dos para cues­tio­nar el inme­diato adve­ni­miento del libro elec­tró­nico en per­jui­cio del papel, y algu­nos de ellos vol­ve­mos a leer­los en Elo­gio del papel (Ariel) de Roberto Casati. Ecos tam­bién de McLuhan, el pro­feta de la desal­fa­be­ti­za­ción: el libro de papel es el antí­doto per­fecto con­tra el disol­vente colo­nia­lismo digi­tal, en el que valo­res como la con­cen­tra­ción pare­cen impo­si­bles. Y conste que Casati, como nues­tro Bal­mes, no es pre­ci­sa­mente un tecnófobo…

M: ¿Sabes? Al final nos per­di­mos la serie tele­vi­siva de la que tanto hemos venido hablando en la redac­ción, El Minis­te­rio del Tiempo. Tra­ta­re­mos de resar­cir­nos con Desde la eter­ni­dad hasta hoy (Debate) de Sean Carroll (tam­bién autor en el sello de La par­tí­cula final del uni­verso). Nos seduce la sen­sa­ción de comen­zar una aven­tura de la mano de uno de los mejo­res físi­cos teó­ri­cos  del mundo, “en busca de la teo­ría defi­ni­tiva del tiempo”, uno de los gran­des enig­mas de la cien­cia. Hace veinte años, Step­hen Haw­king intentó expli­car el tiempo a tra­vés de la com­pren­sión del Big Bang y ahora Carroll afirma que tene­mos que ser más ambi­cio­sos… ¡tal vez habría que com­ple­tar esta lec­tura de fin de semana con una pelí­cula ad hoc, La teo­ría del todo de James Marsh!

B: Por cierto, hoy mismo nos llega desde Alba uno de los últi­mos fru­tos de su dedi­ca­ción a los clá­si­cos: En la jaula, de Henry James. Nos lo envía Asun­ción Val­dés con inten­cio­nada nota des­pués de leer nues­tro número de febrero, por el que por cierto nos feli­cita calu­ro­sa­mente. “¿Se atre­verá el lec­tor frag­men­ta­rio, volá­til, el que lee en redes socia­les, como recuerda Anto­nio Rojano, (uno de los miem­bros del #G30LEER) con las lar­gas digre­sio­nes de un autor como Henry James?”. Pón­ganse a prueba con una de sus mejo­res nove­las, publi­cada en 1898, el mismo año que Otra vuelta de tuerca. La jaula es la ofi­cina de correos en la que tra­baja la joven y humilde pro­ta­go­nista, expuesta a los secre­tos tele­grá­fi­cos que inter­cam­bia la bri­llante socie­dad del dis­trito lon­di­nense de May­fair. Sujeto paciente de sus inti­mi­da­des, ¿ten­drá oca­sión de par­ti­ci­par en las vici­si­tu­des de la rela­ción de ese apuesto capi­tán y lady Bra­deen? En la jaula llega con el avance de las nove­da­des de Alba para pri­ma­vera y encon­tra­mos pro­pues­tas nota­bles: La estre­lla de Salo­món de Alek­sandr I. Kuprín, la edi­ción con­junta y con nueva tra­duc­ción de Los libros de la selva de Kipling, las Narra­cio­nes com­ple­tas de Push­kin, Padres e hijos de Tur­gué­nev… Y el pri­mer título de la nueva colec­ción de Memo­rias polí­ti­cas, Lo que yo viví de José Manuel Otero Novas.

