Revista leer

El con­cepto de resi­lien­cia es rela­ti­va­mente nuevo. Fue adop­tado en psi­co­lo­gía del mundo de la cien­cia; un acierto que per­mite plan­tear lo mejor para resol­ver cada cir­cuns­tan­cia de desam­paro. En Nue­vas mira­das sobre la resi­lien­cia, Boris Cyrul­nik, uno de sus prin­ci­pa­les divul­ga­do­res, recuerda que este tér­mino téc­nico se aplica al mundo vege­tal: “Un suelo es resi­liente –dice– cuando tras un incen­dio la flora y la fauna se recu­pe­ran, vuel­ven a la vida, aun­que no del mismo modo que antes. Apa­re­cen una nueva flora y una nueva fauna, a veces muy bellas pero dis­tin­tas”. En inge­nie­ría es una carac­te­rís­tica que mide la fle­xi­bi­li­dad y adap­ta­ción de los mate­ria­les. Así, el dic­cio­na­rio de la Real Aca­de­mia Espa­ñola señala que es la “capa­ci­dad de un mate­rial elás­tico para absor­ber y alma­ce­nar ener­gía de defor­ma­ción”, pero tam­bién –y esta es una entrada reciente– la “capa­ci­dad humana de asu­mir con fle­xi­bi­li­dad situa­cio­nes límite y sobre ponerse a ellas”.

Desde hace años, la edi­to­rial Gedisa man­tiene una colec­ción impres­cin­di­ble refe­rente a la resi­lien­cia. En este nuevo volu­men se ofre­cen con­tri­bu­cio­nes que amplían ámbi­tos y prác­ti­cas de tal con­cepto. Ste­fan Vanis­ten­dael trata del nece­sa­rio cam­bio de mirada y del grave error de eti­que­tar a un niño como irre­cu­pe­ra­ble. Jean-Pierre Pour­tois se orienta hacia la bon­dad del opti­mismo. Joseba Azka­rraga busca la resi­lien­cia local: “Con­su­mi­mos más de lo que el pla­neta es capaz de repo­ner y pro­du­ci­mos más resi­duos de los que el pla­neta es capaz de absor­ber”. Tres chi­le­nos –Euge­nio Saa­ve­dra, Jorge Barudy y María Angé­lica Kotlia­renco, res­pec­ti­va­mente– des­glo­san su diversa apli­ca­ción desde la edad y el mundo rural o urbano hasta la expe­rien­cia de terre­mo­tos, los pro­gra­mas de pre­ven­ción y tra­ta­miento del sufri­miento infan­til, así como la resi­lien­cia comu­ni­ta­ria. José Luis Rubio y Gema Puig hacen un tra­bajo de juego ima­gi­na­tivo. Glo­ria Elena Gil trata de la com­ple­ji­dad y el holismo. Óscar Pérez-Muga desa­rro­lla el asunto del aco­gi­miento fami­liar y del apego en la adop­ción. Final­mente, Anna Forés, Jordi Grané y Rosa Maria Ollé refle­xio­nan sobre las orga­ni­za­cio­nes del futuro, con unas carac­te­rís­ti­cas que requie­ren no resig­narse a ser reos del des­tino de una adver­si­dad. Apro­ve­chan el con­cepto sura­fri­cano de Ubuntu, regla y acti­tud pro­pug­nada por Nel­son Man­dela. Así, afir­ma­rán que “la comu­ni­dad se encuen­tra cuando se des­cu­bre una uni­dad de pro­pó­sito con otras per­so­nas. Una orga­ni­za­ción resi­liente es una orga­ni­za­ción con Ubuntu».

 MIQUEL ESCUDERO

 
100618NUEVAS MIRADAS SOBRE LA RESILIENCIA
José María Mada­riaga (coor­di­na­dor)
Gedisa. Bar­ce­lona, 2014
256 págs. 19,90 euros
 
 
Una ver­sión de este artículo ha sido publi­cada en el número de octu­bre de 2014, 256, de la edi­ción impresa de la Revista LEER. Cóm­pralo en quios­cos y libre­rías, o mejor aún, sus­críbete.