El nuevo Liber

DSC_0016

La FERIA INTERNACIONAL DEL LIBRO, LIBER, alcanza su tri­gé­simo segunda edi­ción entre la voca­ción de cre­cer y de impli­car más a los pro­fe­sio­na­les (y al público) y la des­con­fianza de parte del sec­tor edi­to­rial, que sigue sin ver en ella un ver­da­dero espa­cio para los inter­cam­bios comerciales.

Xavier Malla­fré, pre­si­dente de la FGEE, señala que la apuesta es que el salón mues­tre la reali­dad del libro, un mer­cado que ade­más de la cri­sis eco­nó­mica afronta “un cam­bio de modelo de nego­cio en los for­ma­tos, cana­les de comer­cia­li­za­ción y nue­vas líneas edi­to­ria­les”. Lo que se pre­tende es “com­par­tir expe­rien­cias pero tam­bién dar salida a ope­ra­cio­nes de exportación”.

En los men­ti­de­ros del mundo edi­to­rial se escu­cha que la Feria ha ido per­diendo empa­que. Malla­fré lo niega: “Va por barrios, depende de las temá­ti­cas. El libro reli­gioso, por ejem­plo, está muy con­tento con Liber. No es lo mismo para una edi­to­rial que ya tiene pre­sen­cia en Amé­rica Latina que otra que apro­ve­cha la feria para gene­rarla. La inver­sión de la Fede­ra­ción para que ven­gan el máximo número de com­pra­do­res no ha variado en los últi­mos años y el año pasado glo­bal­mente que­da­ron muy satis­fe­chos. En cuanto a con­tra­ta­ción, esta­mos a nive­les lige­ra­mente supe­rio­res a los de la última edi­ción. Hay más edi­to­res, aun­que el espa­cio de algu­nos ha ido disminuyendo”.

Jorge Herralde señala un han­di­cap para la con­so­li­da­ción del salón: La alter­nan­cia “polí­tica” de su sede entre Madrid y Barcelona

El edi­tor Jorge Herralde opina que, des­pués de unos años de “marasmo” y en los que no par­ti­ci­pa­ron algu­nos de los gran­des gru­pos ni cier­tas edi­to­ria­les inde­pen­dien­tes impor­tan­tes, desde el año pasado se está lle­vando a cabo un intento de revi­ta­li­za­ción. “Desde siem­pre, lo más efec­tivo de Liber parece ser la invi­ta­ción a dis­tri­bui­do­res y libre­ros lati­noa­me­ri­ca­nos, lo que faci­lita y refuerza el esfuerzo expor­ta­dor, tan cru­cial, y más en estos momen­tos, de la edi­ción espa­ñola”. No obs­tante, Herralde señala un han­di­cap para la con­so­li­da­ción del salón: “La alter­nan­cia, diga­mos polí­tica, de su sede entre Madrid y Bar­ce­lona. Sería pre­fe­ri­ble optar por una de las ciu­da­des, y, aun­que esto no suene muy popu­lar en Madrid, pienso en la impor­tan­cia cuan­ti­ta­tiva de la edi­ción con sede en Bar­ce­lona y más aún des­pués de la adqui­si­ción de Alfa­guara por parte de Pen­guin Ran­dom House”.

Clau­dio López de Lama­drid con­si­dera que Liber está bien situada en el calen­da­rio, a una semana vista de la feria de Frank­furt: “Esto se pensó para poder sumar a los edi­to­res que venían de Amé­rica en un solo viaje. Es cierto que los edi­to­res de con­te­nido nunca hemos aca­bado de encon­trarle mucho sen­tido pre­ci­sa­mente por eso mismo: su empla­za­miento antes de Frank­furt. Al no ser una feria de venta de dere­chos, tiene un inte­rés más rela­tivo para este tipo de edi­tor. Sí lo tiene para comer­cia­les, dis­tri­bui­do­res, libre­ros… Este año parece que los orga­ni­za­do­res se han esfor­zado en dotarlo de con­te­nido, invi­tando a muchos escri­to­res y pro­fe­sio­na­les para ver si con­si­guen remon­tarlo por ese lado. Ojalá se con­siga, aun­que sigo pen­sando que el reto pen­diente de Liber sigue siendo con­so­li­darse como encuen­tro comer­cial, algo que nunca ha aca­bado de lograr”.

Para Car­los Revés, de Pla­neta, cual­quier foro de inter­cam­bio de ideas y de debate de ini­cia­ti­vas y pro­yec­tos es bueno por defi­ni­ción. “Liber ha tenido que encon­trar per­ma­nen­te­mente su sen­tido en una ruta de calen­da­rio en la que tiene a la vuelta de la esquina a las dos gran­des ferias del sec­tor: Frank­furt y Gua­da­la­jara, refe­ren­tes de com­pra y venta de dere­chos inter­na­cio­na­les, una, y de comu­ni­ca­ción entre auto­res y público, la otra. Habrá que ver cuál es el resul­tado del nuevo rumbo que la orga­ni­za­ción ha que­rido impri­mir a par­tir de este año –una mez­cla de las señas de iden­ti­dad de Frank­furt y Gua­da­la­jara– para valo­rar el futuro inme­diato del salón espa­ñol del libro”.

Otros fac­to­res que han per­ju­di­cado la salud del sec­tor, como la caída de la com­pra pública y la pira­te­ría, tam­bién se han sen­tido en la feria. “El libro es nece­sa­rio para el pro­greso de la socie­dad. Hemos asis­tido a muchos vai­ve­nes en demo­cra­cia y tene­mos mucho inte­rés en que el libro esté pre­sente en el aula. En cuanto a la edi­ción gene­ra­lista, es cierto que hoy tiene mucha com­pe­ten­cia y que sufre la ano­ma­lía espa­ñola de la pira­te­ría. De todo ello dis­cu­ti­re­mos esta edi­ción, que tam­bién está con­ce­bida como una semana de la cul­tura en la que se acerca el libro al público”, con­cluye Mallafré.

MARTA CABALLERO

Portada LEER 256Una ver­sión de este artículo ha sido publi­cada en el número de octu­bre de 2014, 256, de la Revista LEER (pídalo en su quiosco y en libre­rías selec­cio­na­das. O mejor aún, sus­crí­bete).

Anímate a comentar.

resucitar

Adriana Hidalgo

Lucia Berlin

albert vuelve a casa

vervuert

navona

dracena

canalla

cazador de ratas

tan poca vida

el innombrable

club leteo