M: Para el spleen del domingo nos reser­va­mos la deli­ciosa edi­ción de Las flo­res del mal que nos regala la colec­ción Aus­tral Sin­gu­lar, bonita sor­presa de tem­po­rada. Car­los Pujol lo tra­duce como “esplín”, a dife­ren­cia de la edi­ción de Cáte­dra (Letras uni­ver­sa­les), nos llama la aten­ción el deta­lle… pero lo dis­fru­ta­re­mos igual en cuanto acos­tum­bre­mos un poquito la mirada.  Bau­de­laire, nues­tro prín­cipe de los mal­di­tos “con alas gigan­tes que no dejan volar”, hará su apa­ri­ción este­lar a esa hora umbría del has­tío en la sobre­mesa domi­ni­cal. Ven­drá a recor­dar­nos su vieja leta­nía de alba­tros, “des­te­rrado en el suelo”, para hacerla nueva: “Hay en mí más recuer­dos que en mil años de vida”…  Y rumia­re­mos la muerte del poeta, aquel día de bochorno con cielo de lige­ras bru­mas al que se alude en el pró­logo, bien con­ser­vado de su edi­ción añeja den­tro de su ves­tido nuevo para la oca­sión (¡chis­peante diseño del que habla­mos en el número de marzo de la revista que está lle­gando a libre­rías y quios­cos!). Sin mover­nos de París, casi ni siquiera del Mont­par­nasse, nos encon­tra­re­mos des­pués ante otra gélida tumba de un cam­po­santo pari­sino por­que no deja­re­mos pasar la opor­tu­ni­dad de echar un vis­tazo a Misa negra (Pre­mio His­to­ria 2013 a la mejor novela his­tó­rica poli­ciaca fran­cesa) de Oli­vier Barde-Cabuçon. Lo hare­mos de la mano del comi­sa­rio de muer­tes extra­ñas, Vol­nay, junto a su ayu­dante, el no menos extraño monje hereje, siem­pre mal vis­tos por los pode­res ofi­cia­les, que sólo podrán con­tar con sus pro­pias fuer­zas para des­en­mas­ca­rar a los orga­ni­za­do­res de los ritua­les satá­ni­cos en esta segunda entrega de aven­tu­ras dieciochescas.

B: Hasta fina­les del XVIII para encon­trar­nos con él, para dis­fru­tarlo ya a prin­ci­pios del XIX. Muy par­ti­da­rios de la cla­ri­dad, la elo­cuen­cia y el talento lite­ra­rio de Oscar Wilde, abra­za­mos con albo­rozo cual­quier recu­pe­ra­ción de su obra. En esta oca­sión la diver­tida y mor­daz come­dia que ter­mina siendo El cri­men de lord Art­hur Savile, breve relato que edita Acan­ti­lado en tra­duc­ción de Javier Fer­nán­dez de Cas­tro –autor de la adap­ta­ción de La deca­den­cia de la men­tira publi­cada por el sello bar­ce­lo­nés–. Adver­tido por un qui­ro­mante de que un ase­si­nato con­di­cio­nará su futuro, el supers­ti­cioso pro­ta­go­nista altera sus pla­nes vita­les –entre ellos su boda– para desa­fiar el fatum. ¿Lo con­se­guirá? ¿A qué pre­cio? La res­puesta, des­pués de algo más de 70 pági­nas que se leen con gozo y del tirón.

M: Vol­ve­mos al género negro, cuando empe­za­mos ya no pode­mos parar. Si tene­mos el morbo aña­dido de una trama a medio camino entre la reali­dad y la fic­ción, mucho menos. Lee­mos que Noso­tros con­tra el mundo (Suma) de Anders Ros­lund y Ste­fan Thun­berg es “una novela de cri­men  y cas­tigo, una his­to­ria tre­pi­dante y llena de acción pero es tam­bién un relato apa­sio­nante sobre el amor, la fami­lia, la obse­sión, la vio­len­cia y la trai­ción”. Sí, se trata de una his­to­ria real con cua­tro her­ma­nos: tres cri­mi­na­les y el pro­pio escri­tor. Y lo mejor es que la pró­xima semana ten­dre­mos oca­sión de cono­cerle per­so­nal­mente para que nos lo cuente todo de viva voz.

