Revista leer

Hoy LEER ha estado con San­tiago Fer­nán­dez de Caleya, Pilar Álva­rez Sie­rra y Lola Mar­tín, miem­bros del equipo de Tur­ner, Pre­mio Nacio­nal a la mejor labor edi­to­rial de 2013 y pró­xi­mos pro­ta­go­nis­tas de nues­tra sec­ción de papel Los Otros Edi­to­res. Entre España y México, el desem­peño de Tur­ner, en ensayo, lite­ra­tura y libro de arte, pero tam­bién en su exce­lente divi­sión de ser­vi­cios edi­to­ria­les, bien merece galar­dón. Pre­ci­sa­mente hoy se pre­senta en Madrid C@mbio, el exce­lente libro que han pre­pa­rado para BBVA, del que ya nos ocu­pa­mos en el número de abril y cuyo comen­ta­rio com­par­ti­mos en su día en esta web. Un número toda­vía vigente en el que tam­bién entre­vis­ta­mos a dos de los auto­res que recien­te­mente han publi­cado con Tur­ner: Yous­sef Zie­dan por su novela Aza­zel y José-Carlos Mai­ner, res­pon­sa­ble de His­to­ria mínima de la lite­ra­tura espa­ñola. Hoy trae­mos aquí el comen­ta­rio de otra nove­dad de Tur­ner, His­to­ria de la gue­rra de John Kee­gan.

Historia de la guerraEn este caso se trata de un clá­sico reciente de la Cien­cia Polí­tica y la Socio­lo­gía. Y no, clá­sico y reciente no for­man jun­tos un oxí­mo­ron: el libro tiene ya 20 años pero forma parte del núcleo duro de la dis­ci­plina de Socio­lo­gía de la Gue­rra. No es una obra de His­to­ria mili­tar por­que incluye aná­li­sis antro­po­ló­gi­cos y estu­dio de civi­li­za­cio­nes. Es más, si hubiera que cata­lo­garlo, debe­ría­mos incli­nar la balanza hacia este lado: explica la evo­lu­ción de dis­tin­tas civi­li­za­cio­nes a par­tir de su rela­ción con las armas y la gue­rra: “Todas las civi­li­za­cio­nes deben su naci­miento a los gue­rre­ros, y sus cul­tu­ras nutren a los gue­rre­ros que las defien­den; y las dife­ren­cias entre ellas hacen que las dife­ren­cias exter­nas de los gue­rre­ros varíen mucho de una a otra”. Es decir, hay una filo­so­fía colec­tiva que con­di­ciona el modo en que las cul­tu­ras y los pue­blos se pre­pa­ran para la guerra.

Debe que­dar claro que es un libro denso. No apto para quie­nes ape­nas bus­quen pasar un buen rato de ama­ble lec­tura. Está con­ce­bido a modo de ensayo y no sigue un desa­rro­llo cro­no­ló­gico. El pro­pio Kee­gan resume muy bien la tesis prin­ci­pal del libro: hay diver­sas tra­di­cio­nes gue­rre­ras –el autor iden­ti­fica tres– pero sólo hay una cul­tura gue­rrera. Como en otros ámbi­tos, la cul­tura evo­lu­ciona, pero hay ele­men­tos inva­ria­bles, que tie­nen un carác­ter estruc­tu­ral. Iden­ti­fi­car esos ele­men­tos comu­nes en dis­tin­tas épo­cas y civi­li­za­cio­nes es el pro­pó­sito de Keegan.

CLAUDIA MARTÍN

Una ver­sión de este artículo apa­re­cerá en el número de mayo de 2014, 252, de la Revista LEER (cóm­pralo en tu quiosco, en el Quiosco Cul­tu­ral de ARCE o, mejor aún, sus­crí­bete).