Octavio Terol: nuestro “cover boy” responde

Y lo es, cover boy, no por salir sino por haber­nos hecho la feno­me­nal por­tada del número de febrero de 2014 de LEER. Octa­vio se ha eri­gido en talen­toso car­te­lista de cierto Madrid alter­na­tivo, autor de afi­ches para obras de tea­tro del off capi­ta­lino, cor­tos, docu­men­ta­les, fies­tas y con­cier­tos, ade­más de deli­cio­sas obras de fan-art y fan­ta­sías varias, como las que están dis­po­ni­bles en la gale­ría vir­tual Ate­lier des Jeu­nes. Nues­tro coor­di­na­dor edi­to­rial, BORJA MARTÍNEZ, le ha some­tido a un somero cues­tio­na­rio cuyas res­pues­tas os ofre­ce­mos a con­ti­nua­ción, con­ve­nien­te­mente enri­que­ci­das con tan­tos hiper­vícu­los como filias men­ciona Terol.

neon-firma

¿Quién es Octa­vio Terol?

Octa­vio Terol soy yo. Y empiezo así para poder seguir con­tes­tando en pri­mera per­sona, y no en ter­cera, que me daría mucha ver­güenza. Soy crea­tivo publi­ci­ta­rio, pero al mar­gen de mi «pro­fe­sión ofi­cial» me gusta ilus­trar y dise­ñar. Me defi­ni­ría como alguien que evo­lu­ciona única y exclu­si­va­mente a tra­vés de sus filias.

¿Cómo surge tu voca­ción visual?

No quiero dejar pasar la opor­tu­ni­dad de sol­tar un tópico en este cues­tio­na­rio, así que ahí va: dibujo desde pequeño, influen­ciado por mi abuelo, que era pin­tor ama­teur. Él me com­praba cua­der­nos en los que empecé a dibu­jar a los Caba­lle­ros del Zodiaco, a hacer cari­ca­tu­ras de Emi­lio Ara­gón con su smo­kin´ y sus Con­verse, y a pin­tar la playa de Cullera (Valen­cia), que es dónde he pasado todos mis veranos.

¡Entre Soro­lla y Tele­cinco! ¿De qué año eres? ¿Qué otras refe­ren­cias infan­ti­les te vie­nen a la cabeza así a bote pronto? Esos pri­me­ros impac­tos visua­les son clave para defi­nir nues­tra per­so­na­li­dad y nues­tra sen­si­bi­li­dad… Sobre todo para los que nos hemos criado a los pechos de la tele…

Yo soy de 1985, el año que Michael J. Fox regresa al futuro (aun­que yo, claro, vi la peli unos años más tarde). Me acuerdo per­fec­ta­mente de las pri­me­ras refe­ren­cias tele­vi­si­vas por Tele­cinco. Ese bati­bu­rri­llo de ero­tismo, con­cur­sos y mati­na­les de dibu­jos. Y sobre todo de lo que más me acuerdo es de escon­derme detrás del sofá cuando sonaba la sin­to­nía de Twin Peaks, una serie a la que mi madre estaba engan­chada. Twin Peaks ha sido clave más ade­lante, cuando ya la vi con cons­cien­cia. Es, sin duda, mi serie favo­rita. Y sí, eso, mez­clado con las imi­ta­cio­nes que hacía mi abuelo de Soro­lla, creo que con­forma mi pri­mera amal­gama de refe­ren­cias visuales.

¿Y ahora, cuá­les son tus refe­ren­tes e influencias?

Cada día que pasa des­cu­bro una refe­ren­cia nueva que añado a alguno de mis table­ros en Pin­te­rest. En diseño me influen­cia mucho Drew Stru­zan, Juan Gatti, Richard Amsel, Mac, Jano, Zulueta… Pero en gene­ral me influ­yen todas y cada una de mis filias, cada una de las pelis, los dis­cos, los libros, las revis­tas que me gustan

Ponte en plan metra­lleta y dime unas cuan­tas de cada (pelis, dis­cos, libros, revistas).

Sufro muchí­simo a la hora de hacer tops. En el momento que escribo uno ya me arre­piento. Pero mis cinco pelis favo­ri­tas serían Cora­zón Sal­vaje, Átame, Esplen­dor en la Hierba, Gente corriente y La Gata sobre el Tejado de Zinc. ¡Ya me estoy arre­pin­tiendo! En cuanto a música, tengo debi­li­dad por todo lo que han hecho Alaska y Nacho Canut, per­te­nezco a la igle­sia wil­so­niana (de Brian Wil­son, líder de los Beach Boys), ido­la­tro a los Cramps, no me gus­ta­ría morir sin ver a Bowie en con­cierto, y adoro a Morris­sey sobre muchas cosas. Me gusta leer a Patri­cia Highs­mith, Tru­man Capote, Step­hen King, Ten­nes­see Williams y muchos más. Me encan­tan las por­ta­das del Inter­view de War­hol, del TV Guide cuando las hacía Richard Amsel. Flipo con cada Candy que saca Luis Vene­gas y ate­soro núme­ros de una revista súper sen­sa­cio­na­lista de los 90 que se lla­maba Hablan.

PORTADA-249-SIN-COD-767x1024

¿Cómo con­ce­biste la por­tada de LEER?

Cuando me pro­pu­siste hacer una com­po­si­ción en la que diver­sas figu­ras de la lite­ra­tura se estu­vie­ran haciendo un sel­fie estu­vi­mos bara­jando varios nom­bres hasta dar con los ele­gi­dos final­mente, que creo que repre­sen­tan muy bien la cele­bri­dad, el ego (bien enten­dido) y la indi­vi­dua­li­dad que define la época que esta­mos viviendo. Y bueno, lo de hacerse un sel­fie en el baño es evi­dente: ¡es el tem­plo de los sel­fies!

Junto con los ascen­so­res… ¡De hecho ahora que lo pienso hubiera tenido bas­tante gra­cia meter a los tres en un ascen­sor! La selec­ción de per­so­na­jes fue tuya, y creo que muy ati­nada. Pen­sa­mos en un pri­mer momento en Umbral, Anto­nio Gala… Al final encon­traste una com­bi­na­ción per­fecta y muy actual. Anda­bas leyendo a King, ¿no?

Llevo más de lo nor­mal y por pro­pia volun­tad con 22/11/63, el penúl­timo libro de King. Me estoy obli­gando a no aca­bár­melo rápi­da­mente. Cuando llevo media hora o menos leyendo lo cie­rro, y espero al día siguiente. Es un libro que no quiero que acabe nunca. La que es una amante total de King es mi novia, Lour­des, que ade­más es muy cul­pa­ble de algu­nas (muchas) de mis refe­ren­cias actuales.

BORJA MARTÍNEZ (@BorjaMzGz)

Anímate a comentar.

el milagro original del leer

resucitar

Adriana Hidalgo

Lucia Berlin

vervuert

navona

dracena

canalla

cazador de ratas

tan poca vida

el innombrable

club leteo