B:  Tam­bién esta semana, Impe­di­menta pre­sentó con una charla sus obras de Nat­sume Soseki. Enri­que Redel, y los tra­duc­to­res Fer­nando Cor­do­bés y Yoko Ogihara… ¡y bebie­ron sake a la tem­pe­ra­tura per­fecta según James Bond! El sello nos deja estos días, ade­más, a un escri­tor tar­dío, el inglés Step­hen Bena­tar (1937). No publicó su pri­mer libro hasta los 44 años, y su obra maes­tra, Wish Her Safe at Home (1982), aun­que muy bien reci­bida por la crí­tica, ape­nas se ven­dió. En torno a 2007 su autor intentó reedi­tarla deno­da­da­mente pero más de treinta edi­to­ria­les lo recha­za­ron hasta que Edwin Frank, direc­tor de New York Review Books –la edi­to­rial sub­si­dia­ria de la pres­ti­giosa The New York Review of Books– lo leyó, quedó impre­sio­nado y deci­dió publi­carlo en 2010. La vida soñada de Rachel Waring que ahora edita Impe­di­menta en tra­duc­ción de Jon Bil­bao ya es un clá­sico de las letras ingle­sas con­tem­po­rá­neas. La his­to­ria narrada en pri­mera per­sona de la pro­ta­go­nista, una ofi­ci­nista lon­di­nense que trans­forma su vida tras reci­bir en heren­cia una man­sión en Bris­tol, dis­cu­rre por cau­ces sor­pren­den­tes y pro­mete atra­par como atrapó a Edwin Frank.

M: No pode­mos cerrar pla­nes lec­to­res de fin de semana sin una debi­li­dad, nues­tra #G30LEER. Esco­ge­mos Cica­triz (Anagrama) de Sara Mesa con su muy suge­rente pre­sen­ta­ción: “no es sólo una inquie­tante his­to­ria de amor des­com­pen­sado pro­ta­go­ni­zado por dos seres muy dis­tin­tos pero a la vez com­ple­men­ta­rios, es tam­bién una refle­xión sobre la socie­dad de con­sumo y los robos a gran escala en gran­des alma­ce­nes, la sumi­sión y el poder, la anu­la­ción del deseo y la car­na­li­dad, el refu­gio de la infan­cia, la fan­ta­sía como alter­na­tiva, la culpa y la expia­ción, la escri­tura y la voca­ción lite­ra­ria”. Sonia conoce a Knut en un foro lite­ra­rio de Inter­net y, a pesar de los sete­cien­tos kiló­me­tros que los sepa­ran, esta­blece con él una par­ti­cu­lar rela­ción mar­cada por la obse­sión y la extra­ñeza… así comienza, ¡esta­mos desando continuar!

B: Como colo­fón, un suge­rente ensayo, Para com­pren­der el mundo, que Mar­tín Ortega Car­ce­lén, pro­fe­sor de Dere­cho Inter­na­cio­nal de la Com­plu­tense y cola­bo­ra­dor del Real Ins­ti­tuto Elcano, ha publi­cado recien­te­mente con Esco­lar y Mayo . Par­tiendo de la idea de la homo­ge­nei­dad quí­mica del Uni­verso –¡todo está en la Tabla Perió­dica!–, Ortega pro­pone desa­rro­llar una con­cien­cia humana basada en la per­te­nen­cia del ser humano a un entorno con el que com­parte su sus­tan­cia. De esa iden­ti­fi­ca­ción con el uni­verso podría deri­varse no sólo una mejor com­pren­sión de la exis­ten­cia sino un con­senso entre el pen­sa­miento cien­tí­fico y el espi­ri­tual, por un lado, y entre las diver­sas reli­gio­nes, por otro. Estas pre­mi­sas sir­ven al autor para desa­rro­llar un pro­grama de inter­ven­ción que resuelva los diver­sos “des­fa­ses” actua­les que padece nues­tra civi­li­za­ción, y que se con­cre­tan en un refor­za­miento de la gober­nanza glo­bal en tres gran­des áreas: la paz y la segu­ri­dad, la eco­no­mía y la ener­gía y el medio ambiente.

B&M #LEER­sin­prisa