Revista leer

Tris­tán Tzara no que­ría arras­trar a nadie al río de su corriente dadaísta, pero más allá de la esté­tica a mar­cha­mar­ti­llo de movi­mien­tos van­guar­dis­tas mere­ce­mos una nor­ma­ti­vi­dad que nos faci­lite la dis­tin­ción entre lo que fun­ciona y lo que no. Lo malo es que en el arte juga­mos con (y con­tra) arti­ma­ñas como la con­fianza en los mar­chan­tes, bru­jos de una mer­can­cía cuyo pre­cio no siem­pre es indi­ca­tivo de su valor real –¡qué ojo el de Machado!–, creando una espa­cio más que extenso para los mane­jos fraudulentos.

En El com­pro­miso del crea­dor. Ética de la esté­tica, Félix Ove­jero denun­cia cómo la gra­má­tica de la obra ha sido suplan­tada por la pre­emi­nen­cia del artista, figura divi­ni­zada desde la época del Roman­ti­cismo y el fin de las ata­du­ras mora­les o prác­ti­cas pre­co­ni­zado por Schi­ller. De ahí al endio­sa­miento sólo hay un paso, sin que con­cu­rra la pena­li­za­ción social que las malas pra­xis tie­nen en otras artes menos socia­les y huma­nas, aun­que con más coraje inte­lec­tual y com­pro­miso con el “esfuerzo hacia la ver­dad” que decía Camus. Por­que en caso con­tra­rio sola­mente nos queda recu­rrir al argu­mento de la locura como sinó­nimo de genia­li­dad, al modo de Leo Cas­te­lli, sin que nadie nos garan­tice que no nos este­mos tra­gando en última ins­tan­cia una pizza a lo Sina­tra.

ALICIA GONZÁLEZ

sobre_compromiso_de_25c56fcEL COMPROMISO DEL CREADOR
Félix Ove­jero
Gala­xia Guten­berg. Bar­ce­lona, 2014
448 pági­nas. 24 €
 
Una ver­sión de este artículo apa­rece publi­cada en el número de noviem­bre de 2014, 257, de la edi­ción impresa de la Revista LEER. Dis­po­ni­ble en quios­cos y libre­rías de toda España (¡sus­crí­bete!).