Revista leer

Eti­que­tada como la «novela fun­da­cio­nal de la lite­ra­tura revo­lu­cio­na­ria china», El joven de la vida errante de Jiang Guangci tiene el atrac­tivo y el encanto de la narra­tiva de su tiempo; lo que, más allá de las par­ti­cu­la­ri­da­des chi­nas, la empa­renta con títu­los como La madre o cier­tas obras rea­lis­tas espa­ño­las de prin­ci­pios de siglo. Así, tiene ele­men­tos típi­cos de los dra­mas socia­les y los folle­ti­nes de esos años: la muerte de los padres, víc­ti­mas de la feroz injus­ti­cia de una socie­dad semi­feu­dal, los fra­ca­sa­dos amo­res entre dos jóve­nes de dis­tinta clase social… Novela de for­ma­ción en forma epis­to­lar y con cierto aire román­tico, está reco­rrida por un mar­cado sen­tido didác­tico. El hilo con­duc­tor es la tra­yec­to­ria del pro­ta­go­nista, que, como un nuevo Laza­ri­llo, va cru­zán­dose con dis­tin­tos esta­men­tos de la socie­dad y com­pren­diendo la reali­dad de ésta. Muy sig­ni­fi­ca­tivo his­tó­ri­ca­mente es el paso que le lleva de los estu­dian­tes nacio­na­lis­tas a enten­der que “los capi­ta­lis­tas chi­nos eran peo­res que los extranjeros”.

ÁNGEL VIVAS

PortadaEljovendelavidaerrantebajaEL JOVEN DE LA VIDA ERRANTE
Jiang Guangci
Tra­duc­ción, pró­logo y notas de Blas Piñero Martínez
Her­mida Edi­to­res. Madrid, 2014
160 pági­nas. 15 euros
 
 
 
 
 
 

Para saber más:

Una ver­sión de esta reseña ha sido publi­cada en el número de sep­tiem­bre de 2014, 255, de la Revista LEER (cóm­pralo en tu quiosco y en libre­rías selec­cio­na­das, o mejor aún, sus­crí­bete).