Soberanía alimentaria

La pro­duc­ción agrí­cola y de ali­men­tos se ha con­ver­tido en una indus­tria glo­ba­li­zada domi­nada por gran­des com­pa­ñías mul­ti­na­cio­na­les. Éstas basan su nego­cio en una pro­duc­ción alta­mente tec­ni­fi­cada y en unos mer­ca­dos some­ti­dos a la espe­cu­la­ción. La ganan­cia y no la satis­fac­ción de las nece­si­da­des de la pobla­ción ni la ade­cuada retri­bu­ción de los pro­duc­to­res es el motor de este sis­tema. De este modo puede resu­mirse la des­car­nada visión que Gus­tavo Duch tiene del mer­cado mun­dial de los ali­men­tos. Anti­guo por­ta­voz de Vete­ri­na­rios sin Fron­te­ras y cono­ce­dor por su tra­bajo de las ten­sio­nes y nece­si­da­des de los paí­ses pobres, Duch se ha espe­cia­li­zado en el estu­dio de la glo­ba­li­za­ción y los mer­ca­dos ali­men­ta­rios. Obras ante­rio­res como Con los pies en la tie­rra (Ica­ria Edi­to­rial) y Ali­men­tos bajo sos­pe­cha (Los Libros del Lince) le han con­ver­tido en un des­ta­cado crí­tico de la glo­ba­li­za­ción ali­men­ta­ria.

En esta nueva entrega, No vamos a tra­gar, Duch explica cómo la cri­sis finan­ciera mun­dial sólo ha ser­vido para agra­var la situa­ción del mer­cado glo­bal de la ali­men­ta­ción. En su opi­nión, la cri­sis está siendo apro­ve­chada por el «per­verso sis­tema agroa­li­men­ta­rio mun­dial para cau­sar más pena­li­da­des y des­tro­zos» y de ahí que pro­ponga plan­tar cara diciendo «no vamos a tra­gar».

Gustavo Duch.

Gus­tavo Duch.

Duch pro­pone cam­biar la agri­cul­tura con­ce­bida como nego­cio por otra que piense en las nece­si­da­des de las per­so­nas, espe­cial­mente en los paí­ses en desa­rro­llo. Estos han sufrido la ace­le­rada implan­ta­ción de sis­te­mas agrí­co­las que poten­cian la siem­bra de mono­cul­ti­vos para la expor­ta­ción, pro­duc­tos que requie­ren gran­des inver­sio­nes en maqui­na­ria y fer­ti­li­zan­tes y que no dejan ape­nas bene­fi­cio a quie­nes los cul­ti­van. El domi­nio de los mer­ca­dos mun­dia­les y de los esca­lo­nes de inter­me­dia­ción por las pode­ro­sas indus­trias y enti­da­des finan­cie­ras hacen que el pre­cio reci­bido por el pro­duc­tor pri­ma­rio no le per­mita sub­sis­tir. El aban­dono de los cul­ti­vos varia­dos y loca­les por las varie­da­des para la expor­ta­ción se ha lle­vado a cabo en todo el mundo y ha dejado a las pobla­cio­nes loca­les iner­mes: ni pue­den abas­te­cerse con el auto­cul­tivo como antes ni pue­den enri­que­cerse con la nueva actividad.

De este modo, explica Duch, los cam­pe­si­nos que­dan escla­vos de la nece­si­dad de semi­llas, fer­ti­li­zan­tes, pes­ti­ci­das y otros insu­mos que requie­ren los nue­vos cul­ti­vos y que les ven­den las gran­des com­pa­ñías agro­quí­mi­cas que domi­nan el sistema.

La nueva obra de Duch se con­vierte en una pro­clama en favor de un nuevo orden agrí­cola: «No vamos a tra­gar con una eco­no­mía que no esté al ser­vi­cio de la gente. No vamos a tra­gar con la polí­tica de aca­pa­ra­miento de tie­rras cul­ti­va­bles, ni con la espe­cu­la­ción en bolsa con los ali­men­tos. No vamos a tra­gar con una agri­cul­tura indus­tria­li­zada que no con­duce a que las per­so­nas estén bien ali­men­ta­das, sino que pro­voca ham­bre, obe­si­dad, des­truc­ción de la pequeña agri­cul­tura sos­te­ni­ble y, lo más grave, una cuchi­llada a la Tie­rra que nos acoge», afirma el autor, que con esto último recuerda que la indus­tria­li­za­ción agrí­cola con­duce a un uso de la tie­rra que no es sos­te­ni­ble y que ter­mina con su fertilidad.

«Sobe­ra­nía ali­men­ta­ria» es el tér­mino que se uti­liza para reivin­di­car el dere­cho de las per­so­nas a ele­gir su acti­vi­dad y su futuro. Duch señala cómo exis­ten ya movi­mien­tos de cam­pe­si­nos en paí­ses de Amé­rica Latina y África que luchan para salir del per­verso sis­tema en el que están inmer­sos. En el otro extremo están los con­su­mi­do­res occi­den­ta­les, que debe­rían ser cons­cien­tes de dónde viene lo que comen, y moverse para com­prar ali­men­tos cuyo ori­gen no dañe a las per­so­nas ni al medio ambiente.

PEDRO CÁCERES (@Pcaceres_)

no-vamos-a-tragar-frontal-en-alta-2-1

NO VAMOS A TRAGAR
Gus­tavo Duch
Los Libros del Lince. Bar­ce­lona, 2014
208 pági­nas. 16 euros
 
 
 
 
 
 

Para saber más:

Una ver­sión de esta reseña ha sido publi­cada en la sec­ción Pági­nas Ver­des de Pedro Cáce­res en el número de sep­tiem­bre de 2014, 255, de la Revista LEER (cóm­pralo en tu quiosco y en libre­rías selec­cio­na­das, o mejor aún, sus­crí­bete).

Anímate a comentar.

el milagro original del leer

resucitar

Adriana Hidalgo

Lucia Berlin

vervuert

navona

dracena

canalla

cazador de ratas

tan poca vida

el innombrable