La “madre de todas las novelas” americanas

Los reco­no­ci­mien­tos, que ahora reedita en cas­te­llano Sexto Piso, es una obra abso­lu­ta­mente esen­cial para enten­der las rup­tu­ras que, a par­tir de los años setenta, lle­va­ron a la novela nor­te­ame­ri­cana a expe­ri­men­tar con sus mode­los narra­ti­vos, dina­mi­tando desde el inte­rior su tra­di­ción. Cuando se publicó en 1955, el libro tuvo una aco­gida muy poco entu­siasta, pero se reva­lo­rizó dos déca­das más tarde e incluso llegó a con­ver­tirse en una obra semi­nal, en un momento en el que auto­res como Tho­mas Pyn­chon o John Barth comen­za­ban a con­du­cir el género por la senda rup­tu­rista y expe­ri­men­tal que William Gad­dis había abierto con este título, su debut lite­ra­rio. Leyendo a Pyn­chon (sobre todo El arco iris de la gra­ve­dad) o DeLi­llo (Ruido de fondo), e incluso a algu­nos auto­res más recien­tes de la que Zadie Smith ha lla­mado la Gene­ra­ción Que­mada, como Fos­ter Wallace (par­ti­cu­lar­mente La broma infi­nita), detec­ta­mos cla­ra­mente la som­bra van­guar­dista de Gaddis.

Y es que Los reco­no­ci­mien­tos es una fas­ci­nante narra­ción de casi mil pági­nas que ini­cial­mente resultó incom­pren­dida por su carác­ter frag­men­ta­rio, con múl­ti­ples his­to­rias entre­la­za­das que su autor ideó, por un lado, a par­tir de sus dife­ren­tes via­jes a lo beat­nik por Esta­dos Uni­dos, África y Europa (pasó mucho tiempo en España, como se refleja en la trama); y por otro, desde el estu­dio del pasado reciente de la narra­tiva de su país. El lla­mado pos­mo­der­nismo nor­te­ame­ri­cano se fra­gua en estas pági­nas, por­que Gad­dis recu­pera una tra­di­ción expe­ri­men­tal que lo her­mana con auto­res como Sterne (Tris­tram Shandy es una refe­ren­cia más que obvia), James Joyce e incluso William Faulk­ner, que sí, tam­bién fue ico­no­clasta y expe­ri­men­tal, por ejem­plo, en Las pal­me­ras sal­va­jes, mez­clando fic­ción y no fic­ción. Gad­dis, falle­cido en 1998, se con­vir­tió en un autor clave con solo cinco nove­las (como su obra maes­tra Gótico Car­pin­tero o su exce­lente Jota Erre). En Los reco­no­ci­mien­tos per­si­guió un texto que, pre­ci­sa­mente, negara su título: sus pági­nas denun­cian, mediante su estilo, esté­tica y estruc­tura, las for­mas narra­ti­vas impe­ran­tes en el momento. Tra­ba­jando con dife­ren­tes mate­ria­les y esti­los, creando una novela coral y cons­cien­te­mente desigual, el autor plan­tea al lec­tor una forma nueva de acer­carse a la fic­ción, y por exten­sión, a la reali­dad. Los reco­no­ci­mien­tos es una obra más que reco­men­da­ble: es imprescindible.

PALOMA FIDALGO

 

cubierta_Reconocimientos_altaLOS RECONOCIMIENTOS
William Gad­dis
Sexto Piso. Madrid, 2014
1.376 pági­nas. 35 euros
 
Una ver­sión de este artículo apa­rece publi­cada en el número de noviem­bre de 2014, 257, de la edi­ción impresa de la Revista LEER. Dispo­ni­ble en quios­cos y libre­rías de toda España (¡sus­crí­bete!).

Anímate a comentar.

el milagro original del leer

resucitar

Adriana Hidalgo

Lucia Berlin

vervuert

navona

dracena

canalla

cazador de ratas

tan poca vida

el innombrable